viernes. 03.07.2020

Los partidos políticos se comprometen a no pedir más prórrogas a la Ley de Medidas Urgentes

Durante una jornada sobre el estado de tramitación de la Ley, organizada por ATA, UPTA y el Colegio de Gestores Administrativos, PP, PSOE y Podemos han manifestado que tendrán sus enmiendas listas antes del próximo 7 de marzo.
Los partidos políticos se comprometen a no pedir más prórrogas a la Ley de Medidas Urgentes

Los autónomos no tendrán que esperar más. Los representantes de Partido Popular, PSOE, Podemos y Grupo Mixto se han comprometido hoy ante Ciudadanos y los autónomos a presentar sus enmiendas a la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo antes del próximo 7 de marzo, fecha en la que finaliza la tercera de las prórrogas de la que, según siguen insistiendo fuentes próximas al Partido Popular, “será la primera que se apruebe esta legislaura”.

Este ejercicio de responsabilidad se ha producido durante un cara a cara entre las dos organizaciones más representativas del colectivo de trabajadores por cuenta propia -ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) y UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos)- y los portavoces parlamentarios. Debate en el que el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha criticado lo paradójico de una situación en la que “se pone en marcha una Ley -que lleva el apellido de urgente- por unanimidad y, sin embargo, su debate se ha aplazado por tercera vez consecutiva”.

Argumento que su homologo en UPTA, Edudardo Abad, también respaldaba, “resulta raro debatir sobre una Ley que tenía que haberse aprobado con urgencia”. No obstante Abad se mostraba más flexible por lo “crucial” de un momento que “puede marcar un antes y un después en el colectivo”. Si bien no se cerraba a sopesar nuevas aportaciones a la Ley, pero fijaba como fecha límite el mes de julio de este 2017, cuando se cumplen diez años de la aprobación de la Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo (LETA).

Por su parte, Sergio del Campo, portavoz de Ciudadanos en el Congreso, tiraba de ironía y lanzaba un dardo envenenado, “esperamos que la Ley no se convierta en lentejas y sea el primer incumplimiento del Partido Popular”. Del Campo ha querido recordar la amenzaza de veto que se produjo en septiembre cuando “presentamos una Ley mucho más potente y fue el Gobierno quien nos dijo que ese texto será vetado”.

Negro sobre blanco

Durante los cinco minutos de exposición de cada uno de los portavoces, ha quedado claro que lo único que queda es poner negro sobre blanco, unas enmiendas sobre las que, salvando algún que otro matiz, se coincide en su mayor parte. Cuestiones como el fijar una fecha límite para que se desarrolle el reglamento que regule la cotización a tiempo parcial -que entró en vigor el pasado mes de enero-, cubrir algunos de los déficits que hay en materia de protección social como el accidente en in itínere o el cese de actividad, mejorar las condiciones de los TRADE (Trabajadores Autónomos Económicamente Dependienes), diseñar un modelo de cuotas reducidas para los autónomos con algún tipo de discapacidad, incorporar programas que favorezcan el relevo generacional… son causa común para los grupos.

Ha habido que esperar al final del acto para que el portavoz socialista, Rafael Simancas, se arrancase con un “vamos a cumplir con el periodo de enmiendas y antes del día 7 estarán presentadas; vamos a colaborar”. Y todo pese a que en su argumento inicial afirmaba que la iniciativa de Ciudadanos “no nos ha gustado nada ni en su forma ni en su contenido”.

Alberto Montero, representante de Podemos, ha puesto el acento en cómo se va a financiar la extensión de la Tarifa Plana. Si bien desde la formación morada se está de acuerdo con la medida, Montero ha pedido que ésta se financie con cargo a Presupuestos Generales y no a la Seguridad Social, como se viene haciendo hasta ahora. En declaraciones posterioes AyE, el portavoz de Podemos ha afirmado que “en un par de días tendremos listo el documento de enmiendas que se debatirá el fin de semana y se presentará el lunes”. A este respecto ha puntualizado que “estas no serán de adición”. Es decir, sus propuestas consistirán en “matices” a los seis puntos que se desarrollan en el texto inicial.

