viernes. 03.07.2020

Los partidos se dan una semana más para estudiar las mejoras pactadas por PP y Ciudadanos a la Ley del Trabajo Autónomo

El dictamen de la ponencia que debía haberse discutido ayer en el Parlamento y que, por ejemplo, propone mejoras de la maternidad de las autónomas, queda aplazada hasta el próximo jueves.
Los partidos se dan una semana más para estudiar las mejoras pactadas por PP y Ciudadanos a la Ley del Trabajo Autónomo

Los grupos parlamentarios han decidido retrasar una semana el trámite que debe aprobar la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo. La ponencia sobre la citada ley, que debería habese producido ayer en el Congreso, se ha aplazado al próximo jueves con el objetivo de “estudiar a fondo las enmiendas y las trasaccionales”, según fuentes del Congreso. Muchas de ellas contienen ahora mejoras a los seis puntos iniciales de la ley, tras las aportaciones presentadas por ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) y UPTA a los grupos parlamentarios.

Concluido el plazo de enmiendas, la ponencia de la Comisión que debate la ley -compuesta por un grupo reducido de diputados representantes de todos los Grupos Parlamentarios— y que debe redactar el informe y el dictamen que luego será elevado al Parlamento para su votación, decidió darse una semana más para aunar voluntades. Si se llegase a un consenso sobre el dictamen de la ponencia sólo quedaría su aprobación en el Parlamento y en el Senado, aunque los grupos pueden presentar enmiendas que hayan sido rechazadas por la comisión y no estén en el dictamen.

Según fuentes parlamentarias, el retraso en el debate de la ponencia se debe a que los partidos querían lograr el mayor consenso en esta Ley que supone importantes mejoras para los autónomos. Esta semana se producirán reuniones para intentar llegar al jueves con el mayor número de apoyos sobre lo ya acordado entre el PP y Ciudadanos que incluye avances respecto a la propuesta inicial de enmiendas.

Entre las enmiedas mejoradas se encuentra la devolución de oficio por parte de la Seguridad Social de los excesos en cotizaciones que se producen por pluriactividad, es decir, cuando un trabajador por cuenta ajena cotiza también como autónomo porque realiza actividades por cuenta propia. Se realizará antes del 1 de mayo hasta el 50% del exceso en cotizaciones. Hasta ahora el trabajador debía solicitarlo y la Seguridad Social solía tardar meses en devolverlo.

Podrán acogerse a la tarifa plana de 50 euros de cotización a la Seguridad Social todos aquellos que causen alta inicial o que no hubieran estado de alta como trabajadores por cuenta propia durante los dos años anteriores. Y transcurridos los 12 meses de disfrute de la tarifa plana, el autónomo podrá optar por reducirse un 50% de la cuota durante seis meses y una reducción del 30% en los seis siguientes. En los jóvenes menores de 30 años, la reducción será de un 30% adicional en los 12 mese siguientes. La novedad ahora es que se reduce de 5 a dos años el periodo en que un autónomo ha de haber estado fuera del RETA para poder disfrutar de la tarifa plana lo que facilita la segunda oportunidad y a la vez, podrán volver a solicitarla pasados tres años desde la última vez que la solicitaron.

Otros de estos avances van en la dirección de conceder una cuota de 50 euros durante 12 meses de la Seguridad Social a los autónomos que durante los dos años anteriores hayan estado de baja por maternidad, paternidad, adopción o tutela . Por otra parte, y de contar con el sí definitivo, tampoco será necesario contratar a un sustituto para cubrir la baja, tal y como solicitaban algunos grupos parlamentarios. Además, a aquellas madres autónomas que estén de baja por maternidad, también se les bonificará el 100% de la cuota hasta que se reincorporen a su actividad.

Los autónomos podrán cambiar sus bases de cotización en cuatro ocasiones durante el año natural con el fin de que pueda adecuar sus cuotas a los ingresos que va teniendo y que no sean una carga si la actividad le va mal. Asimismo, tanto las altas como las bajas tendrán efecto en el momento en el que se produzcan y no desde el primer o último día, según el caso, como venía ocurriendo hasta ahora. Y un autónomo se podrá dar de alta y de baja hasta tres veces por año.

El tercer gran bloque es el relativo a flexibilizar la fiscalidad de los autónomos. Una vez se apruebe por el Pleno del Congreso, los autónomos podrán deducirse el 20% de los gastos de agua, electricidad y telefonía e internet, así como un 50% los del automóvil, siempre y cuando estén relacionados con el desarrollo de la actividad.

En cuanto a los intereses de demora por retrasos de pago de impuestos, según ha podido saber AyE, finalmente se relajarán las condiciones actuales. Así en caso de retraso, se establecerán dos tramos del 10% de recargo si el abono se realiza en el primer mes natural, y del 20% a partir del segundo mes.

También se facilitará la contratación de familiares de los trabajadores autónomos permitiendo la bonificación de dichos contratos.

En relación a la presencia del colectivo en el diálogo social, parece que se convertirá en una realidad, ya que, tras más de una década, los autónomos tendrán presencia en el CES (Consejo Económico y Social).

Los partidos se dan una semana más para estudiar las mejoras pactadas por PP y Ciudadanos a la Ley del Trabajo Autónomo