Domingo. 26.05.2019

LOS SEIS GRANDES EJES DE MEJORAS PENDIENTES QUE EXIGIRÁ ATA

Lo que pedirán los autónomos al futuro Gobierno que salga el 28-A

Lo que pedirán los autónomos al futuro Gobierno que salga el 28-A

La morosidad, el fomento del emprendimiento, los falsos autónomos, la reducción de trabas, entre otras, son algunas de las asignaturas que están pendientes para los autónomos y que ATA exigirá al nuevo Gobierno que salga elegido el 28 de abril.

Lo que pedirán los autónomos al futuro Gobierno que salga el 28-A

Los trabajadores autónomos han conseguido, con la puesta en marcha del Real Decreto-ley 28/2018, la misma protección que los trabajadores asalariados. Y en los últimos 20 años han pactado con los sucesivos Gobiernos más de 63 medidas en favor del colectivo. Sin embargo, aún quedan muchas asignaturas pendientes en su itinerario, como son la morosidad, -causa de la muerte de uno de cada cuatro negocios en España-, la regulación de los falsos autónomos -empleados que deberían ser asalariados, pero que trabajan por cuenta propia-, la mejora de las prestaciones sociales o la reducción de trabas.

Todas estas medidas han sido recogidas en un documento elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) y en el que se explican las medias que exigirán al nuevo Gobierno que salga elegido de las urnas en las próximas Elecciones Generales del 28 de abril y con las que esperan mejorar la situación y las condiciones de los más de tres millones de personas que conforma el colectivo de trabajadores por cuenta propia.

El presidente de la Federación, Lorenzo Amor, explicó que "en líneas generales son medidas para mejorar el emprendimiento, la protección social,aumentar la seguridad jurídica, para combatir la morosidad, y para algo que siempre nos ha preocupado: tener una verdadera segunda oportunidad; una asignatura pendiente".

Asimismo, Amor aprovechó su intervención durante la presentación del documento en la sede de la organización en Madrid para hacer hincapié en la necesidad de estabilidad política: "Nos enfrentamos a unas elecciones que no van a ser unas, sino varias convocatorias electorales. Lo que pedimos a los políticos es que alcancen acuerdos, consenso y sean capaces de dar estabilidad y certidumbre. Que tengan en cuenta que los autónomos necesitamos un ecosistema y un clima donde poder realizar la actividad, un clima sea certero y estable. Es importante que adopten estos acuerdos y consenso". Y sobre todo "que lo que se prometa se cumpla". 

El documento, se llama ’35 propuestas para 2019: Seguir avanzando en el Trabajo Autónomo' y divide en seis los ejes que para ATA son temas aún sin resolver. Estas son algunas de las asignaturas pendientes de los autónomos:

1. Complementar la Ley de Medidas Urgentes mediante el fomento del emprendimiento en ciertos colectivos específicos y la contratación por parte de los autónomos.

Para fomentar el emprendimiento ATA propone la puesta en marcha tres tipos de cotización a la Seguridad Social para colectivos específicos: cuota 0 para los autónomos no habituales, de 30 euros para los estudiantes o de 60 euros para los que tengan ingresos inferiores al SMI. Al igual que una de 30 euros durante 24 meses para fomentar el emprendimiento rural en poblaciones de menos de 5.000 habitantes.

En cuanto a la contratación, ATA apuesta por la creación de una tarifa plana para los trabajadores por cuenta propia que contraten a su primer trabajador o que empleen a sus cónyuges de forma indefinida.

También se pide la ampliación de la tarifa plana de 60 euros hasta los 24 meses para las autónomas que se reincorporan a la actividad tras la maternidad. Los últimos 12 meses tendrán que estar a cargo de las comunidades autónomas.  En este sentido Celia Ferrero, vicepresidenta ejecutiva de ATA, explicó "la importancia que tiene la ampliación a 24 meses por maternidad, ya que una de las principales causas de abandono de las emprendedoras es la maternidad. Queremos que continúen".

2. Protección social y sostenibilidad del sistema de pensiones.

Algunas de las medidas que ATA propone en este punto son: que las cuotas de los autónomos societarios sean deducibles en el impuesto de sociedades; que los trabajadores por cuenta propia puedan hacer aportaciones voluntarias al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) sin que tengan que modificar su cuota, pero que esta aportación le compute como si estuviera cotizando por una base mayor; y cambiar el sistema que se utiliza actualmente para calcular la pensión (que el 75% se tome en base a los mejores años y el 25% restante teniendo en cuenta los peores). También destaca la necesidad de ampliar el sistema de jubilación activa a todos los trabajadores autónomos, sin que estén obligados a contratar un empleado; una medida que consideran que no supone gasto pero sí ingresos al sistema.

