miércoles. 23.09.2020

SÁNCHEZ DEJA FUERA A ATA DEL ACTO DE UNIDAD

El Gobierno pone fecha para extender los ERTE pero no para el cese de actividad

El Gobierno pone fecha para extender los ERTE pero no para el cese de actividad
Gobierno se sentará con la patronal y con los sindicatos pata negociar la posibilidad de extender los ERTE más allá del 30 de septiembre. Por el contrario, todavía no hay indicios de que tenga intención de discutir con los autónomos la continuidad del cese de actividad.
El Gobierno pone fecha para extender los ERTE pero no para el cese de actividad

Septiembre debería ser el mes en el que se conociera el futuro de las dos medidas económicas más importantes que puso en marcha el Gobierno a raíz del coronavirus y que han protegido a millones de autónomos, empresarios y trabajadores durante la crisis, los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) y la prestación por cese de actividad. Ambas ayudas terminarán el próximo día 30 de septiembre si finalmente no se alcanza un acuerdo para volverlas a extender.

De momento, no hay ningún indicio de lo que sucederá con la prestación por cese de actividad a partir de octubre. De hecho, las asociaciones de autónomos todavía siguen a la espera de que se confirme una fecha para reunirse y negociar con el Gobierno la continuidad de esta ayuda más allá de septiembre. Lo cierto es que el Gobierno ha comenzado mal el reinicio de curso en lo tocante a sus relaciones institucionales con las organizaciones de autónomos. Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA, puso en evidencia que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, dejó fuera del gran acto social y empresarial donde pidió unidad al país a la mayor organización de trabajadores por cuenta propia y, sin embargo, sí convocó a los presidentes de las grandes compañías del Ibex 35. Para él es como si se hubieran llamado a los "portaviones" y hubieran ignorado a la "infantería" . Una infantería que es la que peor lo está pasando en esta crisis, afirmó. 

Al contrario de los ERTE, para los que el Gobierno ha barajado desde el principio una nueva extensión, todavía no hay ningún indicio de lo que puede llegar a suceder con el cese de actividad en este mes. De hecho, según pudo saber este periódico, a escasos 30 días de que finalice la prestación, las asociaciones todavía siguen a la espera de que el Gobierno les confirme una fecha para sentarse a negociar la posibilidad de prorrogar esta medida.

A pesar de que el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha recordado en varias ocasiones que "nos encontramos en una nueva situación extraordinaria", para la que harán falta "nuevas medidas extraordinarias", lo cierto es que por el momento, no hay ningún indicio sólido de que, más allá de septiembre, vaya a continuar la prestación por cese de actividad para autónomos con fuertes caídas de ingresos, ni las exoneraciones en las cuotas de los trabajadores por cuenta propia que estuvieron acogidos al cese de actividad. Ni si quiera se han planteado nuevas soluciones o herramientas complementarias que ayuden a los autónomos más afectados  por la crisis y eviten el cierre de sus negocios.

Sin embargo, en el caso de los ERTEs parece que sí hay consenso entre los agentes sociales en la necesidad de que haya una nueva prórroga, aunque todavía quedaría por ver hasta cuándo sería esta extensión, cómo se articularía y para qué actividades. Con el fin de debatir éstas y otras cuestiones, el Gobierno se reunirá con la patronal de empresarios, CEOE, y los sindicatos a principios de septiembre. 

El 4 de septiembre se negociará la extensión de los ERTE

Concretamente, el encuentro en el que se retomarán las negociaciones para la extensión de los ERTE tendrá lugar el 4 de septiembre en Palma de Mallorca, una de las localidades más dependientes del turismo y donde más negocios se han visto afectados por la pandemia. Eso sí, si bien la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aseguró en una entrevista el pasado jueves a Radio Nacional España (RNE) que es muy probable que haya acuerdo para extender los ERTE más allá de septiembre, también adelantó que dicho pacto no se alcanzará en la reunión de la Mesa de Diálogo Social del día 4.

A su juicio, todavía no se reúnen las condiciones suficientes para cerrar dicho acuerdo, y ese día tan sólo será un primer contacto para arrancar las negociaciones. En la misma línea, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá también afirmó que "los ERTE han llegado para quedarse estructuralmente en España" y que en el próximo encuentro con patronal y sindicatos se tienen que plantear muchas cuestiones, como el esquema que tendrían estos expedientes a partir de septiembre, considerando las particularidades del sector turístico.

Consenso para alargar los ERTE "como mínimo hasta diciembre". 

Por su lado, Pepe Álvarez, presidente del sindicato UGT afirmó en declaraciones a La Sexta que existe un "principio de acuerdo" entre Gobierno, sindicatos y empresarios para comenzar a negociar dicha prórroga, con el objetivo mínimo de que sea hasta diciembre de este año.

Sin embargo, Álvarez aseguró también que los ERTE deberían prorrogarse "de manera indefinida, porque la pandemia, de momento, tiene carácter indefinido".

Posible modificación del modelo de ERTE

Otra de las cuestiones que, previsiblemente, se negociarán en el próximo encuentro será el replanteamiento de esta medida y de su finalidad. De hecho, la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, aseguró la semana pasada que el Gobierno quiere reformar el modelo de los ERTE y replicar el sistema alemán para vincular las prestaciones a la recualificación de los empleados inactivos.

Al parecer, la intención sería que las ayudas no sólo sirvan para amortiguar el choque de la pandemia en empresas y trabajadores sino también para orientar de nuevo a la bolsa de empleados desocupados hacia otros sectores más dinámicos.

