sábado. 27.02.2021

SUS RENDIMIENTOS NETOS SON INFERIORES AL SMI

Más de un millón de autónomos obtiene ingresos inferiores a 1.000 euros al mes

autonomos-mil-eros (1)
Con los últimos datos aportados por Hacienda, un millón de autónomos ingresa menos de 1.000 euros al mes, menos que el Salario Mínimo Interprofesional.
Más de un millón de autónomos obtiene ingresos inferiores a 1.000 euros al mes

Más de un millón de autónomos gana menos de 1.000 euros al mes. Concretamente, 1.044.000 trabajadores por cuenta propia obtienen unos ingresos son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) -estipulado en 13.300 euros anuales-. Esto significa que un tercio de los afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), viven y mantienen sus negocios con menos dinero del que percibe alguno de sus asalariados si los tienen. Este es uno de los principales datos que la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) extrajo de las estadísticas publicadas por la Agencia Tributaria referentes al 2018, último año del que Hacienda dispone de datos. . 

Las informaciones obtenidas del Fisco hacen referencia sólo a los ingresos que obtuvieron los profesionales que se encuentran en estimación directa y régimen de módulos, dejando fuera los autónomos societarios. Es decir, del más de un millón de autónomos que obtiene unos rendimientos netos anuales muy por debajo del salario mínimo: 1.926.780 están en estimación directa y 380.000 en módulos. 

Otro de los datos que aportan las estadísticas de Hacienda, es que de los 2.306.000 autónomos personas físicas que hay en España, sólo 752.000 obtienen rendimientos anuales entre los 12.000 y los 30.000 euros.

En otro segmento se encuentran los profesionales que obtienen unos altos ingresos por sus negocios. Según los datos de la Agencia Tributaria, en el año 2018 hubo  330.000 autónomos que ingresaron entre 30.000 y 60.000 euros. Y 200.000 trabajadores por cuenta propia que ganaron más 60.000 euros al año.

El 45% de los autónomos está en mínimos

Visto en porcentaje, aproximadamente el 45% de los autónomos españoles obtendrían por el ejercicio de su actividad unos ingresos inferiores a 1.000 euros al mes. Este dato será determinante para el nuevo sistema de cotización por ingresos reales que el Gobierno quiere implementar en el año 2022. 

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones lleva años trabajando en un nuevo sistema de cotización que permita a los afiliados adaptar sus cotizaciones a sus ingresos para, de esta forma, aumentar las aportaciones que realizan desde el colectivo a la Tesorería. De hecho, ésta es una de las propuesta que recoge el Pacto de Toledo y que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, va a negociar próximamente con las organizaciones de autónomos. 

En la última comparecencia de Escrivá en el Congreso de los Diputados, el ministro cifró en 2,1 millones de autónomos -dos tercios del colectivo- los que verían reducida su cuota con la puesta en marcha del sistema de cotización por ingresos reales que está estudiando. Según fuentes oficiales de la Administración, "el ministro extrae esa cifra después de cruzar sus datos con los de Hacienda. Muchos autónomos no están llegando a facturar por la base mínima de 900 euros a la que están adscritos en el RETA debido a la crisis del Covid-19, por lo que están cotizando a la Seguridad Social por encima de lo que ingresan”. Todos ellos son los que, previsiblemente, Escrivá quiere reducirles la cuota. Ésta es también la propuesta de organizaciones de autónomos como ATA.

Pero, con los datos de Hacienda, no serían 2,1 millones de autónomos los que están ingresando menos de lo cotizan por la base mínima a la Seguridad Social, como dice Escrivá, sino la mitad, es decir, un millón de trabajadores por cuenta propia.

Pero aún rebajando a la mitad de autónomos los que se beneficiarían de una bajada de la cuota mínima -en base a los cálculos de ATA extraídos de Hacienda- la Tesorería se vería obligada a compensar la pérdida de ingresos por cotizaciones de estos profesionales y tendría que subirle la cotización al resto de afiliados al RETA: "si le bajáramos la cotización a un millón de autónomos, que son los que realmente sus ingresos están por debajo del SMI, para poder recaudar 6.000 millones más, lo que supone un 50% más de la recaudación total del RETA (12.000 millones anuales) habría que subir entre un 60% y un 70% las cuotas a los 2,2 millones de autónomos restantes", explicó su presidente, Lorenzo Amor. 

No obstante, hay que destacar que los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria son del año 2018  y que, por tanto, el número de autónomos que ingresa menos de mil euros al mes probablemente aumentará como consecuencia de la crisis de la Covid-19. Es decir, la Administración ofrece el informe de ingresos de los contribuyentes con 24 meses de decalaje, con lo cual, los datos actuales de los ingresos de los autónomos distarán mucho de la última estadística y será peores. Según el último Barómetro de la Federación, la pérdida de facturación del colectivo en el 2020 ronda el 60%. Pese a ello, no se conocen aún los datos de Hacienda que maneja el ministro Escrivá para crear el nuevo sistema de cotización por ingresos reales de los autónomos ni los límites que se impondrá.

Sólo el 52% de los autónomos cotiza por la base mínima 

Una de las principales razones por las que el Gobierno quiere implantar un sistema de cotización por ingresos reales es para incrementar el nivel de cotización del colectivo de autónomos. Desde la Administración defienden que el 85% de los autónomos cotizan por la base mínima de 944,40 y, consecuentemente, pagan una cuota mensual mínima también de 286 euros al mes. Sin embargo, hace unas semana la Federación de Autónomos (ATA) desmintió esta información a través de la propia estadística de la Seguridad Social. Según revelaron desde ATA sólo poco más de la mitad del colectivo (el 52,38%) está en la base mínima de 944 euros, el resto opta por bases más altas de cotización, que van desde los 1.000 hasta los 4.070 euros mensuales.

ATA no ve viable el nuevo sistema

Para ATA la propuesta del sistema de cotización por ingresos reales dejaría fuera a la mitad de los trabajadores por cuenta propia y subiría la cuota a 700.000 autónomos. Esto se debe a que se trata de un sistema que sólo se podría aplicar a aquellos autónomos que tributan en estimación directa y, además, a aquellos sobre los que se puedan conocer sus rendimientos netos. Estos suman 1,5 millones, algo menos de la mitad de los 3,2 millones que están afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

El resto de los autónomos quedarían fuera según ATA, como por ejemplo, “el millón de autónomos que pagan en estos momentos el Impuesto de Sociedades; también los 200.000 que son familiares colaboradores o los 350.000 que están cotizando por módulos. A éstos se les aplicaría el rendimiento neto que marcase Hacienda anualmente” apuntaba el presidente de ATA, Lorenzo Amor. Que también decía que quedarían fuera del sistema presentado los 200.000 autónomos agricultores que cotizan en el SETA y que están en módulos agrarios.

Desde Moncloa parece que son conscientes de las dificultades para implantar un sistema de cotización por ingresos reales. Sin embargo Escrivá insistió en la necesidad de implementar esta fórmula aunque fuera de forma “progresiva" y reiteró que "nuestra intención es que en 2020 el grueso de los autónomos coticen por este sistema”. En ese sentido, dijo que están estudiando la creación de “un esquema progresivo en el tiempo -de inclusión de autónomos al nuevo modelo - para evitar cualquier tipo de desajuste y que no se produzca ningún tipo de gestión administrativa para nadie”.

Más de un millón de autónomos obtiene ingresos inferiores a 1.000 euros al mes