martes. 20.10.2020

SEGÚN ATA, LO LÓGICO HUBIERA SIDO POSPONERLOS AL SIGUIENTE PAGO DE JULIO

El Gobierno deja a los autónomos aplazar los impuestos, pero sólo hasta mayo

María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno.
María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno.

El último Consejo de Ministros volvió a dejar una sensación agridulce entre los autónomos. El Gobierno aprobó el aplazamiento de la presentación y liquidación de impuestos para negocios cuya facturación esté por debajo de los 600.000 euros, es decir. Sin embargo, la prórroga será sólo hasta mayo y no hasta julio como venía pidiendo el colectivo.

 

El Gobierno deja a los autónomos aplazar los impuestos, pero sólo hasta mayo

El último Consejo de Ministros volvió a dejar una sensación agridulce entre los autónomos. El Gobierno permitirá que los negocios que facturen menos de 600.000 euros puedan posponer la presentación y liquidación de sus impuestos. “Esta medida podrá beneficiar entorno a 3,4 millones de contribuyentes, lo que representa un 95% del total de empresas y autónomos que tienen que presentar su declaración tributaria en el mes de abril”, según afirmó la Ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Todos aquellos que facturen por debajo de los 600.000 euros, podrán aplazar el pago de las declaraciones trimestrales de los tributos (retenciones de IRPF, IVA y pago fraccionado de personas físicas y Sociedades), en lugar de hacerlo el 20 abril, como estaba previsto inicialmente. Asimismo, el plazo para las domiciliaciones se amplía desde mañana 15 de abril hasta el 15 de mayo.

Sin embargo, las condiciones de dicho aplazamiento no son las que el colectivo había solicitado. La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) había pedido al Gobierno que se diera la posibilidad a los autónomos de postergar sus obligaciones tributarias hasta el próximo pago de impuestos, es decir, hasta el mes de julio. Pero las condiciones impuestas por el Ejecutivo han sido diferentes. Los autónomos y micropymes que así lo requieran tendrán tan sólo un mes más de plazo para presentar sus impuestos, hasta el 20 de mayo.

Si bien la medida ha supuesto un pequeño balón de oxigeno para el colectivo, que podrá contar con un tiempo extra para pagar sus impuestos y recopilar los documentos almacenados en sus gestorías, para ATA no es suficiente. En primer lugar, porque la medida ha llegado al límite. El aplazamiento, como cualquier otro procedimiento con el Fisco, debe solicitarse con cierta antelación, y con apenas cinco días de plazo, muchos autónomos lo van a tener muy complicado para aplazar sus obligaciones, sin contar con los que a estas alturas de mes ya las han liquidado. 

Las obligaciones tributarias trimestrales se presentan en este primer trimestre del 1 al 20 de abril pero la domiciliación del pago de estos impuestos sólo se puede hacer hasta el 15 de abril, día en el que se publicará el BOE que permite aplazar dicha presentación. “Es improvisado, una vez más”, recordó Lorenzo Amor, presidente de ATA. “Ha vuelto suceder como el mes pasado, que nos cobraron la cuota de marzo el día 31 a 3.200.000 autónomos y el ese mismo día aprobaron una moratoria”.

Según ATA, lo lógico hubiera sido aplazarlos hasta julio

Para el presidente de ATA, el segundo problema de esta medida  es que "nadie nos asegura que el 20 de mayo todo haya vuelto a la normalidad. Tampoco se sabe si habrá sectores que sigan cerrados o confinados”. Motivo por la asociación opina que, tras este nuevo plazo, podría volverse a repetir el mismo problema: que los autónomos siguen sin recursos para hacer frente al pago de sus obligaciones tributarias y sin poder ir a sus gestorías a reunir todos los documentos necesarios para la presentación de sus impuestos.

Justo por esta última razón, desde la semana pasada, sectores como el de los asesores y gestores tributarios, se unieron a la demanda de ATA de pedir al Gobierno que aplazara los impuestos para no poner en peligro la salud de los autónomos que tengan desplazarse a sus gestorías a por los documentos, ni tampoco la de los propios gestores. Desde la Federación proponían  que se realizara conjuntamente la presentación de los impuestos del primer y segundo trimestre del 1 al 20 de julio. “La administración está para servir al ciudadano, no para servirse de él, no para poner más trabas y castigarle”, aseguró Amor. Quién añadió que “era mucho más lógico pasarlo todo a julio”.

