domingo. 19.09.2021

SE UNE AL RESTO DE COSTES QUE YA SOPORTAN LOS NEGOCIOS

El Gobierno ya ha decidido subir el SMI lo que supondrá para los autónomos 1.000 euros más por empleado en 2022

default
El Gobierno ha decidido que subirá el Salario Mínimo en el cuarto trimestre
La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, confirmó que el Salario Mínimo Interprofesional subirá en el cuarto trimestre de este año y no descarta hacerlo de nuevo en el 2022, a pesar de la negativa de la patronal.
El Gobierno ya ha decidido subir el SMI lo que supondrá para los autónomos 1.000 euros más por empleado en 2022

Las nuevas subidas de costes y cargas que afectarán a los autónomos podrían llegar antes de lo previsto. La negociación para subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) continúa sin acuerdo, pero con la firme decisión por parte del Gobierno de llevar a cabo esta subida cuanto antes. A pesar de que el incremento salarial no cuenta todavía con el beneplácito de los interlocutores sociales, la decisión parece estar ya tomada dado que este tipo de incrementos son prerrogativa del Gobierno. A las recientes declaraciones del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que advirtió que el SMI subirá de "forma inminente", se unen ahora las de la Vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que incluso fijó una fecha aproximada en la que se llevará a cabo este incremento. 

Según confirmó Calviño en una entrevista concedida este lunes a TVE, la subida del Salario Mínimo se producirá en el cuarto trimestre de este año, y tendrá efectos desde su fecha de entrada en vigor. Así pues, parece que entre octubre y diciembre, los autónomos y pequeños negocios empleadores tendrán que soportar una nueva subida de 16 euros por cada uno de sus empleados que estén cobrando ahora mismo los 944,4 euros al mes de suelo salarial. Incremento que se une a otros como el de la factura eléctrica, los precios de los productos a causa del alza de un 3,3% del IPC, y el aumento de su cuota a la Seguridad Social, cuya subida se reactivará junto a la del SMI. . 

Además, estos 16 euros de subida del Salario Mínimo que habría planteado el Gobierno a los agentes sociales no serán los únicos costes que soportarán los empleadores a causa del nuevo salario mínimo ya que: a éste nuevo gasto habrá que sumar, por un lado, las cotizaciones que pagan los empresarios por su trabajador a la Tesorería y, por otro, las demás subidas del SMI que podrían aumentar aún más en 2022 y seguir creciendo en 2023.

Con la subida planteada, los autónomos pagarían 1.000 euros más al año por empleado en 2022  

Según fuentes de los empresarios, con el actual planteamiento del Gobierno, sumando la subida del salario mínimo y las cotizaciones que tendría que abonar el negocio por cada trabajador, en 2022, los empleadores llegarían a pagar hasta 1.000 euros más al año por cada uno de sus empleados .

Esta estimación estaría en línea con las propuestas iniciales que hizo la Comisión de Expertos al Gobierno, con las que se planteaba una horquilla de tres posibles escenarios de subida progresiva del SMI entre 2021 y 2023. Con estos supuestos, el incremento del SMI  oscilaría entre los 12 y 19 euros en 2021, entre los 24 y 40 euros en 2022; y los 25 y 40 euros en 2023.   

Al parecer, el Ejecutivo habría propuesto una subida similar al escenario intermedio, es decir, de 16 euros de subida en 2021 y de 30 en 2022. De este modo, la subida del suelo salarial se traduciría al año que viene en un total de 46 euros  más en la nómina de cada trabajador que actualmente esté en el SMI.  

Esto, según estimaciones de los empresarios, supondría cerca de 1.000 euros más al año por empleado para los autónomos con trabajadores en 2022 (contando la subida de la nómina mensual por 14 pagas, y añadiendo el pago de cotizaciones, que supone entorno al 33% del salario). 

Y la idea podría no ser sólo subir el SMI hasta el año que viene, sino que en 2023 se incrementara otros 30 euros más, lo que dejaría el Salario Mínimo en unos 1.025 euros mensuales (por 14 pagas). Esta previsión se alinearía con la propuesta de la Comisión de Expertos que planteó incrementar el salario mínimo entre 1.011 y 1.049 euros para dentro de dos años.

Los empresarios dicen que no es el momento para subir el Salario Mínimo

Sin embargo, para la patronal, el problema no es tanto subir el salario mínimo sino que se haga ahora. De hecho no se oponen a que se haga el año que viene o el siguiente. El problema es aplicar esta subida en estos últimos meses de 2021 cuando los efectos de la crisis de la pandemia aún persisten. Por ello, los empresarios aseguran que no apoyarán una subida del salario mínimo interprofesional (SMI) para lo que queda de 2021, porque todavía "es un momento delicado. No estamos diciendo que no se suba, estamos diciendo que no se suba ahora, con la que está cayendo", aseguró el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi.  

