lunes. 17.01.2022

EL NUEVO CENTRO DE OCIO Y COMPRAS DE LA CIUDAD

Madrid Nuevo Norte será una gran oportunidad para miles de autónomos y pequeños comercios

Render Agustin de Foxa (1)
Recreación arquitectónica de RSH+P

Madrid Nuevo Norte es el mayor proyecto europeo de regeneración urbanística que se hace en una ciudad. Pero su repercusión se extenderá a todo el Estado. Se ha diseñado con la intención de convertirse en el nuevo centro de la ciudad para el pequeño comercio y la oferta de ocio, lo que hace de él una oportunidad única para miles de autónomos y emprendedores. 

 

Madrid Nuevo Norte será una gran oportunidad para miles de autónomos y pequeños comercios

Madrid Nuevo Norte, el proyecto de regeneración urbanística más importante de Europa, aspira también a convertirse en el mayor núcleo de negocios al sur del continente y en una de las mejores ofertas comerciales y de ocio de la ciudad, desplazando hacia el norte el actual centro económico de la capital. Este proyecto ofrecerá a los autónomos y emprendedores de toda España una oportunidad única para emprender en la capital aprovechando la demanda que puede generar el hecho de contar, entre otras muchas cosas, con un gran parque central de más de 13 hectáreas; 13 kilómetros de carril bici; 10.050 nuevas viviendas; más de 100.000 metros cuadrados dirigidos a pequeñas tiendas y locales comerciales; miles de oficinas de alta calidad con los rascacielos más altos de España y Europa; una amplia oferta de equipamientos públicos (entre ellos, colegios y centros de salud), y una gran conectividad desde cualquier punto de España y de la capital a través de nuevas estaciones de metro, autobuses de última generación y la renovada estación de Chamartín.

Está previsto que, cuando el proyecto esté terminado en Madrid Nuevo Norte, los nuevos habitantes se unirán a- la población de los barrios limítrofes y acudirán a trabajar cada mañana miles de empleados que estarán contratados por las empresas que ocupen los rascacielos de oficinas.

Madrid Nuevo Norte abarcará una extensión de 5,6 kilómetros de largo y 1 kilómetro de ancho, dentro del norte de Madrid, desde la calle Mateo Inurria, junto a Plaza de Castilla, hasta la M-40. La misma distancia que hay desde Neptuno hasta Plaza de Castilla. Ahí se pretende crear un nuevo modelo de ciudad de usos mixtos, que huye de otras ofertas urbanas en las que sólo hay zonas destinadas a viviendas, o son exclusivas de oficinas o donde se pretende únicamente hacer centros comerciales.

Precisamente, en este nuevo modelo de ciudad no está previsto que se instale ningún gran centro comercial. Busca un esquema mucho más amable donde las grandes avenidas formen en sí una oferta comercial, de restauración y de ocio a pie de calle en el que nueve de cada diez manzanas de viviendas y oficinas incluyan pequeños negocios en la planta baja. El proyecto prevé más de 100.000 metros cuadrados de locales comerciales en los que, en la mayoría de los casos, ninguna tienda superará los 2.500 metros cuadrados. De este modo, habrá cabida para las grandes marcas sin que ellas hagan sombra a las pequeñas tiendas de proximidad, a los restaurantes o a los bares, como ocurre en algunos barrios de la capital.

CLUSTER Perfil internacional REV 3 - 2019-11-28 (1)

Madrid nuevo norte, la gran oportunidad de negocio para miles autónomos madrileños

Así pues, el modelo urbano de Madrid Nuevo Norte, el gran proyecto de transformación urbana de Madrid, apuesta por el comercio de proximidad como elemento vertebrador e imprescindible para crear vida urbana, fomentar el trabajo autónomo y la economía local. Este modelo, a diferencia de aquellos que priman la instalación de grandes centros comerciales, quiere contribuir a que las calles se llenen de vida, como ocurre en la ciudad tradicional.

De este modo, se busca recuperar la esencia del Madrid más auténtico, con calles a escala humana y actividad comercial y de restauración en todas las manzanas. El proyecto va en la misma línea que los modelos urbanísticos más innovadores del panorama internacional, rompiendo la tendencia de las últimas décadas, y evitando el modelo de segregación de usos, que genera ciudades dormitorio, distritos de negocios y zonas comerciales y de ocio aisladas de los entornos urbanos.

