jueves. 26.11.2020

ATA DENUNCIA QUE SE LES DENIEGA LA PRESTACIÓN

Indignación entre los autónomos hosteleros por no poder acceder al cese de actividad a pesar de estar cerrados

ATA denunció que las mutuas están denegando la prestación extraordinaria por cese de actividad a los autónomos hosteleros porque, a pesar de que su comunidad no les deje servir al cliente, sí les permite repartir a domicilio.
Indignación entre los autónomos hosteleros por no poder acceder al cese de actividad a pesar de estar cerrados

El Gobierno reestableció el pasado 30 de septiembre una de las ayudas más importantes que se pusieron en marcha a raíz de la pandemia y que permitieron mantener a flote a miles de autónomos durante los peores meses de la crisis: la prestación por cese de actividad extraordinario.

Hasta el próximo 31 de enero, los autónomos que se vean obligados a cerrar su negocio por decreto podrán acceder automáticamente a una ayuda de unos 480 euros, acompañada de una exoneración de cuotas a la Seguridad Social, mientras duren las restricciones que le obligaron a bajar la `persiana. Sin embargo, la letra pequeña del Real Decreto-ley 30/2020, que regula ésta prestación, ha terminado por dejar fuera de las ayudas extraordinarias a uno de los colectivos más afectados por la pandemia, los hosteleros. 

Miles de autónomos que componen este sector y se encuentran en alguna de las varias comunidades autónomas que han impuesto restricciones a la actividad de los establecimientos de hostelería han intentado acceder a la prestación extraordinaria y han terminado recibiendo la negativa por parte de su mutua. 

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, denunció que se esté denegando la prestación extraordinaria por suspensión de actividad a hosteleros que están cerrando sus negocios por las medidas restrictivas para frenar la pandemia en algunas comunidades autónomas. Aunque la decisión se adapta a la ley, "ese no es el espíritu con el que se negoció esta ayuda", explicó Amor a Europapress.

Se les deniega el acceso porque pueden repartir a domicilio

Los autónomos al frente de bares y restaurantes se han quedado fuera de la prestación por cese de actividad extraordinario dirigida a negocios que hayan tenido que cerrar por decreto. A pesar de que las autoridades sanitarias de varias comunidades autónomas han obligado a bajar la persiana a estos establecimientos, los trabajadores por cuenta propia no pueden acceder ya que, en realidad, no se les ha prohibido prestar todos los servicios: todavía pueden repartir a domicilio. 

Quieran o no quieran estos autónomos repartir a domicilio, según denunció el presidente de ATA, la Seguridad Social les deniega la prestación excusándose en que, a pesar de que se ha suspendido su actividad y no pueden desarrollarla -en algunas comunidades ni siquiera en la terraza- la autoridad sí que les da la posibilidad de repartir a domicilio y, por tanto, la suspensión no es total, como pide la norma.  

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, explicó a Europapress que "esto es tan incongruente como si mañana una comunidad autónoma cierra todo el comercio y tampoco se puede dar la prestación por cese de actividad extraordinaria a los autónomos de este sector porque está permitido el comercio electrónico".

Muchos quedan fuera de la prestación sin repartir a domicilio

Si bien la Seguridad Social no excluye a este colectivo explícitamente de la prestación, en lo que se fijan las mutuas a la hora de admitir o no el acceso de los trabajadores por cuenta propia al cese de actividad es en la ley. 

Concretamente, en el Real Decreto 30/2020, cuyo artículo 13 especifica que esta prestación por cese de actividad extraordinario es "para los trabajadores autónomos afectados por una suspensión temporal de toda la actividad como consecuencia de resolución de la autoridad competente como medida de contención de la propagación del virus COVID-19"

Ahora bien, algunos autónomos denuncian que, si bien es cierto que algunos hosteleros sí se benefician del reparto a domicilio, otros no pueden porque no cuentan con la infraestructura necesaria o porque el producto que ofrecen no está hecho para ser transportado

La mayoría tampoco pueden acceder a las demás prestaciones

Por otro lado, aunque el Gobierno también puso en marcha otras prestaciones por cese de actividad, que sí son compatibles con la actividad -la POECATA-, lo cierto es que la mayor parte de los hosteleros no cumplirían los requisitos para acceder a ella. 

La extensión de la prestación ordinaria extraordinaria por cese de actividad va dirigida a aquellos negocios que, a raíz de la crisis, presenten unas caídas superiores al 75% de su facturación en el cuarto trimestre respecto al mismo periodo del año anterior y que no superen en el conjunto de este trimestre los 5.818,75 euros de rendimientos netos. 

Según los expertos consultados, estos umbrales serían casi inasumibles para cualquier establecimiento de restauración que haya abierto o pretenda abrir durante este trimestre. 

Indignación entre los autónomos hosteleros por no poder acceder al cese de actividad a pesar de estar cerrados