Sábado. 20.10.2018

TOMA DE POSESIÓN COMO MINISTRA DE HACIENDA

Montero aprovechará “hasta el último euro” para beneficiar a los ciudadanos

María Jesús Montero, ministra de Hacienda.
María Jesús Montero, ministra de Hacienda.

La prioridad en la agenda de la nueva ministra será aprobar las cuentas públicas para 2019, que continuarán la senda de “estabilidad, acompañamiento y transparencia” establecida por su predecesor.

Montero aprovechará “hasta el último euro” para beneficiar a los ciudadanos

De verde y con cartera de “ministra con A”. Así ha tomado posesión María Jesús Montero del cargo que hasta hoy ocupaba su principal adversario en el diseño de las cuentas públicas autonómicas, Cristobal Montoro.

Entre los pocos detalles que ha mencionado acerca de cómo se va a desarrollar su etapa al frente de la que dicen es “la cartera menos grata”, destaca el de priorizar la aprobación de los presupuestos generales para el próximo año 2019. Unas cuentas que, "por responsabilidad" darán continuidad a las de los últimos años y cuyo objetivo será “que hasta el último euro tenga un resultado y genere rendimiento en la calidad de vida de los ciudadanos”, ha explicado la ministra durante un breve discurso tras el traspaso de poderes.

La titular de Hacienda ha garantizado “estabilidad, acompañamiento y transparencia en las cuentas públicas” tendiendo, además, una mano a su predecesor y del que ha reconocido su labor en unos años “extraordinariamente duros”. El ya ex – ministro Montoro “siempre será bienvenido y seguirá formando parte de esta casa”, ha dicho.

También ha pasado de puntillas en lo que respecta a la financiación autonómica, que girará en torno a la armonización fiscal que viene defendiendo desde que ocupase el cargo de Consejera de Hacienda y Administraciones Públicas de la Junta de Andalucía en 2013. Esta afirmación apunta a que Montero podría dar al traste con la cesión de algunos impuestos -entre ellos sucesiones y donaciones- que tal y como ha criticado en anteriores comparecencias generan “competencia” entre las autonomías.

En relación a la composición de su equipo, fuentes próximas al Ministerio, han explicado que “ya está todo pensado”, aunque no será hasta la próxima semana cuando se conozcan los nombres definitivos. Lo que sí se sabes es que los futuros secretarios o secretarias de Estado tendrán un “perfil técnico con sesgos políticos”.

Morosidad, IVA y módulos

Además de cumplir con los compromisos adquiridos con Bruselas y sacar a España del procedimiento de déficit excesivo en el que España lleva inmersa desde la primavera de 2009, la nueva ministra de Hacienda tendrá que hacer frente a los problemas que afectan a la economía real, es decir, la de los autónomos y las pequeñas empresas.

La morosidad, tanto de la Administración Pública como la de las empresas con sus proveedores, será una de las principales cuestiones a abordar. Según el último informe de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos) el periodo medio de pago entre las empresas se elevó a 70 días y el de las empresas a 71, ambos muy por encima de lo que marca la actual Ley. Montero tendrá la responsabilidad de dar cumplimiento a una de las promesas que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, realizó en su programa electoral de 2016: aprobar un régimen sancionador contra la morosidad. Trámite que no debería ser complejo ya que, cabe recordar, Ciudadanos presentó una proposición de Ley al respecto que contó con el apoyo unánime de los grupos en junio del año pasado.

El IVA será otro caballo de batalla para la nueva ministra, ya que una de la cuestiones que se barajaron las últimas semanas desde el departamento del ministro saliente era la de revertir la subida de 2012, que supuso trece puntos más de impuesto (del 8% al 21%) a peluquerías, gimnasios y veterinarios entre otros colectivos.

El tercer asunto pendiente será culminar la reforma del sistema de módulos, con la rebaja de los límites de facturación de 250.000 euros anuales a 150.000 y de 125.000 euros anuales a 75.000 para los autónomos que emiten facturas a empresas, y determinar si será febrero o marzo cuando los trabajadores por cuenta propia tengan que presentar el modelo 347.

Montero aprovechará “hasta el último euro” para beneficiar a los ciudadanos