Miércoles. 12.12.2018

SE JUBILAN CON CINCO AÑOS DE DIFERENCIA RESPECTO A LOS ASALARIADOS

La mayoría de los pensionistas autónomos están entre los 65 y los 74 años

La mayoría de los pensionistas autónomos están entre los 65 y los 74 años

Los autónomos continúan jubilándose más tarde que los asalariados. Tomando datos del mes de noviembre que acaba de terminar, el grupo más numeroso de pensionistas del RETA con prestación de jubilación se encuentra entre los 65 y los 69 años, mientras que en el Régimen General la franja se encuentra entre los 60 y 64 años. Cinco años de diferencia.

La mayoría de los pensionistas autónomos están entre los 65 y los 74 años

El debate sobre la edad de jubilación es continuo en los últimos tiempos. La precaria situación de la Seguridad Social lleva a propuestas constantes y una de ellas, la más reciente, ha partido del secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, quien ha declarado que “hay que buscar reglas de compatibilidad más generosas” entre la jubilación y seguir en activo. Para el colectivo de autónomos, la realidad en lo que se refiere a la edad de jubilación ha cambiado muy poco en los últimos años: son los trabajadores que, de media, más tarde se jubilan.

Los últimos datos de la Seguridad Social, a 1 de noviembre de 2018, revelan que el grupo más numeroso de pensionistas autónomos que están cobrando la prestación de jubilación es el comprendido en la franja de edad de entre 65 y 69 años. Son 319.366 ex trabajadores por cuenta propia, el 24,6% del total formado por 1.293.889 personas. Entre los 60 y los 64 años, cobran pensión de jubilación 299.597 jubilados del RETA (un 23,1%) y en la horquilla de 70 a 74 años, 243.149, lo que supone un 18,7%. A partir de los 75 años, las cantidades van disminuyendo.

Estos datos tienen su importancia a la hora de compararlos con las mismas franjas de edad de los pensionistas en el Régimen General. En el régimen de los asalariados, el 27,6% de los jubilados tiene entre 60 y 64 años (1.171.328 personas), mientras que la horquilla de edad entre 65 y 69 años baja al 23,7% del total (1.007.404) y entre 70 y 74 años hay 668.343 pensionistas, un 15,7% del total que asciende a 4.241.209.

Es necesario recordar que la edad de jubilación en España está fijada actualmente en los 65 años y seis meses, por lo que la mayoría de los jubilados asalariados comienzan a cobrar su pensión de jubilación antes de haber llegado a ella lo que de alguna manera repercute en la nómina de la Seguridad Social. No es así en el caso de los autónomos que mayoritariamente se jubilan pasada la edad legal de jubilación. 

Estas diferencias, que suponen cinco años de diferencia entre el régimen de los asalariados y el de los autónomos, lleva a explicar que la edad media para pasar a cobrar la pensión de jubilación de los trabajadores por cuenta propia, en el mes de octubre pasado, fue de 65,7 años. Al analizar por sexos, se observa que las mujeres autónomas se jubilan a los 66,1 años de media y los hombres, a los 65,4 años.

Causas de la diferencia

Existen muchas causas para analizar este fenómeno. Quizá la primera es el deseo de muchos autónomos que regentan un negocio de seguir llevando las riendas del mismo dado que se encuentran en buenas condiciones físicas. Muchos dueños de un negocio se siente activos por encima de los 65 años y quieren seguir trabajando, algo que no parece suceder entre los asalariados.

Muchas veces, desgraciadamente, hay un segundo factor decisivo y es la dificultad de encontrar sustitutos que se encarguen del negocio. La falta del llamado relevo generacional está provocando en los municipios pequeños, y no tan pequeños, el cierre de unos 30.000 negocios al año, de acuerdo con los datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

También influye la baja cotización al RETA. A día de hoy, la mayoría de los autónomos personas físicas cotizan por la base mínima aunque el 65% declara que le es imposible optar por una base mayor. Lo cual significa, para muchos, seguir trabajando y cotizando que cobrar una pensión. La media de jubilación para estos trabajadores por cuenta propia que siempre han estado cotizando la base mínima es de 650 euros al mes.

La situación de la mujer autónoma contribuye en gran manera a aumentar las medias de la jubilación del colectivo, ya que a la vista está que ellas se jubilan más tarde. “El sistema de pensiones en España tiende a premiar carreras de cotización más largas que, generalmente, realizan más los hombres que las mujeres” explica el Instituto BBVA de Pensiones. Asimismo, la “parada” laboral que muchas mujeres hacen por la maternidad y el cuidado de los hijos es causa de que recuperen los años de actividad más tarde que sus colegas varones.

Jubilación activa

Dos cambios legales han ayudado a que muchos autónomos continúen en activo más allá de la edad legal de jubilación. Desde 2013 y por el Real Decreto-Ley de medidas tendentes a facilitar la continuidad de la vida laboral, los trabajadores autónomos, al igual que el resto de trabajadores, pueden beneficiarse de la conocida como jubilación activa por la que se puede compatibilizar el desarrollo de una actividad con el cobro de pensión. No pueden acogerse a ella jubilaciones acogidas a bonificaciones o anticipadas a la edad legal. Es requisito imprescindible acreditar la cotización de al menos 35 años y seis meses. En cuanto a la cuantía de la pensión, ésta es el 50% del importe que se le haya reconocido al interesado inicialmente.

Por otra parte, la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, en vigor desde el 1 de enero de 2018, permite a los trabajadores afiliados al RETA la posibilidad de seguir ejerciendo su actividad y recibir el 100% de la pensión de jubilación si se cuenta con trabajadores a cargo. Esta medida, que amplía el cobro del 50% al 100% de la pensión, también es motivo de que muchos autónomos continúen trabajando.

La mayoría de los pensionistas autónomos están entre los 65 y los 74 años