Esta coexistencia entre los espacios de trabajo y residenciales y el comercio potencia la demanda variada y constante para los pequeños negocios durante los siete días de la semana y en distintas franjas horarias. El proyecto no sólo supone una oportunidad para los miles de autónomos y emprendedores que van a poder aprovechar este nuevo centro de Madrid para instalar y poner en marcha su propio negocio, sino que también beneficiará a los comercios y negocios de hostelería de los barrios que rodean la nueva actuación, -como Begoña, Sanchinarro, La Paz, Las Tablas, Tres Olivos o Valverde- que verán cómo aumenta la demanda con las nuevas oficinas y viviendas. Madrid Nuevo Norte no pretende sólo regenerar unos terrenos que llevan décadas degradándose y sin uso, sino que su objetivo es revitalizar los barrios colindantes mejorando sus servicios e impulsando su oferta actual.

Los promotores del proyecto prevén la generación de 150.000 empleos por la actividad económica que se generará en Madrid Nuevo Norte, que se sumarán a los 200.000 puestos de trabajo previstos en la fase de construcción. Para asegurar toda esta actividad de trabajadores en las oficinas y personas que acudan a comprar o a disfrutar de las ofertas de ocio, el proyecto apuesta por una "hiperconexión" en el transporte público. 

El proyecto se basa en la nueva red de transporte público hiperconectada, que contará con una nueva línea de metro con tres estaciones, una nueva estación de cercanías, un pionero bus prioritario de alta capacidad y dos intercambiadores.  Además, para potenciar las ventas y los servicios, se ha asignado más densidad urbana y mayor presencia terciaria (tanto comercial como de oficinas) en torno a los puntos de transporte público donde coincidirán Metro, Cercanías y autobuses. Estos nodos de actividad y de tránsito de ciudadanos están diseñados para fomentar la actividad comercial y dinamizar la vida urbana de los nuevos barrios.

Ello tendrá también su repercusión para los medios de transporte regentados por autónomos como puede ser el taxi, por los miles de personas que irán a trabajar cada mañana y los miles de familias que vivirán en esta zona.

El norte de Madrid será el centro de negocios más importante del Sur de Europa

El nuevo Centro de Negocios de Madrid Nuevo Norte aspira a convertirse en el más importante del sur de Europa. Contará con la máxima accesibilidad, junto a la estación de Chamartín, futuro centro de la alta velocidad ferroviaria del país, a pocos minutos del aeropuerto de Barajas y se conectará con toda la ciudad y la región a través de una nueva red de transporte público. Una red que partirá del gran intercambiador de transportes que se construirá junto a la estación.

Este gran centro de negocios será un distrito icónico para la ciudad que dotará a Madrid de un moderno parque de oficinas del que hoy carece, para satisfacer las nuevas necesidades tanto de las grandes corporaciones como especialmente de los pequeños emprendedores, fomentando la atracción de inversiones, innovación y talento.

En este nuevo distrito de negocios de última generación, con espacios urbanos de calidad, caminable y ciclable, el comercio en planta baja será el gran protagonista, resultando especialmente atractivo para todo tipo de escaparates y cualquier tamaño de comercio que responda a la alta demanda de la zona.

Agustín de Foxá, corazón comercial y de actividad del norte de Madrid

La prolongación de la calle Agustín de Foxá será la vía con mayor presencia comercial del proyecto. Esta calle está planificada como el nuevo eje de actividad económica y urbana del norte de Madrid. La actual Agustín de Foxá se prolongará hacia el norte de la M-30 y está previsto que la calle aglutine una importante actividad comercial. Será el eje vertebrador del proyecto, a lo largo del cual se emplazarán las principales estaciones de transporte público y se dotará con mayor densidad de viviendas, oficinas y comercios que otras calles del entorno.

El tramo de Agustín de Foxá entre la estación de Chamartín y la M-30 contará con un nivel subterráneo para liberar la superficie de una parte significativa del tráfico rodado, quedando la cota de calle reservada para el tráfico a baja velocidad, los autobuses urbanos, las bicicletas y los peatones, lo que creará un entorno amable y atractivo para el comercio y la vida urbana.

El planeamiento de Madrid Nuevo Norte asigna usos comerciales en parcelas de viviendas y oficinas que suman un total de 103.119 m2 edificables. En la mayoría de las zonas del proyecto, el tamaño de los espacios comerciales se limita a un máximo de 2.500 m2 de superficie de venta, una medida orientada a potenciar el pequeño y mediano comercio.

Sólo en el ámbito del Centro de Negocios, por su carácter de espacio icónico y representativo, los edificios de oficinas contemplan mayores superficies dependiendo de cada parcela, con el objetivo de facilitar espacios comerciales que se adapten a las características de cada edificio y de su entorno concreto. Además, se contempla el comercial como uso complementario, por lo que la cifra total de tiendas y comercios puede verse incrementada en función del programa de usos que prevean las edificaciones a desarrollar.

Madrid Nuevo Norte será una gran oportunidad para miles de autónomos y pequeños comercios