miércoles. 02.12.2020

UN 13% DE ELLOS PODRÍAN ACABAR CERRANDO POR ESTE MOTIVO

La mitad de los negocios esperan un incremento de la morosidad en la segunda ola de la pandemia

Según el último barómetro de CEPYME, el 56% de los pequeños negocios están sufriendo o prevén sufrir más morosidad durante la segunda ola de la pandemia. Un 13% de ellos podrían acabar cerrando por los impagos.
La mitad de los negocios esperan un incremento de la morosidad en la segunda ola de la pandemia

La segunda ola de contagios ha vuelto a golpear con fuerza a miles de autónomos y pymes, que continúan con grandes caídas en la facturación y no prevén recuperarse hasta bien entrado el año 2022. Una vez más, estos pequeños negocios, que fueron los primeros en notar el impacto de la crisis, serán posiblemente los últimos en salir de ella.

Ahora, a la falta de clientes y las restricciones sanitarias se une el incremento de la morosidad, que agrava todavía más la situación de los pequeños negocios. Según el último barómetro de CEPYME -Confederación Española de la Pequeña y mediana empresa-, más de la mitad de estos empresarios prevén sufrir impagos durante la segunda ola de la pandemia. 

Concretamente, los resultados de la encuesta indican que el 57% de las pymes consultadas están sufriendo o creen que van a sufrir un incremento de morosidad por parte de sus clientes y un 36% contempla también que aumente por parte de las administraciones públicas

Uno de cada ocho podrían cerrar a causa de la morosidad

La morosidad afecta a cualquier empresa. Sin embargo, para los autónomos y pequeños empresarios, un impago puede ser motivo suficiente para cerrar definitivamente su negocio. De hecho, en la misma encuesta de CEPYME, el 30% de los negocios que sufren morosidad aseguraron que estas facturas pendientes suponen más del 10% del total de sus ingresos. Y para muchos de ellos llegan a ser un obstáculo para su supervivencia.

Según los resultados del Barómetro, uno de cada ocho empresarios que sufre mora (casi un 13%) prevé el cierre de su negocio por este motivo; un 20% cree que le llevará a una situación de insolvenciaun 17% apunta a una reducción de su estructura; y para la mitad supondrá más necesidad de financiación o de gastos de financiación. Asimismo, el incremento de morosidad también les afectará en pérdida de clientes (53%) o en la reducción o pérdida de márgenes (50%)

La morosidad genera más morosidad

La morosidad que sufren los autónomos y pequeños negocios no les afecta sólo a ellos, sino también a sus proveedores, en su gran mayoría trabajadores por cuenta propia. Los resultados del barómetro de CEPYME demuestran una vez más que los impagos generan más impagos, ya que el negocio que sufre morosidad, muchas veces, se ve obligado por ello a incumplir sus obligaciones. 

En los resultados del Barómetro de CEPYME, más del 25% de las pymes reconocieron que les preocupan sus obligaciones con proveedores y el 11% ya prevé incurrir en impagos con sus proveedores.

Las conclusiones de la patronal coinciden con las de otros estudios anteriores. Según las últimas cifras de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), el 40,5% de los profesionales por cuenta propia encuestados reconoce sufrir impagos en sus negocios. Una situación que hizo que, este año, por vez primera, los trabajadores por cuenta propia no sólo sufrieran morosidad sino que también fueran en parte responsables de ella.

La falta de liquidez también podría llevar a impagos

Unida a los propios impagos que sufren los pequeños negocios, la falta de liquidez sería también una de las principales causas que obliga a muchos autónomos y pymes a dejar de cumplir con sus obligaciones. Es más, uno de cada tres negocios tiene una alta probabilidad de caer en impagos de aquí a final de año por la falta de liquidez.

Según el último informe del Banco de España, entre un 30% y un 32% de las empresas españolas, especialmente las más pequeñas, tendrán serias dificultades para hacer frente a sus facturas, tanto con proveedores -en su gran mayoría autónomos-, como con entidades financieras. 

