viernes. 19.07.2019

“Los farmacéuticos hemos tenido que avalar los impagos de la Administración”

Las apariencias engañan y detrás de los escaparates de las oficinas de farmacia se encuentra uno de los sectores más azotados por la crisis. El 10% de ellas está en una situación de viabilidad económica comprometida y la rentabilidad media apenas llega al 7%.
“Los farmacéuticos hemos tenido que avalar los impagos de la Administración”

De camino a su despacho de la planta séptima las paredes están decoradas con antiguos albarelos -tarros de Farmacia- cerámicos. Algunos decorados con motivos de Egipto y Persia. Una vez allí, lo que más destaca no son ni los galardones ni el vademecum, sino la colección de libros sobre la historia y el arte de Castilla y León. Jesús Aguilar, burgalés y presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España, pone en valor que “tenemos una sanidad sin parangón en Europa” y relata la situación de un sector que nada tiene que ver con estereotipos creados.

¿Qué balance hace de los dos años que lleva al frente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de España?

Muy positivo. Estamos en un momento nuevo e ilusionante en el que toda la profesión se ha puesto las pilas en la farmacia asistencial. Dicho esto, tenemos mucho trabajo por delante. Por otra parte, creo que debemos concienciar a la Administración de que empleen la red de oficinas de Farmacia y que cuenten con ella con el objetivo de avanzar en la salud de los ciudadanos.

¿Se ha recuperado la Farmacia de la crisis económica?

Se nos ha etiquetado como un sector boyante y nada más lejos de la realidad. Precisamente la farmacia en España es la más empobrecida de toda Europa. Los números no coinciden con la visión que se tiene. A día de hoy el 10% de las farmacias se encuentran en una situación de viabilidad económica comprometida. El beneficio bruto por la dispensación de medicamentos no llega al 22% incluyendo el salario del farmacéutico. Y la rentabilidad media es de entre el 6% y el 7%.

¿Cuántas farmacias han cerrado durante la crisis?

Por ejemplo, solo en 2013 cerraron 31farmacias. Es importante destacar que el sector no se ha deslocalizado durante este periodo.

¿Qué recursos han empleado en todo ese tiempo?

Los suyos. Durante la crisis, los farmacéuticos han tenido que avalar con su propio patrimonio las pérdidas y los impagos de la Administración.

¿Es la farmacia un monopolio, como apuntan algunas voces?

En absoluto. Y tampoco somos empresa. Huyo mucho de este concepto porque en la farmacia predomina el servicio más que el negocio. De hecho, el Tribunal Superior de Justicia de Luxemburgo dictaminó que países como España tienen una ventaja a nivel de la promoción y protección de la salud porque priman los intereses sanitarios a los comerciales, mientras que en otros países es justo lo contrario. Dicho esto, en la farmacia somos autónomos, ¡autónomos! Concretamente 25.000.

“No somos ni monopolio, ni empresa, somos autónomos, autónomos”

¿Es usted partidario del copago?

El copago siempre ha existido y creo que debería existir una fórmula que se adecuase a la capacidad económica de cada paciente.

¿Cree que ampliar las deducciones en RENTA de determinados medicamentos ayudaría a la recuperación del sector?

No, ya que el paciente seguiría tomando aquellos medicamentos que le son prescritos por el médico.

¿Cómo contribuye el sector farmacéutico en el ahorro del sistema nacional de salud?

La farmacia ha proporcionado un 43% de los ahorros del sistema sanitario, mientras que apenas supone un 15% del gasto.

¿Cuál es el secreto de esas cifras?

Por un lado, los ajustes que se han hecho en el precio de los medicamentos. Por otro, la eficiencia.

¿Cómo se gana eficiencia en sanidad?

Creo que en algunos casos se debería aplicar el concepto de empresa en el modelo de gestión y vincularlo a objetivos. Ganaríamos en productividad y, por tanto, mejoraría la asistencia sanitaria.

Se ha referido a ajustes en el precio de los medicamentos, ¿habla de los genéricos?

