lunes. 01.06.2020

SE DESTRUYERON TAMBIÉN 834.000 EMPLEOS ASALARIADOS

El Gobierno dice que en quince días se han perdido 40.000 autónomos por el COVID-19

Diaz y Escriva durante su comparecencia.
Diaz y Escriva durante su comparecencia.

En los últimos quince días, se dieron de baja en el RETA 40.877 trabajadores autónomos, según el Gobierno. Una caída que se produjo a raíz del decreto de Estado de Alarma. La alerta sanitaria destruyó otros 834.000 empleos asalariados.

El Gobierno dice que en quince días se han perdido 40.000 autónomos por el COVID-19

El pasado mes de marzo ya ha pasado a la historia por ser uno de los peores en cuanto a afiliación de empleo se refiere. La crisis sanitaria del coronavirus, junto con el decreto del Estado de Alarma, rompió con los datos de tendencia positiva que se estaban produciendo en España e hizo que, en la última quincena del mes, se perdieran más 40.000 trabajadores por cuenta propia y se destruyeran casi 900.000 empleos. Así, lo reflejan las cifras de afiliación referentes al mes marzo presentadas este jueves por los ministros de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, e Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Jose Luis Escrivá.  

Precisamente, uno de los aspectos en los que Escrivá incidió durante su explicación fue en cómo la caía del empleo se produjo, principalmente, en la última quincena del mes, poco antes del decreto del Estado de Alarma: “es a partir del 13 de marzo cuando se produce una caída del empleo. Hasta ese momento se estaba creciendo”. Se trata de una "intensa caída", reconoció el ministro, que afecta prácticamente a todos los regímenes de afiliación de la Seguridad Social y que se produjo en la última quincena del mes. Así, y según los datos proporcionados por el ministro, desde el 12 de marzo en el Régimen General se perdieron 836.603 trabajadores (una caída del 5,63%) y en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) se dieron de baja 40.877 afiliados (un 1,25% menos). 

En este punto, Escriva aseguró que la bajada en el RETA había sido menor que la producida en el General: “parece que éste régimen está aguando mejor, en parte porque hay una prestación muy importante que hemos dado para sostener las actividades del sector de los autónomos (el cese de actividad extraordinario)". Y comparó la “moderada caída” de trabajadores por cuenta propia de esta última quincena del mes de marzo, con la producida en el RETA durante la crisis de los años 2008 y 2009, “donde la caída fue del doble”.

Sin embargo, hay que señalar que el ministro comparó una caída de más 40.877 autónomos producida en quince días, con la pérdida producida en todo un año de 158.976 trabajadores autónomos que ocurrió entre diciembre de 2008 y diciembre de 2009. En aquella época, el RETA perdía 13.000 afiliados de media al mes, una cuarta parte que el pasado marzo. 

El ministro también reveló que se habían tramitado "en torno” a 500.000 solicitudes por cese de actividad extraordinario. O, dicho de otra forma, que hay 500.000 autónomos que han tenido que cerrar su negocio o que han podido acreditar una pérdida del 75% de sus ingresos.

Para la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) los datos de afiliación publicados este jueves, “reflejan la dureza y la crueldad de cómo está afectando esta crisis sanitaria, no sólo a la salud de muchas personas, si no a la economía y datos de empleo en España”. Su presidente Lorenzo Amor calificó de “barbaridad” la pérdida de afiliados y recordó que no están contabilizados los casi 3 millones de trabajadores que se han acogido a los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo ).

“Todo apunta a que los meses de abril y mayo serán tremendos, dramáticos, para las cifras de empleo. Esperemos que en junio haya cambio de tendencia” añade Amor. “Pero para eso el Gobierno tiene que tomarse las cosas en serio. Una cosa es la crisis sanitaria cuyas medidas acatamos y no ponemos en duda y otra muy diferente la política económica y laboral que están llevando a cabo. El Gobierno tiene que apoyar a los autónomos, tiene que apoyar a las empresas, tiene que apoyar el mantenimiento del empleo. Si no lo hace, si no se apoya de verdad a autónomos y empresas, no habrá hibernación, habrá glaciación en la economía española”.

También Escrivá confirmó qué los trabajadores por cuenta propia no pueden solicitar la moratoria de su cuota -recién aprobada por el Gobierno – en el mes de abril. Escrivá defendió que la medida se había realizado así porque los autónomos que hubiesen tenido que suspender su actividad por la crisis sanitaria del COVID-19 podían acogerse a la prestación extraordinaria, y los que no cumplieran los requisitos para solicitara, podían pedir el nuevo aplazamiento de deudas a la Seguridad Social (entre otras, una de sus novedades es que el interés pasa del 3% a sólo el 0,5%). Además adelantó que estaban trabajando en la Orden Ministerial, a la que hace referencia el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, y dónde se regula la aplicación de la moratoria, para con concretar quien iba a poder solicitar o no la moratoria en el pago de su cuota.

El sector de la restauración ha sido el más dañado

Donde se ha notado especialmente la pérdida de empleo por el COVID-19, es el sector de la restauración, según los datos aportados por el ministro. Se trata de una actividad do de más ha caído el empleo y el número de autónomos en términos absolutos. En concreto, durante el mes de marzo la hostelería registro 60.229 asalariados menos. Le sigue la construcción con una destrucción de 39.818 empleos y las Actividades Artísticas, Recreativas y de Entretenimiento (con 14.141 empleos menos ).

Los datos y explicaciones sobre los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) fueron uno de los puntos que más ocuparon la rueda de prensa conjunta de los ministros, debido a la confusión que genera el hecho de  que los trabajadores que se encuentran en ésta situación se encuentren cobrando la prestación por desempleo pero no se hayan incluido en las estadísticas de parados, sino en las de ocupados.

Según explicó la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante el mes de marzo más de 246.000 las empresas solicitaron un ERTE en España. En los datos se incluye, como detalló la ministra, tanto a autónomos que solicitaron la medida para los dos o tres trabajadores que tenían contratados, como empresas de mayor tamaño que solicitaban el ERTE para una plantilla de más de 100 empleados.  Además, insistió la ministra, la cifra no era oficial y podría llegar a ser mayor ya que, como apuntó, “no todas la Autoridades Laborales de las Comunidades Autónomos han facilitado los datos al Ministerio”.

Asimismo, detalló que eran ya más de 620.000 los trabajadores a los que se les había tramitado una prestación por desempleo como consecuencia de los ERTE realizados en sus empresas. Por último, Díaz hizo referencia a la rapidez con la que se estaban resolviendo estos ERTE y aseguró que en las últimas 24 horas, se había tramitado 98.000 expedientes.

El Gobierno dice que en quince días se han perdido 40.000 autónomos por el COVID-19