La experiencia es un grado y Carles Campuzano, portavoz del Grupo Mixto, ha sabido diferenciar entre “dos pistas de trabajo que van a ritmos muy distintos: una es la Ley de Medidas Urgentes, que hay que aprovechar para resolver algunas cuestiones como la cotización por formación y que deben desarrollarse bajo el marco del consenso, y otra la subcomisión, que ha de ser más ambiciosa y donde se ha de producir el debate”.

El PP a expensas de Empleo y Hacienda

Por mucho que el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, se refierese a Montesquieu para justificar la demora en el proceso de tramitación, fuentes muy próximas al Partido Popular apuntan que “Empleo y Hacienda tienen que dar el visto bueno al texto de enmiendas, que ya está listo. Mientras ellos no den el visto bueno no podemos presentarlas”.

Y es que el ser del mismo color de quien gobierna “tiene a veces más inconvenientes que ventajas y nos obliga a pasar filtros que garanticen el equilibrio presupuestario”. Lo que viene a decir que la supervisión tiene que ver con cuánto le va a costar al Estado el desarrollo de las medidas.

Quizá por ello, lejos de dar pistas acerca de los ejes sobre los que girarán sus enmiendas, el portavoz popular José Ignacio Echániz ha insistido en sendas ocasiones en que “cualquier reforma ha de ser equilibrada, inteligente y mirar por el bien global dentro del contexto general de la economía del país”.

Tesis, la presupuestaria, a la que también se apuntaban PSOE y Podemos y que era rebatida con tono contundente por el vicesecretario general de UPTA, César García Arnal “ahora la excusa es el aumento del gasto. Muchas medidas, la mayoría, son de ingreso y no de gasto y muchas otras son neutras. Sin embargo muchos errores que padecemos los autónomos provienen de gazapos legislativos que se han producido por no haber consultado a los autónomos”.

Falta de diálogo a la que también aludía Celia Ferrero, vicepresidenta Ejecutiva de ATA, “estamos de acuerdo en que ha de haber diálogo sobre algunas medidas pero un diálogo para todos y en el que participen todos”. Punto en el que ha recordado que el colectivo de autónomos es el único que todavía no tiene participación en el CES (Consejo Económico y Social) y sin embargo, sí se producen dictámenes que afectan, por ejemplo, a los TRADE.

Polémico 8%

Mutis por el foro han hecho los grupos en relación a las dos autoemniendas prioritarias de Ciudadanos: desvincular la subida de las bases de cotización de los autónomos societarios del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) y desarrollar una normativa que permita y regule los aplazamientos de las deudas tributarias de los atuónomos.

En relación a las cotizaciones de los societarios, tal y como ha podido saber AyE, los socialistas no se muestran muy favorables a respaldar la iniciativa de Ciudadanos “tenemos que estudiarla”. Los populares apuntan en la misma dirección “hay que valorar los pros y los contras, pero lo que está claro es que no se puede privilegiar a unos sí y a otros no”. Desde Podemos, sin embargo, afirman que “en eso no vamos a poner ninguna objeción, quizá algún matiz, pero no vamos a oponernos”.

Overbooking en el Congreso

Entre las vagas excusas con las que los dos grandes grupos (PP y PSOE) han querido justificar sus peticiones de prórroga está el, en palabras de Echániz, “overbooking de actividad legislativa”. Un cúmulo de trabajo que ha despertado más de una sonrisa en un auditorio repleto de autónomos que se preguntaban “entonces a lo nuestro, que trabajamos doce y catorce horas al día, ¿cómo se le llama?”. Lo cierto es que son cuatro las iniciativas abiertas en la comisión de Empleo del Congreso. Esto quiere decir que “tocan a 87 diputados por Ley”, ironizaba García Arnal. Apunte al que se añade la incógnita de por qué grupos como Ciudadanos o Compromis han presentado en tiempo y forma sus enmiendas y los de mayor peso parlamentario no lo han hecho. Quizá tenga que ver con que la conciliación ha llegado a la Puerta de los Leones del Congreso.

Los partidos políticos se comprometen a no pedir más prórrogas a la Ley de Medidas Urgentes