Sábado. 15.12.2018

NUEVO MARCO REGULATORIO EN SEPTIEMBRE

Fomento ve viables las demandas del sector del taxi

Fomento ve viables las demandas del sector del taxi

El Paseo de la Castellana de Madrid y la Gran Vía de Barcelona se han convertido en el ring manifiesto del conflicto entre taxistas y VTC. Sin embargo, el verdadero combate se celebra en los despachos del Ministerio de Fomento. En la reunión que el sector mantuvo el lunes con el Secretario de Estado Pedro Saura, se presentaron varias propuestas urgentes que Fomento no descarta poner en marcha antes del final de año. Los taxistas exigen un mismo marco regulatorio en las 17 comunidades autónomas.     

Fomento ve viables las demandas del sector del taxi

"Desconvocar nunca, darse una tregua hasta el uno de septiembre sí". Esta es la posición del sector del taxi tras la reunión mantenida el pasado lunes con el Secretario de Estado de Infraestructuras y Transporte, Pedro Saura. Un encuentro que se alargó más de cuatro horas y en el que Saura se comprometió a presentar, a mediados de septiembre, la propuesta de “un marco regulatorio con el que se conseguirá dar estabilidad y recomponer el equilibrio perdido, resolviendo el problema definitivamente. Sin parches”.

Declaraciones que formuló una vez conocidas la batería de medidas que las asociaciones de taxistas pusieron encima de la mesa. La primera de ellas es volver a la ratio 1/30 -una autorización de VTC por cada 30 licencias de taxi- que regula la Ley y que fue reactivada en noviembre 2015 por el Gobierno de Mariano Rajoy. Dicha proporcionalidad quedó anulada en el periodo 2009 – 2015 durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Liberalización que ha derivado la ratio actual sea de 1/7 y que sólo haya diez provincias (Albacete, Badajoz, Huesca, Jaén, Lleida, Lugo, Soria, Toledo, Vizcaya y Zamora) en las que se cumpla la normativa.

Para volver al equilibrio el sector del taxi propone que las comunidades autónomas recuperen las competencias en materia de concesión de autorizaciones de vehículos con conductor (VTC), incluso van más allá y proponen que la licencia sea municipal. No obstante, deberían establecerse unos mínimos aplicables a todas ellas, especialmente en lo relativo al mantenimiento de la ratio. “Queremos que los gobiernos autonómicos se comprometan en unas mismas aplicaciones. Que haya unas directrices iguales y homogéneas para todos los territorios”, explica Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi (Organización Representativa de los Taxistas de España). Y añade, “no consentiremos que haya 17 normativas distintas que lo único que crearían es mayor inseguridad jurídica y nos pueden llevar a una situación mucho peor que la que vivimos con la ley Omnibus”.  

Vuelta a las bases y régimen sancionador

Junto a la licencia autonómica o municipal, tres son las medidas de urgencia que reclaman los taxistas. La primera es que tengan la obligación de regresar a la base cada vez que realizan un servicio. “Actualmente están deambulando e incluso llegan a cargar clientes en la calle, cosa que no está permitida”, detalla Leal. En este sentido, piden al Gobierno que se desarrolle la plataforma de control en la que los conductores deberán comunicar los servicios que realizan y que aprobó por Real Decreto en diciembre de 2017.    

En segundo lugar, reclaman un régimen sancionador que conlleve la retirada de licencias, tal y como ocurre en el taxi. “Sólo están sometidos al reglamento de tráfico y las sanciones que se les aplican son administrativas”. Según los datos de Fomento las sanciones levantadas en las actuaciones inspectoras de VTC se incrementaron un 350% entre 2016 y 2017. En el caso de Madrid el porcentaje se eleva hasta el 430%.

El tercer punto es que Uber, Cabify o cualquier otra compañía de este tipo no puedan recoger viajeros en puntos estratégicos como aeropuertos y estaciones de trenes o autobuses y se establezcan restricciones medioambientales para el otorgamiento de nuevas licencias.

