miércoles. 21.08.2019

LA CARTERA DE CRÉDITOS REMONTA HASTA LOS 27.000 MILLONES

La hostelería reduce 13 puntos su morosidad con las entidades financieras

La hostelería reduce 13 puntos su morosidad con las entidades financieras

La hostelería vuelve a remontar y eso se nota en la evolución de la cartera de crédito del sector que ya está por encima de los 27.000 millones de euros. Un buen dato que se completa con la reducción de la tasa de mora de 13 puntos entre 2013 y 2017. Los bares siguen siendo uno de los negocios que más aguanta las crisis.

La hostelería reduce 13 puntos su morosidad con las entidades financieras

El sector de la hostelería remonta poco a poco. Entre 2016 y 2018 se abrieron un total de 3.106 nuevos locales, o lo que es lo mismo el sector creció un 1,24% tras cuatro años consecutivos de caídas. Según el DIRCE (Directorio Central de Empresas del Instituto Nacional de Estadística) el número de empresas que ofrecen servicios de comidas y bebidas -en su mayoría bares y restaurantes- pasó de los 251.390 al principio del periodo a los 254.496 a cierre del año 2018, aumentando en 3.106 establecimientos.

Esta evolución en positivo se nota también en las posiciones financieras. A la espera de nuevas cifras actualizadas, del informe Evolución del crédito a actividades productivas en España por sectores de actividad (2007 – 2017), llama especialmente la atención la mejora de casi 13 puntos en la tasa de mora del conjunto de los hosteleros, que pasó 23,2% en 2013 (años en el que se alcanzó el pico más alto) al 10,7% en 2017 (último dato recogido en el estudio). Ahora bien, todavía se está muy lejos de los niveles de 2007 y 2008, cuando la morosidad del sector que representa en torno al 7% del PIB (Producto Interior Bruto de España) con la banca era de apenas un 0,8% y un 2,3% respectivamente.

Aunque hasta el año pasado la reducción de los impagos iba al compás de la contracción de la financiación bancaria, en 2017 se invirtieron las tendencias. Por primera vez en seis años (desde 2011 no dejaba de caer) la cartera de crédito concedido registró signo positivo. Así, entre 2016 y 2017 ésta se elevó un 1,1% desde los 26,78 a los 27,07 millones de euros. Ahora bien, la cifra todavía está ocho millones por debajo del máximo de casi 36 millones de euros alcanzado en 2010, cuando la concesión de préstamos a la hostelería crecía a un ritmo del 6,7%. Por otra parte habrá que esperar a ver los registros del último año, ya que según los datos de Banco de España el saldo de los préstamos concedidos a sociedades se ha reducido en 16.200 millones de euros.

Más facturación y más empleo

La recuperación de la economía se nota con especial incidencia en las barras y terrazas de los bares, que vuelven a estar llenas. Y, por lógica, esto repercute a su vez en la caja. Según los datos publicados en mayo por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la evolución de la cifra de negocios de los servicios de comidas y bebidas, ésta creció un 4,6% entre marzo de 2018 y el mismo mes de este año, (6,4% corregidos los efectos estacionales). Así se pasó de los 109,5 millones de euros de volumen de negocio a los 114,33, esto es casi 4,8 millones más que hace tan sólo un año.

La hostelería es un buen ejemplo de que la consecuencia inmediata de la mejora de la facturación en los negocios es la creación de empleo. Mientras que en mayo 2018 la afiliación de autónomos del sector caía en 2.404 (-0,73%) este año crece en 275 (+0,08%), cifra que, aunque baja, es significativa tras decenas de meses de descensos continuados y significa que los emprendedores vuelven a recuperar la confianza en la restauración. En cuanto al Régimen General, el número de afiliados también crece a mayor ritmo que hace doce meses. En concreto, se registró un avance del 4,18% frente al 3,77% del año pasado. Así el quinto mes del año cerró con un saldo de 56.725 altas de trabajadores por cuenta ajena.

Pese a los buenos resultados, continuar con la bonanza pasa por afrontar grandes retos. Además del elevado nivel de rotación y del déficit de talento que los propios hosteleros declaran como uno de los principales “frenos al crecimiento sectorial”, la morosidad es el agujero negro a cerrar. Y es que, tal y como se explica en el Informe europeo de pagos, elaborado por la consultora Intrum, la hostelería pierde un 1,28% de su facturación a causa de los impagos, lo que deriva en un descenso de liquidez del 32%. Con las consecuencias que ello acarrea como son la dificultad para acceder a financiación tanto pública como privada, la imposibilidad de presentarse a concursos públicos (muchos bares de polideportivos, centros culturales, … están regentados por autónomos) o incluso la disminución de relaciones comerciales con clientes y proveedores.

Bares de toda la vida

A pesar del crecimiento todavía no se ha llegado a las cifras de 2013 cuando el número de bares y restaurantes alcanzó los 258.850, según el DIRCE, resulta curioso que “los bares de toda la vida” sean los que más abundan. En 2018 había en España 49.624 locales con más de 16 años -de ellos 32.240 superan los cuatro lustros de antigüedad-. La cifra es la segunda más alta tras los que aún no han soplado su primera vela (68.915) y supera tanto a los que tienen entre dos y tres años (40.013) como a los que tienen entre cuatro y siete (48.553).

La hostelería reduce 13 puntos su morosidad con las entidades financieras