miércoles. 18.09.2019

FICHEROS POSITIVOS DE SOLVENCIA

Las listas de 'buenos pagadores' aumentarían el crédito a autónomos y reducirían la morosidad de los bancos

Imagen de la jornada. | Foto: @PresidenciaCGE
Imagen de la jornada. | Foto: @PresidenciaCGE

Los ficheros positivos de solvencia son lo opuesto a una lista de morosos. En ellos, se puede ver lo ‘buen pagador’ que es un autónomo con la Seguridad Social, Hacienda, proveedores y, por supuesto, con los bancos. De ponerse en marcha esta fórmula, los expertos aseguraron que podría aumentar el flujo de crédito.

Las listas de 'buenos pagadores' aumentarían el crédito a autónomos y reducirían la morosidad de los bancos

Uno de los grandes problemas con los que se encuentran los autónomos a la hora de pedir financiación es no tener una nómina. Los trabajadores por cuenta propia no cuentan con ingresos fijos, si no que dependen del rendimiento de su negocio. Una de las formas -que está estudiando “internamente” el nuevo Gobierno- es la de establecer en España los ficheros positivos de solvencia o, dicho de otra forma, un listado de 'buenos pagadores'. Aunque esta fórmula parezca nueva no lo es tanto. En España, ya existe justo lo contrario: las listas de morosos.

Según un informe realizado por la consultora AFI (Analistas Financieros Internacionales), la puesta en marcha en nuestro país de ficheros de solvencia positiva aumentaría en 30.000 millones de euros (un 20%) el flujo de crédito nuevo anual hacia los autónomos y pequeños negocios. Además de que reduciría la tasa de morosidad 1,3 puntos. La implementación de los listados de buenos pagadores fue objeto de análisis en la jornada organizada el pasado jueves en el Consejo General de Economistas de España (CGE).

En el evento, diferentes personalidades, expertos y representantes del mundo económico, del bancario, del emprendimiento y del Gobierno analizaron la futura creación de estos ficheros de solvencia positiva, su regulación y su uso. Las principales conclusiones de la jornada son que la puesta en marcha de estos listados sería positiva tanto para la banca, como para el autónomo. Los primeros, tendrían acceso a una información financiera que les serviría para identificar a un buen pagador y, por lo tanto, facilitaría la concesión de préstamos. Y los segundos, tendrían más facilidades para acceder a financiación y, así, no tendrían que recurrir a préstamos irregulares.

“Que los autónomos vuelvan a confiar en el banco”

Para José Luis Perea, secretario general de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), los ficheros positivos serían una forma de hacer que “los autónomos volviesen a confiar en el banco. Actualmente, solo uno de cada tres autónomos acude a una entidad bancaria a pedir financiación”. Se trata de una cifra especialmente baja cuando se conceden el 70% de los créditos, y se deniegan el 15%. “Antes se denegaban un 30%” apuntó Perea.

Según contó, cuando en otros tiempos los emprendedores acudían a un banco a pedir financiación, les atendía el propio director de su caja rural o de ahorro. Éste les conocía, sabía quién eran y les proporcionaba el crédito. “Sin embargo, ahora, tras la crisis, los nuevos sistemas de control del riesgo en las entidades donde ya no es el director de la sucursal quién decide dar o no dar el préstamo, la desaparición de las cajas de ahorro y la evolución de los bancos, los créditos se endurecieron y los autónomos prefirieron acudir a las familias o a otro tipo de financiación".

Los ficheros serían una forma de recuperar esa confianza perdida entre el colectivo y las entidades. Ahora bien, su puesta en marcha requiere de un cambio de mentalidad por ambas partes. “Los bancos tienen que hacer un esfuerzo por entender la viabilidad de un proyecto porque, cuando un autónomo pide dinero, no lo hace para él, lo hace para su negocio. A su vez, los trabajadores por cuenta propia tienen que seguir formándose para entender todas las innovaciones financieras" explicó Perea.

La importancia de establecer una reglas de juego 

Ha sido la reciente aprobación de la nueva Ley Hipotecaría, la que ha sacado de nuevo a debate los ficheros positivos de solvencia. En su artículo 12 y en la disposición adicional duodécima, la normativa establece lo que se denomina crédito responsable. Esto quiere decir que las entidades bancarias no pueden ofrecer préstamos a una persona por encima de sus posibilidades. Para cumplir con esta nueva condición, se plantea el uso de los ficheros positivos de solvencia.

Pero, antes de que se ponga en marcha, la mayoría de los ponentes que asistieron a la jornada coincidieron en que hay que establecer unas reglas del juego, “porque, al final, estamos hablando de un tipo de información extremadamente sensible” dijo Fernando Tejada, director del departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones del Banco de España. Y es que, la entidad que tenga acceso a esos ficheros positivos conocerá todos los movimientos bancarios que tiene una persona -un autónomo- en todas sus cuentas.

Para el secretario general de ATA, la solución a la gestión de los ficheros está en el Banco de España: “Que, cuando los autónomos acudan a un banco a solicitar un crédito, la entidad pueda ir, bajo autorización previa del profesional por cuenta propia, al Banco de España a solicitar información sobre su solvencia”. De esta forma, se evitaría que ciertas "entidades buitre" conociesen las cuentas de un autónomo y le ofreciesen sus productos. Pero, insistió Perea, “es importante que el autónomo sea perfectamente consciente de la información a la que está dando acceso”.

Precisamente, que exista una transparencia en todo el proceso es uno de los aspectos que le preocupan a Alberto Marín del Campo Sola, secretario general de Legislación de Entidades de Crédito, Servicios Bancarios y de Pago del Ministerio de Economía y Empresa. “Que exista una transparencia en el papel que juegan los bancos es uno de los objetivos del ministerio para proteger al cliente financiero”. Para establecer esta transparencia, apostarán por la formación de los contribuyentes “y una normativa que garantice que el cliente conoce la información”. Marín del Campo  afirmó que los ficheros positivos de solvencia son un sistema que se han discutido y siguen debatiéndose "internamente" en el Ministerio pero que, todavía, no se ha planteado nada en firme.

Los listados de buenos pagadores están ya en marcha en otros países. Según Fabrizio Fraboni, especialista líder en el sector financiero, competitividad e innovación del Banco Mundial son varios los Estados en los que se utilizan los ficheros de solvencia positiva, principalmente en el sur de Europa, "como Polonia, Italia, México, Canadá, Colombia o Rusia”. En la mayoría  están funcionado bien, “la clave para ello, es que estén bien regulados y se haga un seguimiento” concluyó el experto.

Las listas de 'buenos pagadores' aumentarían el crédito a autónomos y reducirían la morosidad de los bancos