Domingo. 16.06.2019

EN CATALUÑA ES DONDE SE TRIBUTA MÁS

Madrid es la región con menor presión fiscal para los autónomos

Madrid es la región con menor presión fiscal para los autónomos

En rentas medias se paga hasta 273 euros menos de IRPF que en Cataluña, la comunidad donde más se tributa. Los expertos piden que el nuevo sistema de financiación armonice y simplifique los impuestos autonómicos.

Madrid es la región con menor presión fiscal para los autónomos

El sistema actual de autonomías provoca enormes desigualdades en lo que a presión fiscal se refiere, principalmente para los autónomos. Por enésimo año consecutivo Madrid se erige como la región en la que autónomos y ciudadanos pagan menos impuestos. Realidad que se nota especialmente en el IRPF tanto para las rentas altas como para las bajas.

En general, un contribuyente madrileño con ingresos medios de 30.000 euros anuales abonará 4.829,64 euros a Hacienda, 273,26 euros menos que los que residen en Cataluña, donde las rentas bajas y medias soportan una losa de hasta 5.102,90 euros.  

Quienes más ganan también pagan menos en Madrid, y con diferencia. Aquellos que alcanzan unos ingresos de 300.000 euros, pagan 1.300 euros menos que los grandes contribuyentes de Castilla y León -segunda región más barata en los tramos altos-, y casi 7.200 euros menos que los de la Comunidad Valenciana, donde se fija el mayor gravamen de España para esta franja.

Esta brecha fiscal se debe a la potestad que tienen las comunidades autónomas a la hora de fijar los mínimos y máximos en el tramo autonómico de los grandes impuestos (IRPF, IVA,Sociedades...). En el tributo que grava la renta de las personas físicas, la distancia llega a ser de hasta 2,5 y 4,5 puntos respectivamente en el tipo mínimo y máximo. Así, la comunidad que preside Crisitina Cifuentes cuenta con un tipo mínimo del 19% y máximo de 43,5%, frente Cataluña con 21,5% y 48% y la Comunidad Valenciana con 19,5% y 48%.

Todo ello se pone de manifiesto en el XVII Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2018, elaborado por el Registro de Asesores Fiscales (REAF) del Consejo General de Economistas (CGE). Del estudio de 359 páginas destaca también la diferencia en otros impuestos como patrimoniosucesiones, donaciones, transmisiones patrimoniales (ITP) y actos jurídicos documentados (AJD), que afectan mucho a los autónomos. En todos ellos Madrid se coloca entre las comunidades autónomas con más ventajas para los contribuyentes.  

  • Patrimonio

Además del mínimo exento de 700.000 euros, Madrid tiene bonificado al 100% el conocido como "impuesto a los ricos". Es decir, la Hacienda pública madrileña no se llevará ni un sólo euro de los contribuyentes que cuentan con diferentes patrimonios. En líneas generales, este gravamen es poco significativo, ya que las cantidades a pagar a Hacienda sólo toman consistencia a partir de los cuatrocientos mil euros, donde Aragón aplica un tipo de entre el 0,2% y 2,5%. Un escalón más arriba y para sumas de medio millón de euros o más, Extremadura, es la región donde más se gravan las posesiones de autónomos y ciudadanos, entre el 0,3% y el 3,7%.     

  • Sucesiones

Tras la modificaciones aprobadas en Andalucía – reducción de hasta un millón de euros para los Grupos I y II y de hasta 250.000 para el III y el IV- y Canarias Madrid ocupa el tercer puesto entre las regiones que menos se paga por el Impuesto de Sucesiones. Los tipos oscilan entre el 7,65% y el 34%, estando bonificado el 99% en los Grupos I y II. Precisamente es en dicha bonificación donde radican en su mayor parte las diferencias con las distintas autonomías. En el caso de un soltero de 30 años que hereda bienes por valor de 800.000 euros (200.000 en vivienda) la cuota líquida a pagar a Hacienda será de 1.586 euros, frente a los 135.394 de Aragón -que sólo bonifica el 65% si la base imponible es inferior a los 100.000 euros- o los 103.135 del Principado de Asturias -donde los tipos son del 21,25% y 36,50%, las bonificaciones sólo se aplican a discapacitados y las reducciones se limitan a 300.000 euros para los Grupos I y II.   

