jueves. 05.08.2021

QUEDA APROBADO EL ANTEPROYECTO DE LA LEY DE STARTUPS

El Gobierno propone rebajar al 15% el impuesto de sociedades a los autónomos con nuevos negocios innovadores

consejo ministros
Consejo de Ministros. Fuente: La Moncloa

El Gobierno aprobó este martes el anteproyecto de la Ley de Startups. La futura norma recoge, entre otras propuestas, una rebaja fiscal del 25% al 15% en el tipo de Impuesto de Sociedades para estos negocios "durante un máximo de cuatro años".

El Gobierno propone rebajar al 15% el impuesto de sociedades a los autónomos con nuevos negocios innovadores

El Gobierno aprobó este martes en Consejo de Ministros el anteproyecto de la nueva Ley de Startups, que quedará desde ahora y durante los próximos meses, sujeto a una auditoría pública para que se aporten nuevas recomendaciones y solicitudes a incorporar en la futura norma que regulará el ecosistema emprendedor en España.

Entre estas medidas, una de las que más podrían interesar a los emprendedores es la bajada en diez puntos que propone el Gobierno -del 25% del tipo general al 15%- en la tributación de estos nuevos negocios innovadores sobre el Impuesto de Sociedades "durante un máximo de cuatro años", anunció la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Una propuesta que, a expensas de que se publiquen todos los detalles del anteproyecto, los expertos consultados ven positiva pero con reservas ya que "ninguna startup da beneficios en los primeros años de vida", por lo que habría que ver a partir de qué momento empezaría a contar este periodo de cuatro años al que se refirió el Gobierno. Así mismo, la rebaja fiscal al 15% que propone el Ejecutivo vuelve a recordar a todos los autónomos la promesa -todavía sin cumplir- que adquirió el actual Ejecutivo en su toma de posesión: bajar el Impuesto de Sociedades a los pequeños negocios, que aún pagan tipos muy superiores a los de las grandes empresas por no poder acceder a la inmensa mayoría de deducciones disponibles.

En todo caso, el anteproyecto de Ley incorpora varias medidas, especialmente económicas y fiscales, que van en línea con "una de las reformas estructurales más importantes recogida en el Plan de Recuperación. Se trata de aumentar el tamaño de las empresas, impulsar el emprendimiento y reforzar el  ecosistema de empresas incipientes e innovadoras", dijo la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

Para ello, el anteproyecto marca una serie de líneas generales, que son siempre susceptibles de modificar y mejorar, y que en todo caso deberán ser aprobadas por el Parlamento.

A expensas de la publicación del anteproyecto de Ley, de sus futuras modificaciones y de su aprobación en el Congreso, las medidas más importantes que recogería esta norma, según el Gobierno, serían la bajada del 25% al 15% del tipo en el Impuesto de Sociedades por el que tributan estas empresas durante un máximo de cuatro años; el aumento de la base deducible por inversión en empresas de reciente creación de los 60.000 euros al año a los 100.000, así como el aumento de 30% al 40% del tipo de reducción; o el incremento de la base deducible de 12.000 a 45.000 euros en el caso de las remuneraciones a empleados a través de acciones de la empresa, un método de pago muy común en este tipo de negocios.

Medidas fiscales y económicas que propone el anteproyecto de Ley para las startups 

Así pues, el anteproyecto incorpora "importantes medidas que responden a las recomendaciones y solicitudes que hemos venido recibiendo en el proceso de consulta pública" que ha permanecido abierto durante casi dos años. 

¿A quién afectarán estas medidas?

En primer lugar, define lo que es una empresa emergente y, por tanto, enmarca a los autónomos y emprendedores a los que afectará la futura ley de Startups. "Esta definición engloba por primera vez en una misma ley a todas las "empresas tecnológicas, pymes innovadoras, jóvenes empresas innovadoras, que estaban hasta ahora recogidas de forma dispersa en diferentes normas e instrumentos de política económica", dijo Calviño.

Así, será necesario para beneficiarse del nuevo régimen fiscal y económico que dispone la nueva norma reunir "un conjunto de elementos característicos: tener la sede social y más de la mitad del empleo con contratos en España; tener una antigüedad menor a cinco años, que puede llegar a siete años en el ámbito de la biotecnología, energía, o industrial; no ser una sociedad cotizada ni haber distribuido dividendos; tener carácter innovador, y tener una facturación menor a cinco millones de euros anuales", explicó la vicepresidenta y ministra de asuntos económicos. 