Hablo de la rebaja de los precios que se les ha aplicado, cuyo resultado es que el precio de las medicinas en España es de los más bajos de toda Europa. Hasta el punto de que hay industrias farmacéuticas que no les interesa fabricar porque pierden dinero. Dicho esto, considero que los genéricos son importantes porque si no existieran éstos se dispararían, es decir, modulan los precios.

¿Hay excesiva regulación en el sector?

El de la farmacia es un sector impresionantemente regulado por la protección de la salud. Lo cual no es malo, al contrario. Venimos de un sistema liberado, como el de países como Irlanda o Dinamarca en los que hay una farmacia por cada 6.000 o 7.000 habitantes, aquí hay una por cada 2.100, y el 67% de ellas están fuera de las capitales de provincia. Con esto quiero decir que los sistemas liberalizados dejan sin cobertura a gran parte de la población, especialmente en las áreas rurales. En nuestro caso, por ejemplo, en 2015 se abrió una farmacia cada día, la gran mayoría en el ámbito rural. Por otro lado, la regulación, permite que las directrices, especialmente las técnicas, que marcan los distintos organismos sanitarios, sean trasladadas desde el Consejo de forma inmediata a los Colegios Provinciales, en primera instancia, y por las propias farmacias en segunda. Le pongo un ejemplo, si se retira un medicamento del mercado la notificación está en menos de 24 horas en todos los establecimientos nacionales.

“La farmacia de España es la más empobrecida de toda Europa”

Sin embargo, a nivel de precios, la regulación puede perjudicar…

Es cierto que el precio de los medicamentos está intervenido y que no hay capacidad de maniobra, lo que se nota en la cuenta de resultados. De hecho, es uno de los más bajos de Europa. Esto, ¿es mejorable?, sí; sin lugar a dudas.

¿Cómo valora el sector el 4% destinado al gasto farmacéutico en los PGE de 2017?

No nos afecta en absoluto. Sí, por el contrario, los de las Comunidades Autónomas.

¿Debería la clase política asumir que la mejora de la calidad de vida requiere más ingresos?

Sin ninguna duda -repite tres veces-.

Hablando de comunidades autónomas, ¿paga o no paga la Administración a las farmacias?

Ha habido comunidades autónomas que han sido especialmente morosas, estando meses sin pagar, durante los cuales los farmacéuticos tenían que seguir comprando medicamentos para poder dispensar. Sin embargo, insisto, en el sector siempre hemos mantenido las farmacias abiertas, dispensando medicamentos. En este punto he de reconocer la labor de Montoro con medidas como el Plan de Pago a proveedores y el FLA, que han aportado una solución al problema y han permitido que la situación se estabilice.

¿Qué comunidades autónomas pagan mejor?

Ejemplos como Castilla León, Navarra, País Vasco, Asturias... han marcado como prioridad el pago de los medicamentos.

“El sector no se ha deslocalizado durante la crisis”

A la hora de pagar, ¿afecta el color político?

No creo que el problema radique ahí. La diferencia está en las personas y sus prioridades. En la forma de entender el servicio que damos la Farmacia.

¿Cómo ha influido la falta de Gobierno en el sector?

Para bien -contesta tajante-. El parón político nos ha permitido avanzar en muchas cuestiones profesionales. Nos ha permitido pensar, redefinir estrategias... Nos ha aportado una mayor estabilidad y nos ha permitido generar empleo.

¿Qué ha supuesto para las Farmacias la e-receta?

El sistema de receta electrónica es único en Europa. A este respecto, estamos trabajando con el Ministerio la interoperabilidad, es decir, superar las fronteras que existen a nivel regional. Hoy por hoy, si te prescriben un medicamento en Madrid no lo puedes comprar en Segovia y eso no tiene sentido alguno.

¿Cómo afecta al sector la venta de medicamentos por internet?

En nada. En España no está funcionando por la capilaridad del sistema de oficinas de Farmacia. A ello se añaden la labor de las personas, el cara a cara, el asesoramiento… En cuanto a los anuncios de medicamentos falsos, o la venta de restos de medicación, etc… estamos constantemente denunciándolas. La Agencia Española del Medicamento se pasa el día cerrando páginas web pero esta no es la solución. Hay que tomar medidas punitivas o no se va a acabar con estas prácticas.

¿Y las Parafarmacias?

