Sábado. 22.09.2018

BARÓMETRO SEMESTRAL DE ATA

La morosidad y la jubilación activa, las principales preocupaciones de los autónomos

La morosidad y la jubilación activa, las principales preocupaciones de los autónomos

Cuando se le pregunta a los autónomos sobre las principales medidas que se tienen que poner en marcha para facilitar y fomentar su actividad, los trabajadores por cuenta propia lo tienen claro: establecer un régimen sancionador contra la morosidad y la extensión de la jubilación activa. Así ha quedado recogido en el Barómetro semestral de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), una encuesta en la que también se recoge el rechazo de los trabajadores por cuenta propia a trabajar por los ingresos reales. El 62,1% de los autónomos no está de acuerdo con asimilar su base de cotización al rendimiento neto de su actividad.

La morosidad y la jubilación activa, las principales preocupaciones de los autónomos

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) recoge en su Barómetro semestral la visión del colectivo de trabajadores por cuenta propia sobre cómo les ha ido durante los seis primeros meses del 2018. En esta encuesta, los trabajadores por cuenta propia han apuntado a la morosidad y la jubilación como sus principales preocupaciones y sobre las que piden medidas.

El 77,2% de los autónomos encuestados considera muy importante la puesta en marcha un régimen sancionador contra la morosidad, tanto a las empresas, como las Administraciones públicas, que incumplen con los plazos de la Ley. A su vez, reclaman un buzón de denuncia anónima.

La extensión de la jubilación activa a todo el colectivo, independientemente de si generan empleo o no, es la segunda demanda de los trabajadores por cuenta propia. El 69,5% la considera muy importante.

El barómetro de ATA también recoge otra serie de cuestiones que los autónomos consideran importantes como que la cuota de los autónomos societarios la pague la empresa (67,7%); mejorar las prestación del cese de actividad e incluir el derecho al subsidio (65,8%); definir la habitualidad y facilitar la cotización de los trabajadores que no lleguen al SMI (62,2%); facilitar la deducibilidad de los pagos que se hagan electrónicamente (56,3%); un registro para que los TRADE puedan comunicar su situación a la Seguridad Social (41,8%) y mantener el límite de módulos (77,2%).

6 de cada 10 rechazan cotizar por ingresos reales

Una de las cuestiones que más relevantes de la encuesta es la oposición de los trabajadores por cuenta propia a cotizar por los ingresos reales. Así, el 62,1% de los autónomos encuestado rechaza la cotización por rendimiento neto, el 22% está a favor y el 15,9% no responde a la pregunta.

El presidente de la Federación, Lorenzo Amor, explicó durante la presentación del barómetro que su Federación siguen “apostando por la voluntariedad en la elección de la cuota porque el autónomo no tiene ingresos habituales. Cuando se habla de autónomos hay que tener en cuenta la heterogeneidad del colectivo, en el que hay muchos que tienen una minuta fija, pero hay otros profesionales que dependen de lo que vendieron ayer”.

Según el presidente de la Federación, adecuar las cotizaciones a los rendimientos últimos conocidos, que serían en este caso los de 2017, haría que los trabajadores autónomos que facturen menos en 2018 paguen más de lo que deberían y en base a unos ingresos que no han tenido. Amor puso un ejemplo: una persona que tuvo un rendimiento neto el año pasado de 16.000 euros, si cotizara actualmente en función de esos ingresos, tendría que pagar 480 € de cotización, en lugar de 278€. Y si en este nuevo ejercicio factura menos, al final terminaría pagando más en Seguridad Social de lo que ingresa realmente.

Menos optimistas

La encuesta realizada por ATA, en base a las 1.587 respuestas válidas, ponen de manifiesto cómo los trabajadores son menos optimistas de cara a cómo va a ir la economía en general y su negocio en particular en el segundo semestre de 2018. De esta forma, el 57,4%  de los profesionales considera que la recuperación económica se mantendrá durante el 2018, frente al 68,1% que en el 2017 apostaban por la recuperación. El 33,5% de los encuestados confía en que su negocio mejore de aquí a final de año, frente al 33,6% que lo pensaba en el ejercicio anterior.

En palabras del Lorenzo Amor: “Hay que tener en cuenta que se compara el barómetro del año 2017, con el barómetro de los primeros seis meses de 2018. Aún así, en ciertos aspectos se observa una pequeña caída de optimismo en cuanto a la situación económica, la evolución del empleo, la actividad, etc”.

No obstante, y tal y como resaltó Amor, hay otra serie de aspectos que mejoran con respecto al año anterior como el conocimiento de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, de sus medidas y de cómo pueden beneficiarles en la consolidación de su actividad.

La morosidad y la jubilación activa, las principales preocupaciones de los autónomos