viernes. 30.10.2020

SE LES EXCLUIRÍA POR NO ESTAR VINCULADOS AL TURISMO

Indignación entre los autónomos que pueden quedar fuera de los ERTE

Indignación entre los autónomos que pueden quedar fuera de los ERTE
El Gobierno planteó excluir de la nueva extensión de los ERTE a todos aquellos sectores que no estén vinculados al turismo. Miles de comerciantes, hosteleros o transportistas quedarían fuera.
Indignación entre los autónomos que pueden quedar fuera de los ERTE

Se avecina una semana clave para el futuro de miles de negocios y para los más de 770.000 empleados que todavía siguen acogidos a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Continúan las negociaciones entre el Ministerio de Trabajo, la patronal y los sindicatos, que coinciden en la necesidad de extender esta medida pero todavía siguen en desacuerdo en algunas condiciones que se incluyeron en el último borrador.

Los ERTEs dejarán de estar en vigor oficialmente el próximo 30 de septiembre. Sin embargo, hay dos puntos principales que impiden alcanzar un acuerdo: la fecha de extensión y las actividades que se incluirían en la nueva prórroga. Esto último es lo que más estaría preocupando a la patronal de empresarios CEOE ya que, con el planteamiento que puso el Ministerio de Trabajo sobre la mesa, podrían quedar fuera de la nueva prórroga más de dos tercios de los trabajadores que actualmente están acogidos a esta medida y, posiblemente, sigan necesitándola hasta bien entrado 2021

Sólo dos de los diez sectores más afectados podrían seguir en ERTE

Según fuentes cercanas a la negociación, la voluntad del Gobierno es limitar al máximo el número de negocios acogidos al ERTE y, esto, pasaría por excluir a todas aquellas actividades que no estén vinculadas al turismo. Si el Ejecutivo no cediera, esta condición podría dejar desprotegidos a sectores tan importantes para la economía española como son la hostelería y el comercio. 

Estas dos actividades no sólo concentran buena parte de la riqueza y empleo en España, sino que además, son también dos de los cinco sectores con mayor número de trabajadores acogidos al ERTE. Según las ultimas cifras del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, publicadas a cierre de agosto, los diez sectores que estaban haciendo un mayor uso de los expedientes serían: servicios de comida y bebida ; servicios de alojamiento; comercio al por menor; comercio al por mayor; educación; actividades deportivas y de entretenimiento; actividades de agencias de viaje y operadores turísticos; transporte terrestre; y otros servicios personales

Resulta llamativo que, de esta lista, si finalmente saliera adelante la propuesta del Gobierno, sólo se incluirían en la prórroga a dos de los diez sectores con más trabajadores acogidos al ERTE: servicios de alojamiento y agencias de viaje y operadores turísticos. Con las condiciones que plantea Trabajo, algunos de los principales sectores como la hostelería -con casi 150.000 empleados en ERTE a finales de agosto-, comercio al por menor y al por mayor - que suman más de 120.000 empleados acogidos al expediente- o transporte terrestre - más de 25.200- se quedarían sin posibilidad de acogerse a esta medida a partir del próximo 30 de septiembre. 

Indignación entre los sectores que podrían quedar excluidos 

La mayoría de los negocios de los sectores más afectados por la pandemia, y que han necesitado los ERTE  durante los últimos meses para salir adelante, podrían quedar desprotegidos en apenas nueve días. Sin posibilidad de acogerse a los expedientes por fuerza mayor, la mayoría de ellos - y especialmente el comercio y la hostelería- prevén una oleada de cierres y despidos.

Por eso, desde las principales asociaciones representativas de estos sectores expresaron la sorpresa e indignación que les genera el hecho de que que se limiten los expedientes tan sólo a los negocios vinculados al turismo, siendo que miles de autónomos y empresarios del comercio, la hostelería, el ocio nocturno o el transporte no están relacionados en muchos casos a este sector pero pueden estar igual o más afectados por la crisis que un hotel, una aerolínea o una agencia de viajes. 

Miles de bares y restaurantes no podrán sobrevivir sin ERTEs

La mayoría de bares y restaurantes volvieron a abrir sus puertas tras el confinamiento. Sin embargo, para la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE), esto no significa que el sector se haya recuperado. "Al contrario, muchos autónomos que abrieron lo hicieron a pérdidas y están aguantando el negocio como pueden: gracias al ERTE, a la financiación y a los pocos clientes que mantienen. Ni tienen suficiente actividad, ni pueden permitirse ahora mismo recuperar a sus trabajadores por varios motivos, como el teletrabajo y las restricciones a las actividades", explicó Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España. 

