Domingo. 16.06.2019

HUBO 667 ACCIDENTES LABORALES EN EL 2017

Sólo uno de cada diez transportistas cotiza por accidente laboral

Sólo uno de cada diez transportistas cotiza por accidente laboral

Según el último informe sobre siniestralidad laboral elaborado por ATA, junto a Mutua Universal, sólo 29.424 cotizaban por contingencias profesionales. Por otro lado, sólo dos de cada cien transportistas que estaban cubiertos por esta contingencia sufrieron un accidente laboral en 2017.

Sólo uno de cada diez transportistas cotiza por accidente laboral

En 2017, de los 183.646 transportistas autónomos dados de alta en Seguridad Social, sólo 29.424 cotizaban por contingencias profesionales. Es decir, uno de cada diez (16%) tenía cubiertas sus contingencias profesionales, según el último informe sobre siniestralidad laboral elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos (ATA) junto a Mutua Universal.

De los 29.424 transportistas autónomos que cotizaban por accidente de trabajo en 2017, sólo 677 (2,3%) sufrieron algún tipo de accidente laboral. Es decir, únicamente dos de cada cien transportistas sufrieron un accidente laboral el año pasado. El 62% de los accidentes registrados sucedieron en el centro de trabajo, y el 29,4% en desplazamiento. Así, 657 accidentes fueron leves, 18 graves y 2 muy graves.

Los datos señalan una significativa diferencia entre hombres y mujeres (27.182, varones y 2.242 mujeres). Sin embargo, estos datos solo reflejan la escasez de mujeres en el sector, ya que entre los transportistas autónomos que cotizan por accidente de trabajo, 27.129 eran hombres, y 2.328 pertenecían al colectivo femenino.

Según los últimos datos de afiliación de la Seguridad social, en agosto de este año había 184.710 trabajadores autónomos bajo el epígrafe del CNAE 49 (Transporte terrestre y por tubería). Dado que el número de transportistas cotizando por contingencias profesionales asciende hasta los 29.457, sólo el 15,9% de los autónomos del sector transporte cotizaba por accidente de trabajo.

Perea ha señalado que “es muy importante que los autónomos sean conscientes de que deben, siempre que se pueda, cotizar por estos conceptos. Sin embargo, a la luz de los datos, queda mucho trabajo por hacer para poder decir que los autónomos disfrutan de una seguridad plena y que su salud está perfectamente asegurada”.

Si no se cotiza cuenta como accidente de tráfico

En 2017, según los datos revelados por Perea, se produjeron 60 accidentes mortales en el colectivo. Sin embargo, estos transportistas no cotizaban por accidente de trabajo, lo que derivó en que se registrasen como accidente de tráfico. Al no producirse ningún accidente mortal entre aquellos transportistas que sí cotizan por esta contingencia, la cifra de fallecimientos en este colectivo por accidente laboral fue cero.durante el 2107. 

Por este motivo, José Luis Perea ha incidido durante la presentación del informe en la importancia de cubrir las contingencias profesionales: “En el momento en el que un autónomo no está cotizando por accidente de trabajo, el incidente se cuenta como accidente de tráfico”. Por su parte, en 2016, 29.076 transportistas cotizaban por accidente de trabajo. El colectivo sufrió 881 accidentes, de los cuáles 4 fueron mortales

El total de accidentes sufridos por todo el colectivo de autónomos en 2017 alcanzó los 11.820 incidentes, de los cuáles 13 fueron accidentes mortales. Es decir, los transportistas sufrieron el 5,7% de los accidentes.

“Los datos que presenta este informe resaltan una importante mejora en cifras respecto a 2016, ya que no tenemos que lamentar accidentes mortales. Aunque hay que tener muy presente que no conocemos todos los accidentes que se producen, ya que sólo uno de cada cinco autónomos cotiza por accidente de trabajo”, ha señalado Perea.

Los datos extra oficiales hablan de un fallecido a la semana. “Por eso son muy importantes las medidas de pedagogía y formación para que los autónomos, en general, y los transportistas, en particular, cuiden su salud. En la actualidad prácticamente no existen programas preventivos por parte de las administraciones”.

