lunes. 26.08.2019

PERFIL DE LA TRABAJADORA POR CUENTA PROPIA

La mujer autónoma es comerciante u hostelera y del norte

La mujer autónoma es comerciante u hostelera y del norte

El 34,9% de los que se dedican a los negocios son mujeres. Superan ya el millón y su incremento anual es mayor que el de los varones.

La mujer autónoma es comerciante u hostelera y del norte

Son más de un millón. Desde hace un par de años se venía detectando un ascenso progresivo de la mujer dentro del colectivo de los trabajadores por cuenta propia. Pero esta impresión cada vez viene más corroborada por los datos de afiliación a la Seguridad Social. En diciembre de 2017, las mujeres que se dieron de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) crecieron un 0,4% respecto al mismo mes de 2016, el doble que los varones.

Este incremento en el número de autónomas se suma al de años anteriores, con lo que poco a poco se va reduciendo la brecha con el hombre, aunque ésta es todavía significativa: 34,9% de trabajadoras por cuenta propia frente al 65,1% de varones. 

Sin embargo, el porcentaje de mujeres autónomas en España supera al de la media europea, aunque no es muy diferente al de los países del entorno español como Italia, Francia, Alemania o Bélgica, según las estadística de Eurostat.

Sectores mayoritarios

¿Tienen un perfil diferente las trabajadoras autónomas frente a sus compañeros varones? En principio, no, ya que les afectan los mismos problemas y deben hacer frente a las mismas obligaciones. Aunque hay aspectos que sí llevan a establecer algunas distinciones.

El primero es el de la elección de sectores de actividad. El 90% de las trabajadoras por cuenta propia está encuadrada en el sector servicios y apenas si está representada en la industria o en la agricultura, aunque en este último hay muchas mujeres que colaboran en el entorno familiar. Dentro de los servicios es el comercio minorista el que más atrae a las trabajadoras por cuenta propia, ya que ocupa al 30%, según datos del RETA. Y este porcentaje es muy superior al de los hombres, que no llega al 22%. Por lo general, las mujeres se inclinan hacia la venta directa (ropa, accesorios y complementos), abren establecimientos de belleza y de ocio, a la decoración y al cuidado de mascotas. Por el contrario, cuesta encontrar autónomas en los sectores de automoción (comercios y talleres), gimnasios y tiendas de artículos de deporte.

El segundo sector con más presencia femenina es el de la hostelería, que ocupa al 11% del total de autónomas. Si se suman estas dos actividades, comercio y hostelería, resulta que cuatro de cada diez mujeres autónomas trabajan en ellos.

Las actividades profesionales, científicas y técnicas también agrupan a un buen porcentaje de autónomas, junto a las actividades sanitarias, administrativas y educativas. Este tipo de trabajos ocupa a una de cada cuatro mujeres y está en claro crecimiento.

En el otro extremo, se encuentran actividades como el de la construcción, que recoge al 15,8% de los autónomos varones y sólo a un 1% de mujeres; el de la agricultura (13% de varones y un 9,9% de mujeres); y el de transporte, en el que vuelve a agrandarse la diferencia (10,5% frente al 1,5%).

Los autónomos en general tienen una edad media superior a los 40 años. Y esto se da especialmente entre las mujeres, que inician una actividad por cuenta propia en la madurez, en muchos casos porque a esta edad es cuando muchas se liberan de las responsabilidades familiares. Y muchas lo hacen, al igual que ellos, tras ser expulsadas del mercado laboral como asalariadas.

Familias colaboradoras

Hay un dato referente al colectivo de mujeres, recogido por la Federación de Trabajadores Autónomos (ATA), que llama la atención. El número de familiares colaboradores dados de alta en la Seguridad Social es de 195.300. Más de la mitad (108.000) son mujeres. Y, de nuevo, comercio y hostelería dan trabajo al 76% de ellas. El dato es significativo porque indica que muchas mujeres trabajan en negocios cuyos titulares son personas del entorno familiar, para ayudar a sacarlos adelante.

Reparto geográfico

Existe un tercer dato diferenciador en cuanto a sexos: las autónomas son más numerosas en el norte de España. Galicia y Asturias, respectivamente, tienen un 41% de trabajadoras por cuenta propia frente al 59% de hombres. Cantabria y País Vasco superan también la media nacional (situada en el 34,9%) y ofrecen porcentajes del 38% y del 37,5% de mujeres con su propio negocio.

La mujer autónoma es comerciante u hostelera y del norte