Excluir a la hostelería de los ERTEs significaría dejar desprotegidos a más de 100.000 empleados y a miles de autónomos y microempresas. Según aseguran desde CEHE, actualmente, el planteamiento que hace el Gobierno es que los bares y restaurantes no puedan beneficiarse de la prórroga de los ERTE. Y, "si la premisa es proteger a a los negocios vinculados al turismo, el Gobierno ya lo estaría incumpliendo porque es imposible separar hostelería y turismo", dijo Emilio Gallego. 

Pero, además, desde el sector hostelero tampoco entienden la voluntad de limitar esta medida a un sector, porque los negocios no sólo se están viendo afectados por las restricciones a la llegada de visitantes a nuestro país. "En el caso de los bares y los restaurantes puede estar igual de afectado un negocio que vive de los menús diarios de empleados que ahora están trabajando desde casa que uno que vive del turismo. También las restricciones en horarios o en el uso de las terrazas han generado caídas de la actividad que tampoco se han tenido en cuenta en el actual borrador", apuntó el secretario general de CEHE. 

Por eso, desde el sector instan al Gobierno a que se permita a todos los bares y restaurantes afectados de uno u otro modo por la crisis acogerse a la nueva prórroga de los ERTE, "puedan demostrar o no su vinculación al turismo. Si no se incluye a la hostelería en la extensión,  viviremos un verdadero holocausto de empresas, con miles de negocios que cerrarán para siempre y una oleada de empleados que perderán su puesto de trabajo", advirtió Emilio Gallego.

El ocio nocturno quedaría "arruinado" sin los expedientes

Si la hostelería en general se encuentra en una situación crítica, todavía peor son las circunstancias en las que se encuentran los negocios del ocio nocturno. Se trata de un sector que tiene restringida la apertura y que, sin embargo y con el actual planteamiento del Ministerio de Trabajo, podría quedar excluido de la prórroga de los ERTEs.

Según datos que maneja la patronal España de Noche, en estos momentos, el 24,95% de los locales del sector, un total de 6.237, ya han cerrado y, de aquí a finales de año, los empresarios estiman que se pueden destruir 90.000 empleos y "arruinar" al 69,29% de las pymes del sector del ocio y los espectáculos.

“Nos enfrentamos a una cuenta atrás con las posiciones negociadoras enquistadas que impiden a las empresas tomar decisiones y debilitan y agravan, de forma innecesaria, la situación de las pymes y la inquietud de los trabajadores", denunció Ramón Mas, presidente de España de Noche.

De hecho, Mas insistió en que, a falta de ocho días para que finalice el plazo de la vigencia de los ERTE, el ocio, la hostelería y los espectáculos siguen sin tener claras las condiciones de la ampliación ni qué tipo de negocios  dentro del sector se beneficiarán y cuáles quedarán desprotegidas. 

Todo ello teniendo en cuenta que el 88,7% de los pequeños negocios del sector permanecen cerrados y el 69,2% tienen a sus trabajadores afectados por un ERTE. Por ello, la asociación representativa del ocio nocturno  pide concreción y claridad al respecto; al tiempo que reclama el 100% de las prestaciones sociales para los trabajadores y un 100 % de las bonificaciones de las cotizaciones sociales para las empresas.

“No podemos estar regateando permanentemente con los ERTE. Ahora también es momento de activar un plan de rescate para los locales del ocio que amplíe los plazos de amortización de los créditos del ICO, bonificar al 100% las cotizaciones de la Seguridad Social de los trabajadores que permanecen en los ERTE, suprimir la cuota de los autónomos que desarrollan su actividad en el sector del ocio, la hostelería y los espectáculos o activar, urgentemente, ayudas económicas directas para el pago de los alquileres después de 6 meses de cierre”, añadió el presidente de la patronal.

Quedarse sin ERTEs "sería la puntilla" para miles de comerciantes

El comercio es un sector que venía debilitado de antes de la pandemia y que, ahora, en plena crisis económica prevé una oleada de cierres antes de final de año. Sin contar el comercio al por mayor, los comerciantes al frente de negocios a pie de calle sumaron a finales de agosto más de 60.000 trabajadores acogidos al ERTE. 

Si finalmente el Gobierno vinculara los ERTE al turismo, "podría ser la puntilla para miles de comerciantes que, aún estando en zonas turísticas, no podrán acreditar que su facturación, en realidad, depende del turismo. Imagina una pequeña carnicería en un barrio de Palma de Mallorca. Difícilmente podrá justificar su caída de la actividad vinculándola a la caída del turismo en la isla, porque pocos turistas compran carne en vacaciones. Sin embargo, este comercio va a estar, con total seguridad, muy afectado porque el turismo dinamiza la actividad comercial en todo el territorio y mucha gente que no vive de los turistas, sí vive del negocio que generan los turistas en otras actividades", explicó Carlos Moreno, portavoz de la Confederación Española del Comercio (CE).

