jueves. 29.10.2020

Y APRUEBA UNA NUEVA LÍNEA DE AVALES PARA AUTÓNOMOS

El Gobierno estudia aplazar la presentación de impuestos al 20 de mayo

La ministra de Hacienda, Mª Jesús Montero, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa.
La ministra de Hacienda, Mª Jesús Montero, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa.

El Gobierno baraja la idea de que algunos autónomos y pymes puedan aplazar la presentación de los impuestos al 20 de mayo y también que aquellos que tributan por módulos pasen a estimación directa si así lo desean. Pero la única medida económica que aprobó este viernes para autónomos fue el segundo tramo de la línea de avales de los préstamos ICO. 

El Gobierno estudia aplazar la presentación de impuestos al 20 de mayo

El Consejo de Ministros se reunió de forma extraordinaria este Viernes Santo para prolongar el Estado de Alarma hasta las próximas 00.00 horas del 26 de abril. Una reunión que el Gobierno aprovechó para anunciar la puesta en marcha del segundo tramo de las línea de avales dirigida íntegramente a pequeños negocios. El colectivo de autónomos esperaba que aprobara la supresión de las cuotas o que no fuera necesario acreditar caídas de ingresos por encima del 75% para acceder al cese de actividad, o un aplazamiento de las obligaciones tributarias hasta julio. Sin embargo, el Gobierno sólo anunció que está trabajando en medidas tributarias y que éstas se aprobarán en próximos consejos de ministros.

En concreto, sólo adelantó que estaban estudiando un aplazamiento en la presentación de los impuestos correspondientes al mes de abril y en la posibilidad de que los autónomos pudieran abandonar temporalmente el sistema de módulos. Fue la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la encargada de avanzar la futura adopción de estas medidas en materia fiscal a preguntas de los periodistas. “Así es, estamos trabajando para ampliar los plazos de presentación y pago de las declaraciones tributarias para pymes y autónomos”.

Según explicó, el objetivo del Gobierno es que ni los autónomos, ni los pequeños negocios tengan que presentar “de manera obligatoria” en este mes de abril sus declaraciones tributarias. La idea que plantea el Ejecutivo es que éstos puedan posponer tanto la presentación, como pago de sus obligaciones tributarias hasta el próximo 20 de mayo.

Sin embargo, dejó entrever la ministra de Hacienda en sus declaraciones, esta moratoria no iba a afectar por igual a todo el colectivo de trabajadores por cuenta propia. Ya que el objetivo de las medidas es “facilitar sobre todo aquellas personas que tienen más dificultades por el tipo de negocio o por el tipo de establecimiento que son en relación con el cierre por el decreto del Estado de Alarma” afirmó Montero.

Es decir, que, posiblemente, el aplazamiento afectaría principalmente a aquellos negocios afectados directamente por Real Decreto-ley 463/2020, del 14 de marzo, y que recoge la puesta en marcha del Estado de Alarma y la suspensión de varias actividades como la restauración y el comercio, que no fuera de primera necesidad. No obstante, aseguró la titular de Hacienda, cualquier medida que adoptasen con respecto a este tema “lo informaría en el próximo Consejo de Ministros”. E insistió en el carácter “próximo” de la reunión.

Las respuestas y críticas a la medida no han tardado en llegar a la redes sociales, donde diferentes gestores, asesores y expertos tributarias han manifestado la tardanza en aprobar la medida. Aseguran que para el próximo 14 de abril, que es cuando se celebrará el próximo Consejo de Ministros y es supuestamente cuando se llevará a cabo la aprobación de la medida, muchos autónomos ya habrán presentado y pagado sus impuestos.

Además de que la situación de la mayoría de los autónomos no habrá mejorado en el mes mayo, por lo que seguirá siendo un problema hacer frente a sus obligaciones tributarias. Es por ello que el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, había solicitado que este aplazamiento llegara hasta julio. Amor lamentó este viernes que el Gobierno hubiera desaprovechado también el Consejo de Ministros para suprimir las cuotas o para mejorar el acceso al cese de actividad, dado que hay muchos autónomos a los que se les está denegando.  

Los autónomos podrían salir de módulos si lo necesitan

Otra de las medidas en materia fiscal en la que está trabajando el Gobierno para los trabajadores por cuenta propia es que los autónomos puedan abandonar el sistema de cotización por módulos si lo necesitan porque no están ingresando nada y, sin embargo, Hacienda les va a cobrar la estimación objetiva. En palabras de la ministra portavoz, María Jesús Montero: “vamos a permitir que los autónomos y pymes puedan renunciar al sistema de módulos y tributar por el sistema de estimación directa”.

Se trata de una importante medida, que afecta a más de 400.000 autónomos que cotizan actualmente por este sistema y entre los que se encuentran principalmente transportistas, taxistas, peluquerías y bares que en estos momento no tienen actividad  Pero, Montero no dio más detalles sobre ella, ni qué características tendría, ni bajo qué condiciones se produciría ese cambio, sólo afirmó que “se podrá abordar el futuro, igual que alguna modificación en el impuesto de sociedades”.

