viernes. 15.01.2021

LAS MULTAS PUEDEN SUPERAR LOS 40.000 EUROS

Inquietud por el aumento de las inspecciones para verificar si los negocios cumplen las medidas sanitarias

Los inspectores de Trabajo han ampliado sus competencias y ahora se encargan también de comprobar si los autónomos cumplen con las nuevas medidas de prevención de riesgos laborales por el Covid-19. Los expertos advierten que están aumentando estas visitas y el sector de los talleres confirma este incremento.

Inquietud por el aumento de las inspecciones para verificar si los negocios cumplen las medidas sanitarias

Desde julio, los inspectores de Trabajo están autorizados a revisar si los negocios están cumpliendo con las medidas sanitarias y de prevención de contagio obligatorias a raíz de la Covid-19. Un aumento de sus competencias que está empezando a percibirse especialmente en estos últimos meses. De hecho, las consultorías especializadas en este ámbito alertan de una intensificación de las actuaciones inspectoras en materia de prevención de riesgos laborales por la Covid-19 en los negocios. Los talleres de reparación de automóviles, por ejemplo, han comprobado en su sector que se han incrementado estas inspecciones.

“Este tipo de inspecciones centradas en el cumplimiento de las medidas de prevención contra el virus se han incrementado mucho en los últimos meses”, aseguró Xavier Pladevall, CEO de la empresa especializada en prevención de riesgos laborales Acció Preventiva. Según explicó Pladevall, “desde que se amplió las competencia de los inspectores de Trabajo en verano, éstos han estado pendientes de que los negocios cumplan con los nuevos requisitos. Pero ha sido ahora cuando se ha dejado de teletrabajar, y se ha empezado a pasar ocho horas en la oficina. Por ello, hay cada vez más visitas”.

Las medidas de prevención de contagio de la Covid-19 no dejan de ser obligaciones sanitarias que deben implementar los autónomos pero que formarían parte de la labor de comprobación que realizan los Inspectores de Sanidad. Sin embargo, el Criterio Técnico 103/2020 publicado el pasado mes de julio, abrió las competencias y permitió a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social revisar el cumplimiento de dichas medidas de prevención e higiene para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19 en los centros de trabajo. “Era algo lógico, porque los lugares de trabajo son un foco importante de propagación del virus”, apuntó Pladevall.

¿Qué se busca en estas inspecciones?

Los inspectores de Trabajo, ahora encargados también de vigilar el cumplimiento de la prevención de riesgos laborales en materia sanitaria, buscan verificar que los negocios y sus trabajadores hayan adaptado sus actividades a las nuevas ordenanzas en materia higiénico-sanitaria. Esto es, que hayan seguido las guías y recomendaciones en materia de prevención de riesgos laborales para su sectores.

Según el CEO de la empresa de Acció Preventiva, Xavier Pladevall, lo primero que buscan son que tenga implementadas medidas cautelares, como el uso obligatorio de mascarillas o el gel hidroalcohólico. “También que tengan un plan de contingencia adecuado a la realidad de su empresa y de los empleados”, puntualizó.

Otro de los aspectos en los que se suelen centrar es en que los trabajadores a cargo del autónomo estén correctamente informados sobre la Covid-19. Aquí Pladevall detalló que no sólo es importante que los empleados conozcan en qué consiste la enfermedad y cómo se puede detectar, sino también cuáles son los pasos que deben de seguir cuando detecten que puede haber un posible positivo.

“Esto es muy importante, especialmente en los mandos intermedios. Por ejemplo, en un restaurante, un encargado de cocina debe saber qué hacer cuando uno de sus pinches diga que no tiene olfato, ya que la pérdida de gusto y olfato es uno de los efectos secundarios del coronavirus”, dijo el experto. Pladevall resumió que la clave está en que tanto el autónomo como su plantilla sepan actuar con rapidez cuando se produzca cualquier contacto de riesgo en el negocio.

Los expertos advierten de la dureza de las visitas 

Uno de los aspectos que más incidió Pladevall fue en la intensidad de las actuaciones inspectoras. Según afirmó, “los inspectores van a saco y las multas pueden llegar a ser muy altas".

El Real Decreto-Ley 21/2020, de 9 de junio establece que no cumplir con las normas sanitarias en un negocio es considerado una infracción "grave". Algunas de estos incumplimiento podrían ser: no proporcionar agua y jabón o geles hidroalcohólicos a empleados y clientes, también no adaptar las condiciones de trabajo organizando turnos y garantizando la distancia interpersonal de metro y medio entre los trabajadores. Y no cumplir con las restricciones de aforo y adoptar medidas para evitar aglomeraciones en los centros de trabajo durante las franjas horarias en las que se podría prever mayor afluencia.

Multas de entre 2.000 euros y 40.985 euros 

Se trata de infracciones que pueden acabar en una sanción que oscila entre un mínimo de 2.000 euros y un máximo de 40.985 euros. “Ahora bien, estas multas se aplican en primera instancia. Es decir, cuando el inspector realiza la visita y ve que no se han cumplido, pero la sanción puede ser mucho mayor cuando, por ejemplo, se produce un brote dentro del negocio”, apuntó Pladevall.

Este experto aseguró que conoce negocios que estaban haciendo frente a multas de hasta 600.000 euros porque se había contagiado el 25% de su plantilla. Según explicó, el aumento del importe se debe a que, el empresario, aparte de no haber cumplido con la prevención de riesgos laborales, cometió un delito contra la Salud Pública.

Los talleres de Madrid alertan también de estas inspecciones

Desde la Asociación De Talleres De Madrid (Asetra) están alertando a sus asociados de un incremento de las inspecciones en materia de Prevención de Riesgos. Nuria Álvarez, directora de relaciones institucionales de la Federación Española de Empresarios Profesionales de la Automoción (CONEPA), a la que también pertenece Asetra, explicó que “las actuaciones que estamos recibiendo forman parte de una campaña que ya empezó la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Madrid hace un año, pero que se ha intensificado ahora tras el verano. Está principalmente dirigida a comprobar que los talleres cumplen las obligaciones empresariales en el campo de la prevención de riesgos laborales. Y, ahora, también las adoptadas por la Covid-19".

Además, y con independencia de las medidas en prevención de riesgos laborales, los inspectores que acuden a los talleres sí se detienen en otra serie de medidas que deben haber implementado estos pequeños negocios.

Una de ellas es el estado de la maquinaria. En especial, según la portavoz de Asetra y Conepa, comprueban el cumplimiento de la normativa de las elevadoras. “Son las máquinas en las que se elevan los coches, para ver los bajos” apuntó. También los cursos. Toda la plantilla está obligada a realizar una serie de cursos para cumplir con el Acuerdo Nacional del Metal.

Otro de los aspectos en los que se detienen es en comprobar que se proponen los reconocimientos médicos a los trabajadores y que se hace un uso adecuado al puesto de trabajo de los equipos de protección individual (EPIs).

Inquietud por el aumento de las inspecciones para verificar si los negocios cumplen las medidas sanitarias