Los expertos ponen en duda la bajada de impuestos al 15% en Sociedades 

Según explicó Calviño, para impulsar este ecosistema se prevé un paquete de medidas que "atienden a sus especificidades mediante beneficios fiscales, instrumentos de apoyo a la inversión y a la atracción de talento". 

En primer lugar, "se proponen importantes medidas tributarias y fiscales para que España se consolide como un Hub de atracción de startups, reduciendo el tipo impositivo en el Impuesto de Sociedades y en el Impuesto de la Renta de los no residentes, del tipo general del 25% al 15% durante un máximo de cuatro años. Así mismo, se prevén aplazamientos de deudas tributarias", dijo la vicepresidenta y ministra de asuntos económicos.

Ahora bien, aunque para los expertos toda ley y medida fiscal que reconozca las especiales características de las startups, "que están a medio camino entre un proyecto y una empresa, es bienvenida, el demonio se esconde siempre en los detalles. Todavía no sabemos a qué se refiere la ministra con el máximo de cuatro años. No hay que olvidar que un negocio innovador de estas características nunca da beneficios en los primeros años, por lo que no debe tributar por el Impuesto de Sociedades. Esto significa que si el anteproyecto se refiere a que durante los primeros cuatro años se reduce el tipo al 15%, la medida no supondría prácticamente nada", explicaron fuentes de la Asociación Española de Startups (AES). 

De hecho, ya a día de hoy hay una rebaja al 15% en el Impuesto de Sociedades para las startups durante los dos primeros años quedan beneficios, "por lo que esperemos que estos cuatro años de máximo se refieran realmente a los cuatro primeros años en los que la empresa tenga un balance positivo y deba tributar por Sociedades", matizaron las mismas fuentes. 

Aumento de las deducciones para los inversores 

Por otro lado, prosiguió la vicepresidenta económica Nadia Calviño, "se adoptan medidas favorables a las stock options - una forma de remuneración por el trabajo frecuente en las startups que consiste en ofrecer la posibilidad a los directivos o empleados que  obtengan, con o sin coste, acciones de la empresa donde trabajan-. Se eleva el importe de la exención de 12.000 a 45.000 euros anuales en el caso de entrega de estas acciones o participaciones para el ejercicio de deducciones de compra para los trabajadores de las startups". 

Y en cuanto al fomento de la inversión, fundamental en estos modelos de negocio innovadores, que habitualmente no tienen cabida en la financiación tradicional por ser proyectos de alto riesgo, "se eleva la base máxima de deducción por inversión -para los inversores, o bussiness angels- en empresas de nueva o reciente creación de 60.000 a 100.000 euros anuales, y aumenta el tipo de reducción, que pasa del 30% al 40%", dijo Calviño. Así mismo, el periodo en el que se considerará que las empresas son de reciente creación aumenta a cinco o siete años, en función del sector al que pertenezca cada proyecto. 

En ambos casos, para los expertos, es muy importante "que el Gobierno haya hilado fino a la hora de plasmar estas medidas en el anteproyecto, ya que son procesos muy complejos, especialmente las stock options, y su buen o mal funcionamiento dependerá de cómo recoja la norma los detalles", apuntaron desde la Asociación Española de Startups.

Reducción de obstáculos administrativos e impulso del teletrabajo

En cuanto a la reducción de obstáculos en los procedimientos administrativos,  según Calviño, se eliminará la obligación de efectuar pagos fraccionados en el Impuesto de Sociedades y no residentes; y se suprimirá también  la obligación de obtener el número de identificación de extranjero para inversores no residentes. También se facilitará  "la colaboración entre startups y el resto de empresas, grandes y pequeñas, y con centros universitarios, además de favorecer la compra pública innovadora por parte de la Administración".

Por último, "el anteproyecto también crea un modelo tributario favorable para los que se conocen como nómadas digitales, personas en teletrabajo desplazadas en el territorio español. En este sentido, nuestra intención es que se les permita acogerse al impuesto sobre la renta de no residentes, relajando los requisitos para acceder a este régimen. Se prevé también un visado específico para personas que trabajan en España para una empresa extranjera, incluyendo también el sector audiovisual", concluyó Nadia Calviño. 

El Gobierno propone rebajar al 15% el impuesto de sociedades a los autónomos con nuevos negocios innovadores