Por eso, el sector recibió con sorpresa la última propuesta del Gobierno con la que miles de ferreterías, tiendas de ropa o comercios de alimentación quedarían excluidos del ERTE a partir del 30 de septiembre. Siendo que, según cifras de la CEC, uno de cada tres empleados del sector se encuentran acogidos a un ERTE. 

En el caso de que "el Gobierno no rectifique e incluye al comercio, por su peso en la economía y por su situación crítica, en la prórroga, miles de autónomos y sus empleados se quedarán sin un medio de vida. Ahora mismo, el Ejecutivo está dando sólo dos opciones a los comerciantes que necesitan el ERTE: cerrar o despedir a sus trabajadores. Y, en realidad, la última significaría también cerrar, porque para despedir tendrían que incumplir la clausula de salvaguarda del empleo y generarían deudas inasumibles", advirtió el portavoz de la CEC.

Desde la organización representativa del sector quisieron recordar que otros países, como Alemania o Italia, han extendido los ERTEs para todos los negocios hasta verano o incluso diciembre del año que viene " y aquí cada tres meses estamos en negociación. Con incertidumbre y con nuevos planteamientos que excluyen a sectores vitales para la economía, como son el comercio, la hostelería o el transporte", añadió Carlos Moreno. 

Miles de transportistas quedarán fuera del ERTE con grandes caídas de actividad

Precisamente el transporte es otro de los sectores que más trabajadores tienen acogidos al ERTE y que, sin embargo, tampoco podría beneficiarse de la extensión de los expedientes a partir de octubre, si las condiciones siguieran siendo las actuales.

El problema del transporte es similar al del comercio: "hay muchos subsectores dentro del sector del transporte terrestre y algunos continúan muy afectados. Especialmente aquellos que se dedican al transporte urbano de mercancías, que transportan el género, principalmente, para los restaurantes y cafeterías. El problema es que si estos negocios no funcionan, tampoco tendrán actividad sus proveedores transportistas y, por tanto, no podrán mantener a toda su plantilla", explicó Victor González, presidente de la Federación Nacional del Transporte por Carretera (FETRANSA).

Para González, el Gobierno "está cometiendo un error al excluir de manera genérica a varios sectores como el transporte de mercancías. Eso significa excluir a miles de autónomos que todavía están muy lejos de recuperar su volumen de trabajo porque muchas empresas para las que trabajan están cerradas, o han reducido mucho su producción".

Es el caso de algunos subsectores como el de los "portacoches, que vienen de sufrir mucho durante el confinamiento y que siguen con niveles de actividad muy reducidos. En Valencia, por ejemplo, hablan de que podría haber un ERE en la Ford que alcanzará a 1.400 operarios. Esto significa que bajará mucho la producción de esta empresa, pero también el trabajo que le da a sus proveedores, autónomos y microempresas. Éstos tendrán menos trabajo y necesitarán a muchos menos empleados para transportar la mercancía", comentó González.

Y no sólo el transporte de mercancías necesita de estos expedientes. Los negocios que se dedican a transportar viajeros podrían quedar también excluidos de la nueva prórroga dependiendo de cómo se articulen las condiciones. Se trata de una actividad que emplea a más de 40.000 personas y reúne a miles de pequeños negocios. 

Por eso, desde  las asociaciones de transportistas Anetra (Asociación Nacional de Empresarios de Transportes en Autocares), FEBT (Federación Empresarial Balear de Transportes), Fedintra (Federación Independiente de Transportistas de Andalucía) y Direbús, trasladaron al Gobierno a principios de mes la necesidad de extender los ERTEs e incluir a estos negocios en la prórroga, ya que todavía se encuentran en una "situación crítica".

Los agentes comerciales piden que acceder al ERTE y también al cese de actividad

Otra de las muchas actividades que podrían verse afectadas por las nuevas condiciones planteadas en la futura extensión de los ERTE serían los agentes comerciales. Se trata de un colectivo de trabajadores por cuenta propia que da empleo directo a 300.000 personas y que necesitará tanto de los ERTE por fuerza mayor como de la prestación por cese de actividad para poder salir adelante.

De hecho, el presidente del Consejo General de Colegios de Agentes Comerciales de España (CGAC), Francisco Manuel Maestre, instó al Gobierno a que acompañe de nuevo "las medidas sanitarias de contención con medidas económicas que permitan aliviar el impacto económico que siguen sufriendo los Agentes Comerciales a raíz de la pandemia".
 
Entre estas medidas, para el presidente de CGAC debería contemplarse "la prórroga de la prestación extraordinaria por cese o reducción de la actividad, así como bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social, hasta el 31 de diciembre, que fue lo que solicitamos desde un principio. Y, por supuesto, también es necesario arbitrar la prórroga de los ERTEs para todos aquellos autónomos del sector con trabajadores a su cargo". 

 

Indignación entre los autónomos que pueden quedar fuera de los ERTE