Por otro lado, los autónomos esperaban que se aprobara hoy la segunda de las dos medidas que adelantó la ministra de Hacienda el pasado viernes Santo. Además del aplazamiento de impuestos, Montero aseguró que el Gobierno estaba trabajando en la posibilidad de que los autónomos que tributen por módulos pudieran renunciar al sistema de forma temporal.  Sin embargo, el último consejo de ministros no aprobó ni ésta ni otras medidas que solicitaba el colectivo con urgencia como  la eliminación de la cuota de autónomos de abril y la  rebaja del límite del 75% al 40% de pérdidas en la facturación para poder acceder al  al Cese de Actividad extraordinario40%.

El Gobierno desoye todas las medidas que solicitaban los autónomos

Si bien el clamor de los autónomos de eliminar la cuota de abril  es cada vez más evidente, el Gobierno tampoco atendió esta petición en el último Consejo de Ministros. Ni se aprobó la supresión de las cotizaciones para los autónomos, ni tampoco se rebajo el límite de pérdidas del 75% al 40%, que se exige a los trabajadores por cuenta propia para acceder al Cese de Actividad extraordinario. 

Además, el Gobierno postergó una de las medidas que sí se esperaba que se iban a aprobar en este último consejo. Si bien la ministra avanzó que a los autónomos y las pymes se les va a permitir renunciar al sistema de módulos y tributar por el de estimación directa, de forma temporal, y debido a la situación económica generada por el coronavirus, la medida no se aprobará hasta más adelante.

Dicho sistema fue creado para facilitar la tributación de pequeños negocios para que puedan pagar los mismos impuestos independientemente de lo que ingresen. Se hace bajo  una cuantía fija que se determina por criterios como la superficie del negocio, el número de empleados o el consumo de energía. El límite de ingresos para poder acogerse a este sistema es de 250.000 euros (125.000 en caso de emitir facturas a otras empresas o profesionales), y el volumen de compras no exceder los 250.000 euros.

Se trata de una importante medida, que afecta a más de 400.000 autónomos que cotizan actualmente por este sistema y entre los que se encuentran principalmente transportistas, taxistas, peluquerías y bares que en estos momento no tienen actividad.  El problema es que este sistema no contempla las pérdidas ocasionadas por la crisis del COVID-19, por lo que los autónomos, aunque no ingresen, siguen pagando los mismos impuestos.

Según el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), la aprobación de la renuncia temporal al sistema de módulos podría beneficiar a 1,2 millones de trabajadores por cuenta propia, agricultores y ganaderos que podrían pasar mientras dure el Estado de Alarma a Estimación Directa para no asumir impuestos sin ingresos.Sin embargo, y de momento, la ministra de Hacienda no dio más detalles de esta medida que se espera que se apruebe en el próximo Consejo de Ministros.

Más de 900.000 autónomos han solicitado el Cese de Actividad

En otro orden de cosas, la ministra de Hacienda aprovechó su comparecencia después del consejo para aportar algunos datos sobre el impacto de las medidas del Gobierno en el colectivo. Según explicó, 63.676 negocios ya se han acogido al aplazamiento de cotizaciones.

Asimismo desveló que hasta el lunes, la Seguridad Social ya ha registrado más de 900.000 solicitudes para el cese de actividad.  Cantidad muy superior a los 50.000 que estimaba el Gobierno hace poco más de dos semanas. Además, Montero aseguró que “se están concediendo en torno al 98% de las solicitudes tramitadas para cobrar la prestación extraordinaria por cese de actividad de los autónomos". De hecho, hasta el pasado lunes, la Seguridad Social registró 941.000, y que casi 780.000 autónomos han recibido la conformidad.

Por otro lado, también añadió que son 396.000 autónomos y empresas las que ya se han acogida a un ERTE y han quedado exonerados de abonar las cotizaciones sociales de sus trabajadores. En cuanto a las líneas de crédito del ICO, se han aprobado más de 48.000 operaciones, avalando el Estado 4.739 millones, de los cuales 3.625 corresponden a pymes y autónomos

El Gobierno deja a los autónomos aplazar los impuestos, pero sólo hasta mayo