“Difícilmente podremos aplicar medidas eficaces sobre el colectivo de autónomos cuando solo el 20% de los autónomos cotizan por accidente de trabajo. Por lo que es necesario fomentar esta cotización y  hacerla más atractiva para los autónomos”, ha concluido José Luis Perea

Los accidentes muy graves tuvieron lugar en Cádiz y Madrid

Los datos del informe revelan que, del total de accidentes en el sector del transporte de mercancías por carretera, el 18,9% se han producido en Andalucía, un total de 128 accidentes.  Además, la Comunidad Autónoma ha registrado uno de los dos accidentes muy graves del año 2017, que tuvo lugar en Cádiz, donde se han producido en ese año un total de 26 accidentes del sector.

La segunda comunidad autónoma que registró más accidentes de transportistas autónomos en 2017 fue Cataluña. Especialmente en la provincia de Barcelona, donde sufrieron 94 accidentes, 90 de ellos leves y 4 graves. Esta comunidad ha sufrido el 17,7% de los accidentes.

La tercera comunidad con mayor porcentaje de accidentes es la Comunidad de Madrid, registrando el 15,9% de los accidentes (108 en total). En la capital se produjo el segundo accidente muy grave de 2017.

Los mayores de 35 años, los que más accidentes sufren

Seis de cada diez autónomos accidentados (64,5%) tienen una edad comprendida entre los 35 a 54 años. Este porcentaje es superior al de los trabajadores asalariados de su misma edad (66,5%).

Las mujeres transportistas con accidentes de trabajo suponen el 7,6% del total de cotizantes por este concepto, pero han sufrido sólo el 4% de los accidentes en este sector. Un total de 27 incidentes, especialmente entre los 45 a los 54 años (13 accidentes en 2017), sufrieron el 48% de los accidentes. Si comparamos esta misma franja de edad con las trabajadoras por cuenta ajena, el porcentaje desciende al 24,4%.

Analizando los accidentes por grado de lesión, los autónomos transportistas se accidentan de manera más grave que los trabajadores por cuenta ajena del sector (2,6% frente al 1,3%). No obstante, cabe destacar que no ha habido ningún accidente mortal entre los autónomos como sí ha ocurrido entre los transportistas por cuenta ajena.

Atendiendo a las horas en los que los autónomos sufren accidentes laborales, el 38% suceden entre las 10 y las 12 horas.

Los transportistas exigen combatir el intrusismo

El presidente de Fetransa, Víctor González, ha señalado la necesidad de luchar contra la competencia desleal y el intrusismo: “Venimos insistiendo durante los últimos tiempos que se debe mejorar la coordinación entre los ministerios de Fomento, Trabajo y Hacienda, es la mejor forma de luchar contra esta situación”. Ha destacado que en los últimos años se ha elevado un 40% la siniestralidad en furgonetas: “Estos vehículos están conducidos por personas sin cualificación, lo que ha significado ese aumento”.

“Mejorar la eficacia de los planes de inspección para combatir la competencia desleal y evitar el intrusismo que lamentablemente ha subido de manera alarmante en los últimos años, aumentar la inversión en mejora y reparación de las infraestructuras y carreteras y de descanso seguras, y sobre todo evitar las situaciones que provocan estrés. El transporte profesional se ha de realizar en unas condiciones de aplomo y serenidad por lo que combatir el estrés es una de nuestras prioridades”, ha reivindicado Víctor González, que ha manifestado su disconformidad ante la situación de que el estrés no este considerado una enfermedad laboral.

Ha añadido que es de vital importancia “evitar la carga y descarga de mercancía cuando no estamos cualificados para ello, racionalizar los tiempos de conducción y descanso en la jornada diaria, aminorar los tiempos de espera en las zonas de carga y descarga, y que se hagan en condiciones óptimas, o revertir la desregularización del transporte privado complementario”.

“Estamos en un escenario en el que suben los costes y la actividad pero, al mismo tiempo, bajan los precios del transporte”, ha destacado González. “La mayoría de nuestros asociados están fritos por los módulos fiscales. Para 2019, si no hay una nueva prórroga alcanzaremos los 12.000 euros al año de impacto fiscal y en muchos casos eso significaría tener que dejar la actividad. Esto aumenta la incertidumbre de los profesionales, y la incertidumbre es el peor enemigo del autónomo”, ha concluido.

Otro de los problemas que señala González es el envejecimiento de la flota de camiones, que, según señala, presentan una edad media de 7,5 años. “El envejecimiento de la flota significa más siniestralidad. Con lo actuales precios de los vehículos, un autónomo no se plantea renovar la flota”, ha comentado.

Sólo uno de cada diez transportistas cotiza por accidente laboral