jueves. 12.12.2019

CADA DÍA HAN PERDIDO 450 EUROS

Muchos transportistas retenidos por las huelgas en Cataluña están sin comida y sin posibilidad de asearse

Muchos transportistas retenidos por las huelgas en Cataluña están sin comida y sin posibilidad de asearse
Hasta esta mañana de martes 13 de noviembre, miles de transportistas autónomos han permanecido inmovilizados, a la fuerza, en la Junquera. La mayoría estaban solos, sin baño y sin comida. Lejos de sus familias a las que, probablemente, no podrán ver en su día de descanso por los retrasos en las entregas. Además, los afectados tendrán que hacer frente a pérdidas económicas de 450 euros por día y vehículo. Estas son algunas de sus historias.
Muchos transportistas retenidos por las huelgas en Cataluña están sin comida y sin posibilidad de asearse

Parados a la fuerza en una autopista, sin poder asearse y, algunos, sin comida. Este es el drama que han vivido los miles de transportistas que se encontraban bloqueados en La Junquera por las protestas de los grupos independentistas catalanes más radicales hasta que, esta misma mañana, pocos minutos después de las 8:30, se anunciaba la desconvocatoria de las movilizaciones. “Son personas a las que han retenido en contra de su voluntad”, explicó, con indignación, José Carlos López Jato, vicepresidente de Fetransa (Federación Española de Transportistas Autónomos).

Dentro de cada cabina hay situaciones personales, historias que se ocultan tras las cifras. “Nadie se acuerda del aspecto humano. ¿Qué pasa con estos profesionales que, por hacer su trabajo, pagan las consecuencias de todos los conflictos?” preguntó López Jato. Y continuó:, “¿Alguien se ha planteado qué comen?; ¿Dónde hacen sus necesidades básicas?; ¿Quién va a pagar la letra del camión el mes siguiente?”.

Ruben Alfonso, jefe de tráfico de Getraviel, S.L. un pequeño negocio de transporte internacional, explicó a Autónomos y Emprendedores que tres de sus chóferes permanecían bloqueados en la autopista AP-7 a la altura de la frontera con Francia, y que “no han tenido la suerte de poder parar en las áreas de descanso” porque estaban colapsadas. En esos casos, “sólo les queda mirar al cielo y buscarse la vida cómo y dónde puedan”.

Los daños van mucho más allá. La Ley obliga a los transportistas a hacer un descanso semanal de 45 horas antes de que se concluyan los seis días de trabajo. En caso de no cumplirlo, los conductores se enfrentan a sanciones que oscilan entre los 400 y los 4.600 euros. Aunque durante el tiempo que están bloqueados en la carretera, el vehículo está parado, “las horas perdidas se reflejan como trabajadas en el tacógrafo del camión, por lo que no son imputables a los tiempos de descanso”, explicó Alfonso.

Es el caso de uno de sus conductores, tenía que entregar la mercancía ayer en Milán, pero no llegará a su destino hasta el viernes. Pese a llevar dos días parado en Barcelona, tendrá que hacer noche y descansar en la capital italiana el sábado, lo que significa que no estará con su familia hasta el lunes o el martes. “Quienes organizan este tipo de movilizaciones tampoco se dan cuenta de que los transportistas tenemos familia, mujeres e hijos que lo están pasando mal, y que pagan las ausencias obligadas por unos cuantos” explicó el vicepresidente de Fetransa.

Solos y sin ayudas

Además de todo lo anterior, los transportistas han de lidiar con la falta de ayudas por parte de la Administración. “Nunca las ha habido. Da igual si es por una manifestación o por una nevada. Cuando ocurren este tipo de cosas, estamos solos. No llega ni comida, ni mantas. Nada.” denunció el portavoz de Getraviel. De hecho, explicó que “ha tenido que ser la Gendarmería francesa la que desbloquee la AP-7 para que podamos empezar a circular en ambos sentidos". 

No obstante, López Jato explicó que “la culpa no es toda de la Administración. Los principales responsables son quienes convocan y organizan este tipo de movilizaciones, que no tienen en cuenta a las personas, que estamos trabajando. Nadie tiene derecho a retener a un semejante y hacerle perder tiempo y dinero” insistió.

Ruina que - tal y como adelantó Autónomos y Emprendedores-,  se cifra en, como mínimo, 450 euros por día y vehículo paralizado, a lo que hay que sumar el viaje perdido de vuelta. Alonso comentó que “teníamos comprometidos una carga de Milán a Madrid para el miércoles. Al no llegar a tiempo, el conductor se tiene que volver en vacío, con el coste añadido que esto supone”. Tampoco han salido bien parados quienes, tras conocer el bloqueo, tuvieron tiempo de reaccionar y pudieron desviarse a otras salidas como la de Irún. "Son más kilómetros, más tiempo de uso del camión y demoras en las entregas y cargas que, aunque por el momento no podemos cuantificar, sabemos que son muy altas", apuntó el vicepresidente de Fetransa.

De hecho, la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) cifró en 100 millones de euros las pérdidas por los cortes de carretera que se vienen produciendo en Cataluña desde el pasado mes de octubre tras conocerse la sentencia del procés. Cantidad a la que habría que sumar otros 400 millones de euros en pérdidas indirectas. Hablamos, por tanto, de un agujero de 500 millones de euros que tendrá que soportar un sector que representa el 2,9% del PIB y da empleo 600.000 personas.

Y, mientras todo esto ocurría, los radicales seguían tomando caldos, vino y embutidos en un funesto 'pic nic sobre el asfalto'. 

Rechazo a la vulneración de derechos

Desde Fetransa afirmaron que “no se pueden ejercer los derechos de determinados colectivos vulnerando los de los transportistas”. A este respecto, rechazan de manera “tajante” los métodos utilizados, tanto por los independentistas catalanes como por los que en su día protagonizaron los mineros y otros colectivos. “El sector del transporte no es sólo una serie de números que deben cuadrar a fin de mes. Hay muchas personas detrás”.

Posición que también ha sido respaldada por Lorenzo Amor, presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) que ayer en su cuenta de Twitter denunció la “pasividad” con la que están actuando las autoridades españolas en el conflicto. “Es incomprensible. Tanto el Gobierno de España como la Generalitat debe actuar y permitir la libre circulación de personas y mercancías. ¡Basta Ya!”.  

Por su parte, el Consejo de Transportes y Logística de CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), también mediante comunicado ha mostrado el "hartazgo" del sector y ha reclamado "que el Gobierno español actúe por todas las vías posibles ante el Ejecutivo francés para levantar de inmediato dicho bloqueo". Asimismo la patronal ha recordado que, el transporte es un sector "estratégico y vertebrador" y que el daño alcanzará a los fabricantes y distribuidores españoles que exportan o importan mercancías a toda Europa, ya que dos tercios de ellas circulan por las fronteras de Girona. La patronal estima que el agujero que se está produciendo en el transporte tanto por perdidas directas de facturación de los autónomos y empresas como por pérdidas de cierta parte de las cargas, especialmente las perecederas, así como por alteraciones de los flujos logísticos y por sus consecuencias en la producción y distribución, supera cada día los 25 millones de euros, "afectando a la actividad económica de Cataluña y del resto de España".

Muchos transportistas retenidos por las huelgas en Cataluña están sin comida y sin posibilidad de asearse