Viernes. 21.09.2018

INICIATIVAS DEL SECTOR

Madrid estrena el taxi compartido

Madrid estrena el taxi compartido

El taxi madrileño ha decidido competir con los vehículos con conductor y las plataformas colaborativas como Uber y Cabify con iniciativas imaginativas, pioneras en el resto de España, aunque se practican en otros países. Ahora se podrá parar un taxi ocupado o pactar un trayecto en la parada para compartir el precio de la carrera.

Madrid estrena el taxi compartido

Las organizaciones más representativas del sector del taxi de Madrid han acordado, en el seno de una reunión con el director general de Trasportes de la Comunidad de Madrid, Pablo Rodríguez Sardinero, comenzar este año a permitir lo que se suele llamar” taxi compartido”. No es otra cosa que los usuarios de un taxi puedan aceptar a otras personas, ya sea desde las paradas o a mitad del trayecto, para compartir el precio de la carrera.

Madrid se pone a la cabeza de otras ciudades, no sólo españolas sino europeas, en lo que se ha querido llamar carpooling (trayectos compartidos) de taxi. De esta manera el sector quiere responder a la oferta de vehículos con conductor con medidas “procompetitivas”, tal y como reclamó el mes pasado Fedetaxi, la mayor organización de este sector en España, ante los responsables de la Comunidad de Madrid.

En esta iniciativa están de acuerdo desde la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid hasta la Federación Profesional del Taxi, pasando por Élite Taxi Madrid y la Asociación Madrileña del Taxi. La idea parte de la necesidad que tiene este sector de ir adaptándose a “los nuevos comportamientos de los usuarios ofreciendo modernidad y adecuándose  a las necesidades de los ciudadanos” así como “fidelizar a un público que está siendo atraído por el sector de los Vehículos con Conductor”.

Compartir taxi es una costumbre que se practica en algunos países como Marruecos o Noruega y que en España supone una auténtica novedad salvo casos puntuales o anecdóticos. Lo más parecido sería Blablacar, aunque en este caso se comparte un coche privado para un viaje y no un servicio público regulado como el taxi.

Madrid estrena el taxi compartido