Domingo. 18.11.2018

JUNTO A LOS PRESUPUESTOS

El Gobierno quiere que la cotización por ingresos reales quede aprobada en enero

Maria J. Montero, Isabel Celaá y Nadia Calviño
Maria J. Montero, Isabel Celaá y Nadia Calviño

El Gobierno quiere que el nuevo modelo de cotización de los autónomos en función de sus ingresos reales esté aprobado a principios de año y esté ligado a los Presupuestos Generales del Estado del 2019

El Gobierno quiere que la cotización por ingresos reales quede aprobada en enero

El actual modelo de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) podría sufrir un cambio radical a partir del próximo año. Fuentes del Ministerio de Hacienda han confirmado a Autónomos y Emprendedores que “la cotización por ingresos reales de los autónomos entrará en vigor con la aprobación de los Presupuestos. Generales del Estado".

Según el horizonte temporal que maneja el Gobierno, la intención es presentar el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019 “en el mes de noviembre”. Ésto implica que, de obtener el respaldo necesario por parte de Bruselas primero, y del Parlamento después, las cuentas verán la luz “a principios de año”, según las mismas fuentes. Y este es el tiempo que se da también el Gobierno para reformar la cotización de los autónomos al RETA y hacer que cada trabajador por cuenta propia pague una cuota en relación a sus ingresos reales.  

El pasado viernes, el Consejo de Ministros aprobaba el acuerdo entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Unidos Podemos cuyo punto 5.1 recoge el compromiso de “reformar, dentro de 2019, el sistema de cotización de los trabajadores autónomos para vincularlo a los ingresos reales, de manera que se garantice a los autónomos con menos ingresos una cotización más baja”.

Antes del verano,  la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos-ATA y UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), presentaron a la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Socia, Magdalena Valerio, un documento conjunto con una batería de medidas para mejorar las cotizaciones de los autónomos y ampliar su protección social. Entre las propuestas, ambas organizaciones mayoritarias presentaron una para adecuar las cuotas a los ingresos reales pero siempre preservando la voluntariedad del autónomo que seguiría eligiendo su base de cotización  

Cinco tramos de cotización para los autónomos

El modelo acordado por las dos asociaciones que representan al mayor número de autónomos de España (87%) distingue cinco tramos de cotización:  

Tramo 1

Los autónomos con ingresos netos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) abonarían una cuota a la Seguridad Social de 50 euros mensuales durante un periodo máximo de dos años, con posibilidad de acogerse a dos prórrogas sucesivas. Cada anualidad deberán acreditar (con su declaración fiscal) que sus ingresos se encuentran dentro de límite establecido.

Tramo 2

Los autónomos con rendimientos netos superiores al SMI e inferiores a 30.000 euros anuales, mantendrían su cotización actual y podrán elegir de forma voluntaria entre la base mínima y la máxima en vigor cada año. Todo ello con las excepciones, bonificaciones o reducciones actualmente existentes.

Tramo 3

Los autónomos con rendimientos netos anuales entre 30.000 y 40.000 euros, podrían elegir libremente su base pero cotizarían en términos actuales sobre una base equivalente a la base del Grupo 1 del Régimen General, que en 2018 se encuentra entre 1.199,10 y 3.803,70 euros.

Tramo 4

Los autónomos con ingresos netos anuales entre 40.000 y 60.000 euros, cotizarían por 1,5 veces la base mínima establecida cada año en el RETA. Al igual que en el caso anterior también elegirían cada año entra la base mínima y la máxima.

Tramo 5

Los autónomos con rentas netas anuales superiores a 60.000 euros podrán elegir la base por la que cotizarán cada año, pero tendrán obligación de regularizar su base al equivalente a dos veces la base mínima que se acuerde para el RETA.

Las regularizaciones para los tres últimos tramos se realizarán una vez finalice del ejercicio fiscal del año previo, lo que permitirá conocer el rendimiento neto obtenido por los autónomos en dicho ejercicio (el del año anterior). Esto es el 30 de junio de cada ejercicio.

En relación al millón de autónomos societarios, la propuesta pasa porque sea la empresa quien abone las cotizaciones, que se calcularán en función de la retribución que se perciba. Esta medida incrementaría la recaudación del RETA entre 1.500 y 2.000 millones de euros según los cálculos de ATA.

El Gobierno quiere que la cotización por ingresos reales quede aprobada en enero