De hecho, desde la CEOE aseguran que, si el Gobierno quiere subir este año el suelo salarial, tendrá que hacerlo sin el apoyo de los empresarios. A su parecer, llevar a cabo este incremento en 2021 es una mala decisión económica, en la última recta del año, cuando, de por sí, los negocios ya están ahogados, pero además están sufriendo los últimos coletazos de una pandemia que podría cerrar todavía más empresas y acabar con más empleos. 

Por ello, la patronal propone congelar esta subida, al menos, hasta el año que viene. Máxime cuando la recuperación está siendo asimétrica y un incremento del salario mínimo no afectaría igual ni a todas las comunidades ni tampoco a todos los sectores, ya que hay determinadas actividades que sí están reactivadas y podrían permitirse soportar un nuevo incremento pero, otras, como la agricultura o la hostelería,  no generan los suficientes beneficios para afrontar 1.000 euros más al año por trabajador. En este sentido, Garamendi aseguró que con esta decisión, "estamos con la gente débil, con la gente del campo, con las muy pequeñas empresas que no están dentro de la negociación colectiva y a las que este cambio realmente les puede hacer mucho daño".

Es más, para el presidente de CEOE, la subida ni si quiera sería la misma para todos los sectores. Si bien el incremento medio que se está pactando en negociación colectiva es del 1,5 %, una quinta parte de los convenios firmados se estarían cerrando con los salarios congelados. También se verían afectadas las empresas adjudicatarias de contratos públicos, a las que la Administración no compensa estas subidas y, por tanto, habrían de absorber cualquier incremento en el salario mínimo de sus trabajadores.  

Según los empresarios, tampoco hay que perder de vista que el Salario Mínimo que se propone no afectaría igual en todas las regiones, ya que el nivel de vida o los ingresos en Galicia o Extremadura, no son los mismos que en País Vasco, Madrid o Cataluña. De hecho, a día de hoy, según recordó Garamendi, habría hasta 10 provincias en nuestro país que ya estarían cumpliendo la Carta Social Europea, por la cual el SMI ya es igual al 60% del salario medio. 

Y, más allá de las diferencias sectoriales y entre regiones que se verían afectadas de forma desigual por este incremento, para los empresarios, la actual coyuntura económica no es todavía la adecuada para llevar a cabo una nueva subida: con el PIB todavía muy lejos de los niveles de 2019,  con el IPC disparado, con una caída de la productividad en la pandemia de un 30% y con 3,54 millones de desempleados a mes de julio ( frente a los 3,21 millones que había en 2019). A todo esto hay que añadir alrededor de 300.000 trabajadores que siguen en ERTE y los 226.000 autónomos que aún subsisten gracias al cese de actividad (un 4% más que el mes anterior). 

ATA advierte de todas las subidas que esperan a los autónomos, además del SMI  

Todo ello sin contar los demás costes que esperan a los autónomos en otoño. El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor,  advirtió a través de sus redes sociales de los incrementos y nuevas cargas que soportarán los autónomos al comienzo de este mes. Según Amor, tras este "cueston" en septiembre, "veremos lo que ocurre en octubre" .

Tal y como advirtió Amor, los autónomos se van a encontrar pronto con una subida del Salario Mínimo Interprofesional, que el Gobierno ha confirmado que se llevará a cabo "de manera inminente". Pero junto a él  se reactivará  además la subida de los tipos de cotización pactados en 2018 y que se paralizó a expensas de la subida del SMI. Esto supondría entre 3 y 12 euros más en las cuotas mensuales de los autónomos, en función de la base por la que coticen.  

Tampoco hay que perder de vista las demás subidas que apuntó el presidente de ATA, como el incremento de un 3,3% del Índice de Precios al Consumo (IPC), que alcanzó en agosto máximos históricos, y cuyo aumento no se corresponde con los actuales ingresos de los autónomos que, lejos de subir, en muchos casos han bajado. Al subir los precios de los productos,  los negocios tendrán, o bien que asumir el incremento de costes en materias primas, o bien repercutir la subida en sus propios productos y arriesgarse a perder clientes.

A ello se suma el 200% de incremento de la luz, que en los locales puede traducirse en cientos de euros más de gastos mensuales o el incremento de hasta un 25% en el precio del carburante que afecta a autónomos del transporte o cualquier otro negocio que utilice el coche o furgoneta para desarrollar su actividad.

El Gobierno ya ha decidido subir el SMI lo que supondrá para los autónomos 1.000 euros más por empleado en 2022