Sábado. 17.11.2018

Y TRIBUTAN MÁS EN RENTAS ALTAS

Más del 20% de los afectados por la subida del IRPF son autónomos

Más del 20% de los afectados por la subida del IRPF son autónomos

Más de 25.000 trabajadores por cuenta propia tendrán que asumir los cuatro puntos más de incremento en el IRPF que el Gobierno quiere introducir en los Presupuestos Generales del Estado del 2019. Representan el 21% del total de contribuyentes que declaran más de 150.000 euros de ingresos al año. De hecho, el porcentaje de autónomos que en este momento están pagado impuestos en base a unos rendimientos netos superiores a 30.000 euros es dos puntos superior al de los asalariados con ese mismo nivel de ingresos.

Más del 20% de los afectados por la subida del IRPF son autónomos

Unos 25.000 autónomos tendrán que pagar más a Hacienda si sale adelante la propuesta del Gobierno dirigida a aquellos contribuyentes que declaren ingresos por encima de 140.000 euros anuales. A todo ellos se les aplicaría una subida de cuatro puntos en su IRPF. Es decir, pasarían de una retención del 22,5% a otra del 26,5% en el tramo estatal, al que habrá que sumar el tramo autonómico, con lo que el IRPF de estos autónomos superará el 50% en una buena parte de los territorios.

Según los datos de la Agencia Tributaria (AEAT) un total de 25.021 afiliados al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) declararon más de 150.000 euros de rendimientos netos en 2016 (últimos datos publicados). De ellos 24.666 lo hicieron vía estimación directa y 355 por el sistema de módulos. En suma, el peso relativo sobre los 2,23 millones de contribuyentes que ejercen una actividad por cuenta propia y están encuadrados en el RETA, fue del 1,12%, cifra más de medio punto por encima que la de los trabajadores por cuenta ajena. En este último caso fueron un total de 91.408 aquellos que superaron la citada franja de ingresos, lo que representa un peso del 0,53% sobre el total.     

Si el PSOE consigue los apoyos necesarios para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado del 2019, el número de autónomos que deberán contribuir más será superior, ya que el acuerdo alcanzado por ambos líderes de izquierdas la pasada semana rebaja el listón a las rentas que se sitúen por encima de los 140.000. Esto es 10.000 euros por debajo de la propuesta inicial de Sánchez.

La intención del Ejecutivo es incrementar cuatro puntos el tramo estatal del IRPF para los contribuyentes con las rentas más altas, que pasará del 22,5% actual al 26,5%. A ello hay que sumar el tramo autonómico que varía según las comunidades autónomas, siendo Madrid la que aplica el tipo más bajo (21%) y Cataluña el más elevado (25,5%). El resultado de ello es la falta de equidad fiscal entre las distintas regiones. Por ejemplo, la retención que se aplicará a un autónomo madrileño que declare unos ingresos netos de 160.000 euros anuales será 58.125 euros mientras que la del catalán será de 59.780 euros.

En 2017 Hacienda recaudó 77.000 millones de euros por IRPF. Con la subida del tipo para las rentas altas la previsión que maneja el fisco es que se ingresen en torno a 500 millones de euros más cada ejercicio. De lo que todavía no hay detalle es de cuánto de esa recaudación provendrá del colectivo de autónomos que, cabe destacar, tienen más facilidades a la hora de declarar sus rendimientos netos reales.

El incremento del IRPF no será lo único que afectará al bolsillo del colectivo de autónomos con las rentas más altas. Además de tener que hacer frente a la reforma del Impuesto de Sociedades, con la que se pretende fijar un tipo mínimo del 15%, el Gobierno socialista planea una subida del precio del diésel cercana al 5%, es decir de entre 9 y 13 céntimos por litro más sobre el precio actual. Asimismo, queda pendiente por ver si la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, da el visto bueno a la prórroga para mantener vigentes durante el próximo año los límites de 250.000 y 125.000 euros de ingresos para aquellos profesionales que tributan por el sistema de módulos.

Se desmonta el bulo de que los autónomos contribuyen menos

La tozudez de datos desmontan la leyenda de que los autónomos son los que menos contribuyen a las arcas de Hacienda. Cierto es que en términos absolutos, según los datos de la AEAT, el número de quienes cuentan con mayores ingresos es inferior al de los trabajadores por cuenta ajena por la propia distribución del mercado laboral. Ahora bien, al analizar el peso que tienen los autónomos y los asalariados en sus respectivos grupos, los contribuyentes del RETA que facturan más de 30.000 euros en estimación directa al año suponen un 22,7% sobre un total de 1,83 millones, dos puntos por encima de los del Régimen General (20,7% sobre 19,62 millones). Dato al que hay que añadir otro 8,90% sobre los 665.962 autónomos que tributan por el sistema de módulos y declaran rendimientos netos superiores a la citada cantidad.

Si subimos un escalón hasta el tramo de ingresos a partir de 60.000 euros, el peso de los trabajadores por cuenta propia en estimación directa es del 8,08, frente al 3,75% de los asalariados. Así, en el supuesto de que la subida del IRPF se aplicase a las rentas a partir de esta franja, tal y como proponía la formación morada, las cuentas de 148.271 autónomos resultarían perjudicadas.

Por otra parte, cabe destacar la mejora que desde 2008 se viene dando en la tributación del colectivo. En 2016 fueron los trabajadores por cuenta propia en estimación directa declararon 12.496 euros de media, más de 400 euros por encima de los que se produjeron ocho años atrás. Tendencia que se habría mantenido en 2017, año para el que la Agencia Tributaria prevé un crecimiento del 5,3%, apróximandose a los datos pre-crisis.

Más del 20% de los afectados por la subida del IRPF son autónomos