Ésta es precisamente una de los dos propuestas que hizo es sindicato técnicos de Hacienda (Gestha), para facilitar la compleja situación en la que se encuentran los autónomos moduleros, durante esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19. El sistema de módulos está pensado para que los profesionales adheridos a él paguen siempre los mismos impuestos, obtengan éstos beneficios o pérdidas. Pero sin embargo, no está pensado para afrontar una crisis como la que estamos viviendo y que está obligando a cientos de miles de autónomos pagar los mismos impuestos, a pesar de que el COVID-19 se haya podido llevar por delante buena parte de sus ingresos, sino todos; como le ocurre por ejemplo al gremio de taxistas.

Razón por la que Gestha proponía la apertura de un nuevo plazo para que, de forma extraordinaria, puedan optar a renunciar al régimen de módulos o estimación objetiva del IRPF y régimen simplificado de IVA, después del primer pago el 20 de abril -si bien con efectos del 1 de enero de 2020-, para aquellos empresarios a los que individualmente la reducción que se pueda autorizar no refleje suficientemente la situación económica de su negocio, incluso con posterioridad al final de la crisis sanitaria.

Gestha también plantea, unido a esta propuestas, que esa renuncia extraordinaria, transcurrido el 20 de abril, se apruebe con la singularidad de que, por una vez, no se aplique la duración mínima de tres años que obliga la renuncia con la normativa vigente. En estos casos, estos empresarios tributarían en Renta, en general en la modalidad simplificada del método de estimación directa, por la diferencia entre las ventas y gastos que realmente tengan durante este año. Y también tributarían en IVA por la diferencia entre las cuotas de IVA que figuren en las facturas emitidas y recibidas.

La segunda propuesta que realizó el sindicato es una reducción temporal y selectiva del rendimiento anual de los módulos del método de estimación objetiva en el IRPF y régimen simplificado de IVA por estas circunstancias excepcionales y mientras duren los efectos económicos generados por el COVID-19. Para estos expertos en materias tributaria, la reducción debe ser temporal y calculada de forma proporcional al tiempo de duración de la crisis sanitaria, con un periodo añadido para la recuperación económica de cada actividad. Igualmente, proponen que la reducción sea selectiva, puesto que afecta de forma desigual a los distintos sectores de actividad que pueden acogerse a la estimación objetiva en el IRPF.

20.000 millones de euros dirigidos “íntegramente” a pequeños negocios

Aparte de la prolongación del Estado de Alarma hasta el próximo 26 de abril, la suspensión del decreto de hibernación que no afecta a autónomos y la obligación a llevar mascarillas de forma generalizada -incluso las iban a repartir en el metro-, el Gobierno aprobó este viernes en el Consejo de Ministros extraordinario una medida de importante calado para el tejido productivo: habilitaba otros  20.000 millones de euros en avales correspondientes al segundo tramo de la línea ICO.

“El Consejo de Ministros ha acordado poner en marcha, con carácter inmediato, un nuevo tramo de la línea de avales que aprobamos el 17 de marzo, y que ya suponiendo una importante inyección de liquidez para muchas empresas” dijo la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en rueda de prensa.

La titular de Hacienda también explicó que este nuevo tramo volvía a ser como el anterior, en cuanto a condiciones y dotación (también es de 20.000 millones de euros), pero que éste estaba especialmente dirigido a los más pequeños del tejido productivo: autónomos y pymes. “Este nuevo tramo será de 20.000 millones de euros e irá íntegramente dirigido a pequeñas y medianas y empresas, y autónomos” expuso Montero. El anterior, el primer tramo de 20.000 millones de euros, ya está agotado debido al gran número de solicitudes sobre todo de grandes compañías. 

Las previsiones que tiene el Ejecutivo es que más de 1,3 millones de autónomos y pequeños negocios puedan utilizar estas líneas de avales que, según aseguró la ministra, están siendo “un auténtico salvavidas para muchas compañías y para muchos negocios”. Asimismo, recordó la condiciones que tenían dado que avalan hasta el 80% de los préstamos y renovaciones que solicitasen autónomos y pymes; y hasta el 70% para los avales del resto de empresas. (En esta guía podrás encontrar las condiciones, características y requisitos de estas líneas de avales).

También aseguró que el hecho de que las diferentes operaciones fuesen avaladas por el Estado obligaba a las entidades bancarias a ofrecer un menor tipo de interés, un mayor plazo en su devoluciones y la introducción de periodos de carencia. Además, de que la concesión de los mismos no puede estar sujeta a la contratación de otros productos financieros del banco.

“Recuerdo que los 20.000 millones euros de hoy, se unen a los otros 20.000 millones de euros que se pusieran en marcha el mes pasado, de una dotación que tiene una capacidad de 100.000 millones de euros” afirmó la titular de Hacienda. Quien expresó que la línea se seguiría habilitando en cada momento de la situación y adaptándose a las solicitudes y al perfil de las empresas solicitantes. Y apuntó que desde el estallido de la crisis, “hemos impulsado medidas para proteger a las familias, a los trabajadores a los autónomos y a las empresas, que suman casi 130.000 millones de euros”

El Gobierno estudia aplazar la presentación de impuestos al 20 de mayo