En el documento presentado por el organismo supervisor, se simula el comportamiento financiero de las actividades empresariales en tres posibles escenarios de recuperación económica. En todos ellos, la entidad supervisora llega a una misma conclusión: con las actuales medidas económicas y financieras, los negocios se van a encontrar con falta de liquidez , que podría derivar en morosidad.

En concreto, en en el informe ‘Las necesidades de liquidez y la solvencia de las empresas no financieras españolas tras la perturbación del Covid-19’, el BdE cifra que las necesidades de efectivo de los negocios podrían llegar a superar los 230.000 millones de euros entre abril y diciembre de 2020. Y esto, aumentaría exponencialmente su riesgo de caer en impagos.

Hasta un 10% más de negocios con probabilidad de impagos

Según las estimaciones del organismo supervisor, los negocios con alta probabilidad de no poder hacer frente a las deudas adquiridas se incrementarán entre un 8% y un 10% respecto a la situación previa al coronavirus para cada una de las situaciones. Es decir, en el mejor de los casos simulados por la entidad, en el que sería posible evitar el surgimiento de nuevos focos de la enfermedad y las medidas económicas implementadas serían “eficaces a la hora de evitar la destrucción de empresas y, por tanto, del stock de capital”, aún con todo, los negocios en riesgo alto o muy alto de caer en impagos representarían un 30% del total de empresas españolas.

La cosa empeoraría en los demás escenarios, en los que la recuperación sería más lenta, la falta de liquidez de los negocios más acentuada y el riesgo de impago mucho mayor. En el tercero y peor de los escenarios, en el que habría una "recuperación muy lenta",  la aparición de nuevos e importantes rebrotes de coronavirus, unida a la implantación de un nuevo y estricto confinamiento, llevaría a más de un tercio de los negocios españoles a una probabilidad alta o muy alta de no poder afrontar sus deudas. 

Además, en el contexto actual, de elevada incertidumbre y en el que muchas compañías se enfrentan a unas abultadas necesidades de liquidez, el acceso a la financiación externa de estas empresas podría verse dificultado, "aunque la existencia de avales públicos para los préstamos bancarios ayudará a mitigar este riesgo", reconoce el Banco de España

Piden ampliar los plazos de devolución de créditos ICO

Durante la presentación del barómetro, el presidente de CEPYME, Gerardo Cuerva, pidió también al Gobierno que incremente los plazos para pagar los créditos del ICO porque son "claramente insuficientes", ya que se diseñaron en un momento en el que se esperaba una mejora de la actividad a lo largo del verano que, finalmente, "no se ha producido".

Según recordó el presidente de la patronal, más de 81.000 millones de euros del total de los créditos del ICO concedidos fueron para las pymes. Estos pequeños negocios deberán comenzar a devolverlos en los próximos meses si no se amplía el periodo de carencia, lo que llevará a muchos de ellos a incurrir en impagos, 

También el presidente de ATA, Lorenzo Amor, se refirió en varias ocasiones a la necesidad de ampliar el plazo de devolución de estas líneas de crédito porque muchos autónomos ya prevén que no van a poder devolverlos. “Hay que ampliar los periodos de carencia antes de que la mora bancaria se dispare y muchos autónomos acaben teniendo un problema de morosidad. No está la situación en estos momentos como para que los autónomos puedan asumir la amortización de capital, porque la actividad para muchos está peor ahora que en los meses de mayo o junio”. 

De momento, parece que el Gobierno está al corriente de estas dificultades y se encuentra   trabajando en mecanismos para solventarlas. Según fuentes del Ministerio de Economía, se está negociando con el Banco de España, con las instituciones financieras y con Europa para conseguir ampliar los periodos de devolución del créditos ICO. De hecho, están muy “pendientes de la evaluación que está realizando la Comisión Europea sobre el marco temporal de las ayudas de Estado”. 

La mitad de los negocios esperan un incremento de la morosidad en la segunda ola de la pandemia