jueves. 17.10.2019

El nuevo modelo de financiación autonómica estará listo a final de año

Gobierno y CCAA llegan a un acuerdo para desarrollar un sistema solidario, transparente y responsable pese a las fricciones sobre la armonización fiscal
El nuevo modelo de financiación autonómica estará listo a final de año

En un mes se celebrará la primera comisión de expertos encargada de diseñar un nuevo modelo de financiación autonómica que garantice la sostenibilidad de los servicios públicos básicos y el estado de bienestar y que estará listo a finales de este año. Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa posterior a la Conferencia de Presidentes que se celebraba hoy en Madrid -la primera desde 2012-.

El nuevo sistema garantizará los principios de solidaridad, equidad, transparencia y corresponsabilidad fiscal. Valores que también se promulgaba en la génesis del actual sistema pero que finalmente ha sido tachado por todas las autonomías (independientemente de su signo político) de “malo, insolidario, injusto o poco transparente”. Tal y como está diseñado en la actualidad no son las regiones que más aportan las que más reciben. Prueba de ello es el caso de Madrid que contribuye con el 78% al Fondo de Garantía -más 3.200 millones sobre los aproximadamente 4.000 del fondo- y sin embargo, una vez aplicado el mecanismo de solidaridad y hecho el reparto sus ciudadanos reciben 215 euros menos que la media del resto de las comunidades autónomas. Situación que se da debido a las variables que se emplean en el cálculo (población, la dispersión, la superficie, el número de habitantes mayores de 65 años y menores de 16, etc…) y que no reconocen la singularidad de los territorios, algo que piden en su conjunto de las autonomías para el nuevo modelo.

Armonización fiscal

La negociación “no será fácil”, ha reconocido el propio Mariano Rajoy. De hecho uno de los principales puntos de fricción con los que se encontrarán los expertos de mesa será el de la armonización fiscal. Si bien en la Conferencia de hoy se ha llegado al acuerdo unánime de que se estudien las políticas de incentivos fiscales en cada una de las autonomías, el que se pongan topes o no a las competencias autonómicas sobre los impuestos transferidos es otro cantar.

El actual modelo otorga a las comunidades y ciudades autónomas la potestad de recaudar y decidir sobre determinados impuestos como Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP-AJD), es decir los que gravan la venta de viviendas de segunda mano, Sucesiones y Donaciones o Juego. Además determinan la cuantía de parte de los llamados impuestos especiales o impuestos verdes o lo que es lo mismo, aquellos que gravan las gasolinas, el tabaco o el alcohol. El 50% del IRPF también está cedido a las autonomías, o lo que es lo mismo, éstas tienen competencia para modificar los tramos y los tipos impositivos, con diferencias de hasta dos puntos porcentuales. De ahí que aunque los salarios marquen el mismo bruto en Cataluña y en Asturias, a los primeros les queda menos líquido en la nómina.

A este respecto el foco está puesto en Madrid. La comunidad que preside Cristina Cifuentes tiene bonificado el 100% del impuesto de patrimonio y hasta el 99% en el caso de donaciones y sucesiones. La decisión se tomo en pro de mejorar los niveles de riqueza, competitividad e inversiones en la región pero no está bien vista por el resto de comunidades autónomas insisten en que se vire hacia el café para todos y no ven lógico que se compita entre ellas. A lo que Madrid ha respondido siempre con un “copia tu mi sistema porque funciona”. De hecho y pese al análisis al que se someterá la llamada corresponsabilidad fiscal, Cifuentes ha sido tajante en rueda de prensa “yo no les voy a subir los impuestos (a los madrileños)”.

Empleo y reformas

Rajoy ha sido claro “hay que mantener el modelo de bienestar con una política económica que genere crecimiento, empleo y recaudación” y ha insistido en que hay que continuar con las reformas y el proceso de consolidación fiscal y reducción de déficit público. En este sentido el presidente del Gobierno ha puesto el énfasis en la brecha de 20.000 millones de euros en los niveles de recaudación de 2007 y con los que se cerrará 2016. Así como en los 40.000 millones de euros de incremento de gasto en pensiones que se ha producido en el mismo periodo.

Es por ello por lo que el debate sobre la reforma del sistema de financiación autonómica no ha sido lo único que se ha tratado durante las más de ocho horas que ha durado la Conferencia. Así se habrían matizado algunos de los acuerdos adoptados en las reuniones de trabajo previas mantenidas entre el Gobierno y los representantes económicos de las autonomías. En especial los relativos al refuerzo de las poltícas de Empleo o de la Ley de Unidad de Mercado con el objetivo de que se favorezca tanto el autoempleo como la creación de nuevos puestos de trabajo.

En otro orden de cosas se han producido apretones de manos en cuestiones tan críticas como la lucha y erradicación de la violencia de género, las competencia en materia de protección civil o el diseño de una estrategia nacional frente al reto demográfico. Asimismo se ha adoptado el compromiso de celebrar anualmente un encuentro que ha servido para escenificar lo que será la legislatura del diálogo, la voluntad y el trabajo en equipo.

El nuevo modelo de financiación autonómica estará listo a final de año