viernes. 22.11.2019

DÍA EUROPEO DE LAS MICROFINANZAS

Microcréditos, el primer paso para emprender y crear empleo

Microcréditos, el primer paso para emprender y crear empleo

El presidente del ICO destaca el papel “completo” de la microfinanciación en el “acompañamiento para emprendedores”.

Microcréditos, el primer paso para emprender y crear empleo

El 85% de las empresas que se crean en Europa son microempresas, que a su vez generan dos nuevos empleos de media. Pero, antes de pasar a formar parte de las estadísticas, quienes se lanzan a montar un negocio se enfrentan a un mismo dilema: "¿Cómo me financio?”.

En el terreno de juego entra entonces el papel de la microfinanciación. “Son un servicio a medida y completo de acompañamiento para emprendedores”, ha señalado Pablo Zalba, presidente del ICO, para destacar la importancia de la microfinanciación en el emprendimiento y el autoempleo.

Zalba ha inaugurado la jornada Finanzas Justas para todos, organizada por la entidad financiera pública y la Asociación Española de Microfinanzas (AEM), cuyo objetivo ha sido dar a conocer la utilidad de las microfinanzas en la lucha contra el desempleo y la exclusión social y las oportunidades que ofrecen este tipo de préstamos de menor cuantía.

A este respecto, el presidente del ICO ha tratado de desmontar paradigmas al destacar que la microfinanciación no se limita a la cuantía económica que autónomos y emprendedores puedan recibir tanto para poner en marcha un proyecto como para consolidarlo y hacerlo crecer, sino que  “son un instrumento de apoyo financiero y no financiero”, ha dicho.

Sin embargo y pese a su efecto positivo en la generación de empleo -según el informe Microfinanzas Europeas 2014-2015 de la European Microfinance Network (EMN) el 23% de quienes se beneficiaron de un microcrédito estaban en paro- esta herramienta es poco conocida. Tras destacar su “altísimo impacto social” Marcel Abbad, presidente de la AEM, se ha lamentado de la escasez de políticas presupuestarias orientadas a impulsar este ámbito. Punto este en el que ha hecho autocrítica y ha aludido a la escasa visibilidad de los resultados obtenidos por los prestatarios.  “Nos queda una enorme distancia por recorrer en España. Tenemos que ejercer de motor de comunicación y ser más seductores a la hora de transmitir”.

Escasa regulación  

Tanto para Abbad como para Pablo Serrano, socio de Clifford Chance, la falta de regulación es otra de las “asignaturas pendientes” del sector en España. A este respecto Jorge Ramírez, director de la European Microfinance Network (EMN), ha insistido en la “necesidad de crear un programa público” que promocione el uso las microfinanzas como herramienta de apoyo al autoempleo.

La misma ppinión comparte Nuria Danés, directora de negocio de MicroBank -única entidad financiera España especializada en la concesión de microfinanciación-, que se ha referido a la “importancia del acompañamiento junto al propio crédito” en los proyectos de emprendimiento.

Cubrir un vacío

La microfinanciación es un instrumento que da respuesta a una de las deficiencias del mercado crediticio. Esta es la relativa a todos aquellos préstamos de cuantías inferiores a 25.000 euros, que en las entidades financieras están sujetos a las mismos requisitos, filtros y condiciones de los créditos al uso.

De hecho, la mayor parte de los emprendedores solicitan préstamos de entre 6.000 y 10.000 euros de media. En el caso de MicroBank, y según el Informe sobre el impacto de los microcréditos elaborado por ESADE ad hoc para la entidad, el importe medio de los microcréditos a emprendedores durante el primer semestre de 2017 fue de 11.584 euros.

La entidad invirtió 139,2 millones de euros hasta el mes de junio en un total de 12.021 préstamos para iniciar o consolidar un negocio. Ambas cifras suponen un 37,6% y un 19,1% más que en el mismo periodo del año pasado.

Mujer de 41 años que emprende por necesidad

El informe de ESADE para MicroBank aporta datos llamativos acerca del perfil de los solicitantes de microfinanciación. Pese a que el 61% del total de préstamos vivos son hombres, el 70% de los nuevos solicitantes son mujeres.

En relación al rango de edad, el promedio se sitúa en los 41 años. Casi la mitad (47%) de quienes recibieron microcréditos en 2016 tenían entre 36 y 49 años, seguidos de los emprendedores de entre 26 y 35 años.

Del informe se extrae que un 23% de los prestatarios han abierto un negocio “por necesidad”, porcentaje muy similar al de aquellos que han visto una “oportunidad clara de negocio” (22%). Asimismo, son destacables los que han decidido emprender para ganar independencia y aquellos que lo hacen por vocación, un 17% y un 13%, respectivamente.

Microcréditos, el primer paso para emprender y crear empleo