De hecho, en una de sus últimas intervenciones, en un evento organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), la vicepresidenta de Asuntos económicos afirmó que "el mercado laboral ha resistido de manera muy reseñable" gracias, entre otras cosas, a la flexibilización de los ERTE, que han protegido millones de puestos de trabajo. Sin embargo, Calviño defendió que esa coyuntura ya no es la misma y que ahora se tiene que empezar a pensar en la reactivación económica, en lugar de un modelo basado en paliar los daños ocasionados.

Y esto pasaría por convertir los ERTE en un mecanismo "con características parecidas a Alemania" para "fomentar la formación de los trabajadores y su cualificación", dijo la vicepresidenta.

¿Extensión general o por sectores?

Otro de las cuestiones en las que podría haber desacuerdo y que se tratarán en el próximo encuentro el día 4 de septiembre será si se deben alargar los ERTE sólo para determinados sectores especialmente afectados por la pandemia, como defiende el Ejecutivo, o si éstos deberían conservarse,  de forma general, para aquellos negocios que todavía no se hayan recuperado de la crisis, independientemente del sector o subsector al que pertenezcan.

El Gobierno ha mostrado en diversas ocasiones durante estos últimos meses su intención de prorrogar los ERTE, centrando la medida en unos pocos sectores de actividad.  Por ejemplo, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aclaró en una entrevista concedida al periódico británico 'Financial Times', que es probable que los ERTE se extiendan hasta finales de este año o incluso hasta 2021 para sectores como el turismo, la aviación, el ocio o la cultura, que han sufrido la peor parte de esta crisis económica.

Cinco sectores especialmente afectados

En la misma línea, El ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, en una rueda de prensa tras la reunión que mantuvo con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, señaló que, dado que se están recuperando muchos trabajadores de ERTE en los últimos meses, cada vez es más fácil realizar un análisis de la recuperación económica con una "aproximación sectorial" más precisa. A partir de esta aproximación se llevaría a cabo "la nueva regulación de los ERTE, que continuará existiendo" más allá de septiembre.

Esta nueva regulación podría estar centrada en algunos sectores que el ministro reconoció que todavía están lejos de recuperarse. De hecho, Escrivá resaltó que, en estos meses, "se han activado más trabajadores y a mayor ritmo de lo que esperábamos". Según precisó, actualmente quedarían 695.000 trabajadores en ERTE por fuerza mayor y 145.000 en expedientes por causas económicas, del total de 3,4 millones de personas que han llegado a estar acogidas a esta medida.

Sin embargo, el ministro también reconoció que se ha detectado que hay alrededor de cinco sectores ligados al turismo, al transporte y al ocio que todavía no se han podido poner en marcha, y que es probable que la extensión se articule teniendo en cuenta la situación de dichos sectores.

El debate sobre si la prórroga de los ERTE debería centrarse en algunos sectores o si, por el contrario, debería hacerse para todos los negocios que lo necesiten, no es nuevo. De hecho, en las anteriores negociaciones para la extensión de los expedientes hasta septiembre, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ya advirtió sobre la problemática que supondría el hecho de estudiar la prórroga por sectores en vez de por actividades.

ATA y CEOE quieren una prórroga por negocios, no por sectores

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) y CEOE  vienen reclamando desde junio que la extensión de los ERTEs, al igual que la de la prestación por cese de actividad -si la hubiera-, se analice por conjuntos de actividades o incluso de forma individual por negocios, ya que dentro de un mismo sector puede haber empresas que lo estén pasando muy mal, mientras otras estén a pleno rendimiento. 

En este sentido, Garamendi afirmó hace unos meses en declaraciones a Radio Nacional España (RNE) "que hay sectores y subsectores muy claros donde los ERTE deberíán seguir más tiempo, como hoteles, comercio, agencias de viajes o restaurantes, entre otros".  En todo caso, pidió expresamente "que se tenga cuidado" a la hora de señalar los sectores donde deberían seguir los ERTE, pues hay que tener en cuenta que "muchos sectores tienen subsectores que dependen de ellos y que están muy comunicados", comentó el presidente de la CEOE. 

Por su lado, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ejemplificó en varias ocasiones lo importante que era focalizar la extensión de la prestación por Cese de Actividad extraordinario en función de las necesidades particulares de cada negocio y no de cada sector, pues en un mismo sector hay decenas de subsectores que están pasando la crisis de forma muy diferente y con necesidades muy dispares. Desde ATA hacen extensible la misma idea a los ERTEs. "Hay estancos a los que les ha ido muy bien y otros a los que no les ha ido tan bien; habrá farmacias a las que les ha ido muy bien y otras a los que no les ha ido tan bien. Y cuando hablamos de ampliar la prestación o los ERTE por sectores tenemos un problema, y es que no todos están en la misma situación", aseguró Lorenzo Amor. 

Los sindicatos coinciden con la postura de ATA y CEOE, porque extender los ERTE por sectores podría dejar fuera a muchos negocios que seguirán necesitando de esta medida. "Es una fórmula que nos parece problemática porque dificulta discernir qué empresas los necesitan y cuáles no. Por ejemplo, un supermercado de Baleares puede no ser turismo y estar más afectado por la crisis que una casa rural en Asturias”, aseguró el secretario general de UGT, Pepe Álvarez en una entrevista a Antena 3.

El Gobierno pone fecha para extender los ERTE pero no para el cese de actividad