Según relata el presidente de Fedetaxi, Saura habría visto con buenos ojos las cuatro propuestas “hay una voluntad buenísima, valiente y creíble. Creo en el secretario de Estado y creo en el Gobierno”. Ahora bien, a no ser que se emplee la vía del Real Decreto, tendrán que superar el trámite parlamentario y recordemos que el PSOE sólo cuenta con 84 escaños de los 350 del Congreso, por lo que será necesario contar con el consenso de todas las fuerzas políticas. De hecho, en la reunión que mantuvo ayer martes con Unauto, la patronal de las VTC's, reiteró su apoyo al sector del taxi ya que "forma parte de la arquitectura que nos hemos dado hace muchos años". El secretario de Estado se mostró favorable a que "cada autonomía tome las decisiones que considere oportunas" y destacó que aunque las VTC's han de hacer "su negocio", éste se debe producir en un marco equilibrado. 

Pese a ello, la realidad es que los taxistas no dejan de tener la mosca detrás de la oreja y se mantienen expectantes hasta conocer el texto definitivo del la normativa que, previsiblemente, verá la luz a mediados de septiembre. Prueba de ello es que se mantienen la movilizaciones. “Lo que se presentó ayer en el comunicado de Fomento difería mucho de lo que se acordó en la reunión. Hay que hacer las cosas bien y diseñar normas que no se puedan recurrir ante cualquier organismo. Queremos seguridad jurídica para el taxi”, reclama Miguel Ruano, presidente de la Federación Andaluza del Taxi.

Economía, Hacienda, Empleo e Industria

Fomento no es el único Ministerio implicado en que taxis y VTC vuelvan a una situación de equilibrio. Fedetaxi ha hecho llegar al Gobierno un documento de 18  propuestas -entre las que se incluyen las cuatro anteriores- que implican también a las carteras de Economía, Industria y Agenda Digital, Interior, Empleo y Hacienda.

Definir la diferencia entre contratación previa e inmediata empleando criterios como el establecimiento de una distancia mínima o fijar unos periodos de tiempo “razonables”, aumentar el control sobre los vehículos que no cuentan con la preceptiva autorización, son otras de las tareas de las que se encargaría el departamento que dirige el ministro Ábalos.

Economía tendrá que encontrar sistemas compensatorios o modelos internacionales como el australiano o el mexicano que permitan el statu quo entre ambos colectivos.   

La innovación y la modernización orientadas a la “experiencia del usuario” del sector del taxi junto con la transformación energética de los 70.000 vehículos que componen la flota serán materias que recaerán en los negociados de Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, y de Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades. Punto este en el que también se pedirá apoyo a las comunidades autónomas.

A Empleo se reserva la modificación del Estatuto de los Trabajadores de cara a devolver a los profesionales del sector el “principio de realidad” y la lucha contra la precariedad laboral, así como el desarrollo de modelos de formación equiparables  para los conductores de taxi y VTC, en los que se incorpore el aprendizaje de idiomas.

Al ministerio de Hacienda se pide que se aumente el control fiscal sobre las plataformas de intermediación y el “entramado de empresas” que cuelgan de ellas. Algo que se prevé más que factible según el anuncio de la ministra del ramo, María Jesús Montero durante su primera comparecencia en el Congreso, que insistió en que uno de los epígrafes de la Ley de Servicios Digitales será el refuerzo de las actuaciones inspectoras sobre este tipo de plataformas.   

Comunidades autónomas y Ayuntamientos también tendrán sus propias encomiendas. Los taxistas reclaman una reforma del modelo de tarifas que conlleve, entre otras, la ampliación de los trayectos en los que se cobran tarifas fijas, el establecimiento de máximos en servicios precontratados, la flexibilización de las tarifas en horas valle, episodios de contaminación, colectivos con necesidades especiales o el uso de la tarjetas prepago.

Además de facilitar herramientas de financiación que permitan la renovación de la flota, se propone la creación de unidades especializadas de Policía Municipal que controlen el intrusismo y la competencia desleal.  

Todas estas propuestas se debatirán en profundidad en la mesa de trabajo en la que estarán los representantes tanto del sector del taxi como de las VTC's y que se pondrá a funcionar a partir de mediados de septiembre según el acuerdo al que han llegado esta mañana Fomento y la patronal Unauto.  

Fomento ve viables las demandas del sector del taxi