Estos establecimientos no tienen ninguna regulación y pueden ubicarse en cualquier parte y quien quiera.

¿Sufren ustedes la imagen de los laboratorios?

Sí. Aquí, además, he de decir que no es justa la mala imagen de la industria farmacéutica. Como en todo hay buenos y malos, pero intentan sacar los mejores fármacos posibles para curar a los pacientes.

¿Se puede internacionalizar la farmacia?

De hecho, ya se ha internacionalizado. Recientemente hemos firmado un convenio con el Alto Comisionado para la Marca España para promover la proyección internacional del modelo español de farmacia. Es decir, el nuestro es un modelo a exportar.

¿E innovar?

Si, por supuesto. A través de las nuevas tecnologías, por ejemplo. Las farmacias están informatizadas desde hace años. Además, a nivel del Consejo General de Farmacéuticos, estamos desarrollando Nodofarma.

“Los medicamentos biológicos y de diagnóstico hospitalario tienen que estar en las farmacias”

¿En qué consiste Nodofarma?

Es una red de redes, que permiten poner en comunicación todos los trabajos de investigación y todos los avances que se realizan con los pacientes para ir mejorando y generando nuevos avances. Precisamente, a partir de esta iniciativa ha surgido CISMED, que permite que todas las noches 4.500 farmacias transmiten a sus respectivos Colegios qué medicamentos les faltan. Esto ya ha sido empleado por la nueva ministra tanto en el Congreso como el Senado. Por otra parte, también a través de Nodofarma queremos elaborar el historial de medicación de los pacientes y que éstos sean accesibles desde cualquier farmacia.

A nivel de formación, ¿qué carencias hay?

Uno de ellos el de la formación en gestión. En la Universidad no nos enseñan nada al respecto.

¿Cómo será la farmacia del futuro?

Asistencial. Es decir, por ejemplo, hacer un seguimiento del paciente desde el punto de vista farmacológico. Queremos dar servicio a los pacientes que no son adherentes (más del 50%), o lo que es lo mismo, aquellos que cuando se les prescribe un medicamento dejan de tomarlo, no lo toman o lo toman mal. Malas prácticas que provocan recaídas, ingresos hospitalarios, etc… y que generan un gasto tremendo al sistema.

¿Cuánto sería el ahorro en el sistema con la Farmacia asistencial?

El seguimiento farmacoterapéutico permitiría generar unos 2.100 millones de euros, según un estudio de la Universidad de Granada y PWC.

¿En qué medida los farmacéuticos pueden emplear su experiencia para dispensar antibióticos?

Los antibióticos necesitan prescripción médica. Ahí no tenemos margen de actuación, si consejos. Ahora bien, desde el sector queremos que se haga un uso racional de los medicamentos, que se receten cuando así lo requiera la patología y no según otro tipo de criterios.

¿Cuál es su posición respecto a la dispensación en hospitales de medicamentos biológicos?

Estamos luchando desde hace dos años para que los medicamentos biológicos y de diagnóstico hospitalario estén donde tienen que estar, que es en las farmacias y no en los hospitales. No es normal, no es lógico y no tiene ningún sentido que después de haber creado la gran red que tenemos en este país y que hayamos puesto en marcha la receta electrónica ahora, por motivos puramente económicos, haya que ir al hospital a por medicamentos que se debe tener y siempre se ha dispensado en las farmacias.

¿Qué significaría que la Agencia Europea del Medicamento se instalase en España?

Mucho. Es importantísimo tener ese conocimiento a mano. Estamos hablando de más de 1.000 personas con un nivel de cualificación muy elevado, lo que permitirá grandes avances en el sector y por tanto en la calidad de vida de los ciudadanos. Desde el Consejo hemos enviado una carta a la ministra apoyando la iniciativa.

Algunos Colegios están reduciendo sus presupuestos, ¿se sigue esta misma línea a nivel nacional?

Nosotros vamos a seguir invirtiendo en tecnología e innovación, porque entendemos que es el futuro de la profesión. Ello no va a implicar que a los colegiados se les suban las cuotas, al contrario, éstas están congeladas desde el año 2011.

“Los farmacéuticos hemos tenido que avalar los impagos de la Administración”