  • Donaciones

A la hora de rendir cuentas al fisco por esta causa,  después de Canarias, Madrid es la segunda región con menor gravamen. Tanto los tipos como la bonificación son los mismos que se aplican para sucesiones. Tomando el ejemplo anterior, el joven madrileño abonará a Hacienda una cuota líquida de 2.000 euros. En la otra parte de la tabla se sitúa Andalucía, donde el desembolso será de 208.159 euros.

  • Transmisiones Patrimoniales

A la hora de comprar un local o una vivienda de segunda mano se ha de contribuir al fisco con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). Con un tipo del 6% sobre el valor del inmueble, también Madrid es la comunidad que menos ahoga a los contribuyentes. Si tomamos como referencia un local o una oficina con un valor de 150.000 euros, la diferencia con Cantabria, Cataluña, Galicia o Valencia, donde más se grava este impuesto, es de 6.000 euros menos.

  • Actos jurídicos documentados

Madrid y Canarias comparten la primera posición con un tipo del 0,75%, siendo Murcia la región más cara (1,5%). Para el caso del inmueble anterior, la cuota líquida de los contribuyentes de Madrid y Canarias será de 1.125 euros, mientras que para los murcianos ésta se eleva a los 3.000 euros.

Más de una decena de impuestos menos

Durante la presentación del estudio, el presidente del CGE, Valentín Pich, y su homólogo de REAF, Jesús Sanmartín, coincidieron en la necesidad de “armonizar los impuestos propios” tanto en su nomenclatura como en su gestión, fijándose unos mínimos estatales en hechos, bases imponibles y cuotas tributarias. “Es algo que ya está inventado en la Ley Reguladora de Haciendas Locales”, ha afirmado María José Portillo, profesora de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia y redactora del estudio.

En la calificada por REAF “jungla de normativas autonómicas sobre tributos propios -de los cuales seis están sin efecto y cinco han sido declarados inconstitucionales-”, Madrid está entre las cinco regiones más transparentes. Cuenta sólo con cuatro: tarifa de depuración de aguas residuales, impuesto sobre la instalación de máquinas en establecimientos de hostelería autorizados, impuesto sobre depósitos de residuos y recargo sobre el IAE (Impuesto de Actividades Económicas). Cataluña, con 18, lidera el ranking de comunidades autónomas que asfixian a los contribuyentes con más impuestos propios. Entre ellos el de bebidas azucaradas, el impuesto sobre las viviendas vacías y el que se aplica sobre los activos no productivos de las personas jurídicas.

A este respecto, Portillo  ha destacado que estos gravámenes sólo aportan el 2,2% del total de ingresos tributarios, frente al 82% que según la REAF proviene de la participación de las comunidades autónomas en IRPF, IVA, Sociedades e Impuestos Especiales. Tomando Madrid como referencia de los 18.340 millones de euros que se recaudaron en 2016 (último dato que recoge el estudio) sólo 6.464 (0,04%) se atribuyó a los impuestos propios. En el caso de Cataluña, donde se ingresaron 19.869 millones de euros por impuestos, el porcentaje fue del 3,2%.  “Hay que pensar si los esfuerzos de gasto a efectos de gestión compensan los ingresos”, ha apostillado.

Todo lo anterior teniendo en cuenta, además, que desde el CGE – REAF consideran que homogeneizar la tributación autonómica otorgaría mayor seguridad jurídica, favoreciéndose así las inversiones de las empresas, principalmente de las más pequeñas. 

Madrid es la región con menor presión fiscal para los autónomos