miércoles. 16.10.2019

CREAN UNA PEGATINA PARA SUS ESCAPARATE

Más de cien comercios impulsan una nueva iniciativa para mantener Madrid Central

Foto: SomosMalasaña
Foto: SomosMalasaña

Más de un centenar de comercios muestran pegatinas con el mensaje “Comercio a favor de Madrid Central” con el objetivo de detener la supresión de las medidas que impuso la anterior alcaldesa y que el actual consistorio quiere derogar. La otra cara de la moneda muestra a otros tantos comerciantes que exigen acabar inmediatamente con las restricciones en el Centro.

Más de cien comercios impulsan una nueva iniciativa para mantener Madrid Central

Más de cien comerciantes del centro de la capital se han unido a una iniciativa en pro de Madrid Central y exhiben en sus establecimientos pegatinas de apoyo a esta medida tan conflictiva. Una idea que surgió de la iniciativa de un pequeño comerciante del barrio de La Latina que, tras escuchar que todos los negocios del centro estaban en contra de la nueva regulación impuesta por el Gobierno de Manuela Carmena, decidió imprimir estas pegatinas y repartirlas entre el resto de comerciantes que quisiesen mostrar su apoyo.

“Es una iniciativa personal”, señala Sébastien Rouyet, propietario de una pequeña tienda de regalos e impulsor de este proyecto. “Hablando con otros comerciantes del centro, nos dimos cuenta de que se habla mucho de los autónomos que están en contra de Madrid Central pero nosotros consideramos que esta medida nos beneficia, por lo que pensé que deberíamos hacer algún tipo de acción para que se den cuenta de que no nos representan a todos”.

Rouyet imprimió cien pegatinas serigrafiadas con el mensaje “Comercio a favor de Madrid Central” y asegura que solo le quedan tres. No obstante, estos adhesivos se pueden imprimir descargándolos desde internet, por lo que explica que no tiene manera de medir cuánta gente se ha unido a esta iniciativa. Sin embargo, afirma que ya superan la centena.

Autónomos de La Latina, Lavapiés, Huertas, Malasaña y Chueca ya se han unido a esta propuesta. Incluso la asociación de comerciantes Vive Malasaña ha decidido prestar su ayuda a Rouyet para difundir la iniciativa. Además, han creado un grupo de Facebook que ya cuenta con más de 130 participantes. Todos estos comerciantes comparten la idea de que Madrid Central no perjudica a su volumen de ventas. De hecho, aseguran que el mes de mayo fue muy bueno para ellos.

Vive Malasaña, con sus más de cien asociados, hizo saber a la Administración su apoyo a la medida de Manuela Carmena a través de una carta en la que aseguraba que abolir Madrid Central sería un gran error. Además, definía la nueva regulación como un proyecto necesario que debe estar más allá de cualquier color político.

Los perjudicados por Madrid Central

La medida estrella del anterior Gobierno de la capital es una propuesta que ha suscitado infinidad de opiniones entre los pequeños negocios del centro. La otra cara de la moneda representa las criticas de otros tantos comerciantes y asociaciones que aseguran sentirse afectados por la nueva regulación, que desde el pasado 1 de julio permanece desactivada tras la decisión de José Luis Martínez-Almeida, nuevo alcalde de Madrid. Una decisión que provocó las protestas de activistas de Greenpeace contra la moratoria de multas, bloqueando el acceso al área de bajas emisiones desde la calle Alcalá.

Un estudio realizado por la Plataforma de Afectados por Madrid Central señala que el 53,9% de las empresas han reducido las jornadas de trabajo o destruido empleo durante el primer trimestre de 2019 y tan solo el 1,56% han creado nuevos puestos de trabajo. Además, el 77,3% considera que su situación económica es peor o mucho peor que en 2018. Por lo que la Plataforma señala que “la moratoria servirá para reflexionar e introducir reformas, ya que había ciertos defectos de gestión que afectaban a la pyme”.

A estas críticas se suman las protestas de otros tantos pequeños negocios del centro de Madrid, como la tienda Urban Jungle de la calle Fuencarral, que aboga por “abolir Madrid Central cuanto antes”. El regente del establecimiento aseguró que notó un aumento en sus ventas el mismo día que se ejecutó la moratoria. “Esta medida nos ha hecho mucho daño, si lo vuelven a poner en septiembre –mes en el que finaliza la moratoria- quizás nos lleve a la quiebra”, señala. El dueño de la tienda considera que la creación de parkings a precios asequibles, como ocurre en zonas céntricas de otras ciudades como Jerez, sería una buena medida si deciden volver a regular el tráfico de la zona: “ahora los parkings son demasiado caros, pasar un día en el centro puede costar entre 20 y 30 euros”.

Otros establecimientos como Humana, tienda de ropa de la calle Alcalá, consideran que reduce la afluencia de clientes y, por tanto, caen las ventas. O la librería La Merced, de la calle Los Libreros, que explica que “el barrio, en general, está más abandonado”, y que por este motivo se debería quitar; ya que “casi no pasa gente por nuestra calle”.

No obstante, parece que otro tipo de negocios como los bares no se han visto tan afectados. De hecho, el conocido bar Txapela de Gran vía asegura que lo ve “exactamente igual”. Para el establecimiento, el nivel de afluencia de clientes es muy parecido: “para nosotros no ha supuesto un gran cambio”. O la Taberna La Carmencita, cerca de Cibeles que señala que no ha notado “absolutamente nada”: “el volumen de ventas sigue siendo el mismo con Madrid Central o sin él”.

Más de cien comercios impulsan una nueva iniciativa para mantener Madrid Central