domingo. 09.05.2021

UNA DE LAS 9 REFORMAS DEL SISTEMA ENVIADA A BRUSELAS

El Gobierno quiere introducir un nuevo indicador en el sistema de pensiones

jubilacion-autonomos-pensiones

En la reforma del sistema de pensiones enviada a Bruselas, el Gobierno introduce un "nuevo indicador" de las pensiones que "podría disminuir la prestación", según los expertos. Aunque falta saber su verdadero impacto.

El Gobierno quiere introducir un nuevo indicador en el sistema de pensiones

La Seguridad Social quiere introducir un nuevo "mecanismo" o "instrumento" en virtud del cual "se revisará periódicamente" todo el sistema de pensiones teniendo en cuenta "la demografía y el equilibrio entre la población ocupada y la población pensionista". Se trataría de utilizar otros "indicadores complementarios" aparte del factor de sostenibilidad, que introdujo el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013, basado en la evolución de la esperanza de vida de la población y que granjeó en aquel momento las críticas de la oposición socialista y de miles de pensionistas.

El anterior gobierno del PP introdujo hace ocho años una serie de factores para intentar mejorar la sostenibilidad del sistema público de pensiones que fue rechazado por el actual partido en el Gobierno. Este sistema establecía, por un lado, un mecanismo de revalorización de las pensiones en el que se preveía una subida mínima del 0,25% anual y, por otro, el índice corrector de las pensiones en función de la evolución de la esperanza de vida (el llamado factor de sostenibilidad).

Y ahora, en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: Reformas en el ámbito laboral y de pensiones, que acaba de enviar el Gobierno a Bruselas, se vuelve a hablar de la necesidad de actuar para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones en donde se critica de nuevo la reforma de Rajoy, porque "introducía un coeficiente reductor automático de las pensiones" y sin embargo afirma que, para lograr esta sostenibilidad, es necesario "incorporar, junto a la evolución de la esperanza de vida, otros indicadores complementarios que en conjunto ofrezcan una imagen más fidedigna del desafío que para el sistema supone el envejecimiento de la población". Así se refleja en el punto cinco de las nueve reformas que recoge el documento enviado a Bruselas en materia de pensiones y al que este diario ha tenido acceso.

De este texto se desprende que la Seguridad Social, va a articular además del coeficiente de Rajoy sobre la esperanza de vida, un "nuevo mecanismo", "un nuevo instrumento", "otros indicadores", que presumiblemente afectarán a la cuantía de las pensiones y que estarían relacionados con "la demografía", con "la dimensión intergeneracional del sistema de pensiones". Todo ello, teniendo en cuenta "la carga excepcional que para su equilibrio va a suponer la jubilación de la generación del baby boom". Es decir se intentará buscar un "equilibrio entre población ocupada (la que paga las cotizaciones) y la población pensionista (que percibe las prestaciones)".

Aunque el texto enviado a Bruselas no especifica como será este nuevo indicador y cómo repercutirá en las prestaciones de los jubilados, el asesor económico de la Unión de Jubilados y Pensionistas de la UGT, Joseba Angula, piensa que el Gobierno busca recuperar el factor de sostenibilidad de Rajoy, pero aplicarlo de forma diferente al cálculo de las pensiones. A su juicio se trata de un cambio que puede ser "peligroso" como lo era el que quería aplicar el PP. Y se pregunta “qué pasaría con una persona con una esperanza de vida muy alta, de 95 años, que muere por un accidente a los 73. ¿La parte de pensión que se ha dejado de cobrar por ese coeficiente de corrector se la darían a mi hijos o qué haría el Gobierno con ella?”.

Angula criticó que “no se concreta cómo va a ser. Se habla de ‘otros indicadores complementarios’, aparte del de la esperanza de vida, pero en ningún momento se especifica cuáles. Por lo que no podemos realizar una valoración clara de la medida”.

Cambiar la base máxima de cotización del sistema

La última y novena reforma del Ejecutivo enviada a Bruselas es la “adecuación de la base máxima de cotización del sistema”. Es uno de los puntos de más complicado entendimiento por su enrevesada redacción. Cuesta saber cuáles son las intenciones de la Seguridad Social respecto a la pensión máxima más allá de una frase clara donde se dice textualmente que se va a modificar y con la explicación de que el sistema requiere una adecuación gradual de las bases de cotización máximas. 

Sí, hay un aumento de los años de cotización

Uno de los puntos que más revuelo ha causado en los últimos días es el aumento de los años de cotización para el cálculo de la pensión. Especialmente, la posibilidad de aumentar hasta los 35 años dicho periodo. Una cuestión sobre la que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, se mostró muy disgustado este miércoles en una entrevista en Onda Cero. Llegó, incluso, a negar que se esté planeando la subida nombrada.

Sin embargo, El País hizo público este jueves un ficha incluida en uno de los dos borradores que envió el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones a la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos (CDGAE), y en la que se recoge la ampliación hasta los 35 años. En concreto, según el periódico, el Ejecutivo “plantea ampliar el periodo de cómputo para el cálculo de la base reguladora de la pensión de jubilación, pasando de los 25 últimos años de referencia en 2022 hasta un máximo de 35 años de manera progresiva”.

Se trata a su vez de la cuarta reforma que contempla ‘Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: Reformas en el Ámbito Laboral y de Pensiones’. Y que, a diferencia del texto enviado a CDGAE, no especifica el número de años que se puede elevar al cálculo de la pensión. Simplemente establece que “se plantea amplia y adecuar a la realidad actual de las carreras profesionales el periodo de cómputo para el cálculo de la base reguladora de la pensión de jubilación contemplando la posibilidad de elección de los años a integrar en la base reguladora”.

La “posibilidad de ampliar el periodo de cálculo de la pensión” que contempla el Gobierno permitiría a los contribuyente “descartar los años en los que apareciera este perjuicio” y solucionar el problema para aquellos que sufren lagunas de cotización .

Beneficios para los negocios que contraten personas mayores

Una de las intenciones que persigue el ministro Escrivá y que tal vez más veces ha comentado es su apuesta por penalizar la jubilación anticipada e incentivar la moderada. De hecho, esta es la reforma número tres del Plan enviado a Bruselas y que busca “aproximar la edad efectiva de jubilación a la edad legalmente establecida”.

Para conseguir el Gobierno recoge dos propuesta. Por un lado, “retrasar la edad de jubilación y crear incentivos para ello. Se hace preciso realizar cambios en el sistema de coeficientes reductores de la jubilación anticipada para eliminar distorsiones”. Y, por otro lado, “establecer beneficios para las empresas que mantengan a estos trabajadores mayores y se fomentará su capacitación permanente para mejorar su empleabilidad”.

El complemento de maternidad ahora también para los padres

La reforma número siete pretende eliminar una situación “discriminatorio para los hombres al reconocerse exclusivamente a la mujeres”. Se trata del complemente a la maternidad que se lleva aplicando desde 2016 y que sólo disfrutan la madres. El texto justifica el cambio en la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 12 de diciembre de 2019.

El Ejecutivo quiere llevar a cabo una “reconfiguración” del complemento para “identificar cuál de los dos progenitores se vio más perjudicado en su carrera contributiva por el nacimiento de cada uno de los hijos, previéndose que en caso de no existir un progenitor particularmente perjudicado se reconozca el complemento a la madre”.

El Gobierno quiere introducir un nuevo indicador en el sistema de pensiones