En cuanto a la cotización por ingresos reales ATA estima que, aunque podría llegara ser más equitativo, existe una gran dificultad técnica para establecer de forma fehaciente los ingresos mensuales del autónomo por los vaivenes que sufre toda actividad por cuenta propia. Desde ATA defienden que la pedagogía y los incentivos son la mejor forma para que los autónomos coticen más, si sus ingresos se lo permiten. No obstante, si finalmente se establece este sistema de cotización por ingresos reales, la Federación sostiene en el documento que la sobrecotización o infracotización que el autónomo tenga cada año deberá corregirse al final del ejercicio fiscal o en la declaración de la renta tendiendo en cuenta que los ingresos de un autónomo suelen ser el colchón del siguiente porque pocas veces se ingresa lo mismo. 

También ATA quiere que se establezca un subsidio (426 euros) durante seis meses para aquellos autónomos que hayan agotado su prestación por cese de actividad. Por otro lado, los autónomos en situación de pluriactividad deberían de estar exentos de cotizar por cese de actividad dado que ya lo están haciendo por desempleo en su condición de asalariados y porque las mutuas nunca aprobarían el cobro de la prestación, explica la Federación.

3. Combatir la economía sumergida, el mal uso de algunas figuras societarias como las cooperativas “virtuales”, y también laborales como el “falso autónomo”.

Durante el 2018 la lucha para erradicar el fraude de los falsos autónomos ha estado en el punto de mira las inspecciones de trabajo. Una de las fórmulas que propone la Federación para ayudar a combatir esta situación es que el Trabajador Autónomos Económicamente Dependiente (TRADE) “tenga la obligación de comunicar y registrar personalmente su condición como tal a través del Sistema RED, indicando en cada caso los datos de la empresa o el autónomo para los que presta servicios”. También proponen la creación de la figura TRADE Digital, para aquellos cuyos ingresos provengan de plataformas digitales.

Junto a ello se pide establecer una retribución mínima de 1.050 euros mensuales para el TRADE con el fin de evitar abusos por por parte de las empresas que contratan sus servicios.

4. Eliminar trabas y cargas administrativas, así como reducir la presión fiscal.

En tema fiscal las propuestas principales de ATA son: que se garantice los plazos de IVA, que los autónomos puedan deducirse en el IRPF el 100% del gasto del vehículo cuando éste sea eléctrico. También la desgravación del 100% del IVA en la adquisición de un vehículo eléctrico no sólo en el caso de vehículos profesionales, sino aquellos turismos que por la naturaleza de la actividad por cuenta propia sean necesarios para el desarrollo de su actividad (agentes comerciales, abogados, arquitectos, autoescuelas …)”.

Y también continuar con el impulso del pago por medios electrónicos de los gastos del autónomo como medio de verificación por parte de Hacienda para su deducción. Como por ejemplo en parkings, gasolineras, etcétera.

Por otro lado ATA exigirá que los trabajadores por cuenta propia cuya facturación no supere los 30.000 euros anuales estén exentos de tributar en concepto de IVA por el importe resultante de la diferencia entre IVA soportado e IVA repercutido durante los 24 primeros meses de actividad. 

5. Régimen Sancionador de la Morosidad

Para luchar contra la morosidad que sufren los autónomos proponen la creación de un Buzón de Lucha Contra la Morosidad y de un Cuerpo de Inspección para que todo aquel que tenga conocimiento de una situación de impago pueda denunciarlo de forma anónima ante la Agencia Tributaria.

También la puesta en marcha de un Régimen Sancionador para que se penalice “a aquellos que dilatan sus plazos de pago sin justificación económica objetiva y verificable”. “En estos casos, se aplicará un recargo automático del 5% si el retraso sobre la fecha de pago es de menos de 30 días, del 10% si es menor de 60 días y del 20% si supera los 60 días. Estos recargos, en caso de sanción, también serán aplicables y se sumarán a la sanción establecida en función de su gravedad”. Entre otras sanciones también se pide que el moroso pueda ser excluido como beneficiario de subvenciones o bonificaciones de la Seguridad Social así como de ayudas y contratos con la administración pública.  

6. Segunda Oportunidad

Mejorar las condiciones de los trabajadores autónomos que no tuvieron suerte con su negocio con la inclusión de los créditos públicos en los acuerdos extrajudiciales de deudas o la puesta en marcha de programas como ‘Early Warning’ que ayudan a impedir la quiebra.

Los resultados de 2018

La Federación, que dirige Lorenzo Amor, hace también en el documento un pequeño balance de lo conseguido en 2018 con la entrada en vigor el 1 de enero de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo autónomo, que, entre otros aspectos, supuso el surgimiento de 52.725 nuevos emprendedores.

También hacen referencia a las negociaciones mantenidas con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, junto con la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, para acordar una subida moderada de las bases de cotización y que éstas no se incrementasen 35 euros al mes, 420 al año, con la subida del Salario Mínimo Interprofesional.  Finalmente, se llegó a un acuerdo en el que se basa el Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre, y por el que se incrementaron un 1,25 las bases de cotización a partir del 1 de enero de este año: así la cuota se ha incrementado 5,36 euros al mes, 64 euros año.

También hacen referencia a la prorrogación del sistema de módulos que permitió que 400.000 autónomos pudiesen seguir tributando por este sistema.

Lo que pedirán los autónomos al futuro Gobierno que salga el 28-A