domingo. 19.09.2021

LAS CCAA COMPROBARÁN SI DESTINAN BIEN LOS FONDOS

Hacienda vigilará si los autónomos que solicitan las ayudas directas cumplen con la caída de ingresos

consejo-ministros-extraordinario-calvño-autonomos
Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital

Hacienda vigilará que los autónomos que soliciten las ayudas directas cumplan con el requisito de la caída de ingresos. Las CCAA se encargarán de comprobar a qué se destinan los fondos.

Hacienda vigilará si los autónomos que solicitan las ayudas directas cumplen con la caída de ingresos

Los autónomos que soliciten las ayudas directas que aprobó el pasado viernes el Gobierno deben asegurarse de cumplir con el requisito de la caída de facturación en sus negocios. La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, explicó que sólo aquellos trabajadores por cuenta propia que demuestren que sus ingresos en 2020 cayeron más de un 30% respecto al 2019, podrán solicitar y recibir la subvención a fondo perdido que el Ejecutivo estima empezar a conceder en un plazo máximo de 40 días.

Fuentes oficiales del Ministerio de Economía aseguraron que Hacienda "certificará y vigilará las caídas de facturación que acrediten todos los solicitantes de las ayudas directas", puesto que ese es "su papel". Los autónomos deberán acreditar a través del conjunto de sus declaraciones trimestrales de IVA, que el volumen de sus operaciones del año pasado ha caído por encima de un 30% con respecto al año anterior. Un porcentaje que "se acerca bastante a la realidad de caídas de ingresos que han vivido los autónomos de prácticamente todos los sectores productivos", señaló Juan Ramos, abogado en el despacho Rodríguez Albarrán Abogados.

El Real Decreto Ley 5/2021 de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial que recoge las esperadas ayudas directas para los autónomos, incluye además la ampliación de la moratoria concursal, medidas dirigidas a la reestructuración de los préstamos del ICO y una recapitalización de los pequeños negocios. No obstante, ha sido necesario esperar a la publicación en el Boletín Oficial el Estado (BOE) de la norma para conocer al detalle los requisitos que el Ejecutivo exigirá a los profesionales para poder acogerse.

La facturación es un dato “objetivo y fácil de comprobar” para Hacienda

Si bien es cierto que, según los expertos, son muchos los trabajadores por cuenta propia que van a cumplir con el requisito de la caída de ingresos para poder solicitar las ayudas directas, "no sería de extrañar" que algunos autónomos que no lleguen a ese porcentaje intenten acceder también a la subvención. Hay muchos profesionales que han experimentado grandes pérdidas en sus ingresos de hasta un 25% o un 28%, pero que, al no llegar al límite estipulado por el Ejecutivo, van a quedarse fuera de las ayudas a pesar de que también las necesiten. Muchos se verán excluidos quizá por un par de décimas.  

Por ello, los gestores advierten que "la facturación, al ser un dato objetivo, es algo muy fácil de comprobar por la Agencia Tributaria. Aunque Hacienda pueda llegar a conceder esta subvención a los autónomos sin comprobar previamente todos los requisitos, cuando lo hagan, aquellos que lo hayan solicitado sin cumplir con ese 30% tendrán que devolver la ayuda de forma íntegra", explicó Ramos.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar las ayudas directas?

En principio, podrán acceder a estas ayudas los autónomos que estén dados de alta en el IAE en algunos de los 95 epígrafes del CNAE publicados en el decreto, aunque el Gobierno quizá amplíe su número a los sectores que han quedado excluidos a pesar de haber sido víctimas de la crisis. También será necesario que y su volumen de operaciones anual declarado o comprobado por la Administración, en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) o tributo indirecto equivalente en 2020 haya caído más de un 30% con respecto a 2019. Es decir, los autónomos tendrán que demostrar que en el conjunto de sus declaraciones trimestrales de IVA de 2020 declararon, como mínimo, un 30% menos que en el año anterior. Asimismo, como con cualquier otra subvención, los trabajadores por cuenta propia deberán también:

  • Hallarse al corriente de pago de obligaciones por reintegro de subvenciones y ayudas públicas.
  • Hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social.

Por último, al parecer, la condición de viabilidad a la que lleva tiempo refiriéndose el Gobierno para acceder a estas ayudas podría consistir en que: 

  • En la declaración del IRPF correspondiente a 2019 no se haya declarado un resultado neto negativo por las actividades económicas en las que hubiera aplicado el método de estimación directa. 
  • La concesión de estas ayudas estará ligada al mantenimiento de la actividad hasta junio de 2022

Además, con independencia de su caída de facturación, también podrán acceder automáticamente a las ayudas específicamente previstas para ellos, los autónomos que tributan en módulos y además se encuentren en alguno de los 95 epígrafes publicados en el Real Decreto Ley 5/2021. 

Las CCAA comprobarán a qué destinan los autónomos las ayudas

Una vez que la Agencia Tributaria haya comprobado que los autónomos solicitantes cumplan con los requisitos, serán las comunidades autónomas las encargadas de investigar el destino al que los autónomos dirigen los fondos. Las nuevas ayudas del Gobierno son finalistas, lo que significa que los trabajadores por cuenta propia no podrán destinarlas a cualquier concepto, sino tan sólo a los que están expresamente recogidos por la norma.

Según anunció Calviño, "con cargo a esta línea, las comunidades autónomas podrán ceder ayudas no reembolsables y de carácter finalista", a sus autónomos. En principio, y a la espera de que se concreten los destinos a los que se podrán dirigir estas subvenciones-, la ministra avanzó que cubrirán "las deudas contraídas desde marzo de 2020, facturas con proveedores, gastos fijos, deudas financieras y no financieras o suministros energéticos". Y serán los Gobiernos autonómicos los encargados de "comprobar el buen uso de estos fondos. Estamos usando dinero público, por lo que se investigará que se usa para lo que está establecido", aseguraron fuentes oficiales del Ministerio de Economía.

Ayudas directas para cubrir las deudas y gastos fijos del último año

Así pues, las subvenciones podrán destinarse a cubrir la deuda que tengan los trabajadores por cuenta propia y realizar pagos a proveedores y otros acreedores, financieros y no financieros, así como los costes fijos incurridos por los autónomos y empresas considerados elegibles, siempre y cuando éstos se hayan devengado entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de mayo de 2021 y procedan de contratos anteriores a la entrada en vigor de este Real Decreto-ley.

Además, en primer lugar se deberán satisfacer los pagos a proveedores, por orden de antigüedad y, si procede, se reducirá el nominal de la deuda bancaria, primando la reducción del nominal de la deuda con aval público (los préstamos ICO).

Hacienda vigilará si los autónomos que solicitan las ayudas directas cumplen con la caída de ingresos