Lunes. 17.06.2019

La pensión del 38% de los autónomos no llega al mínimo

Los jubilados del RETA cobran casi 500 euros menos de pensión que los del Régimen General. En el caso de las mujeres la brecha se eleva hasta los 700 euros.

La pensión del 38% de los autónomos no llega al mínimo

Los autónomos recelan del sistema público de pensiones, de ahí que a la hora de jubilarse muchos no lleguen al mínimo. Cerca del 38% (474.279) de los 1.269.278 jubilados del RETA (Régimen General de Trabajadores Autónomos) no cobran la pensión mínima. Es decir, el Estado debe abonarles un 'complemento a mínimos', o lo que es lo mismo una cantidad adicional al mes para que su nómina alcance la más baja establecida por Ley, que para este año y tras la subida del 0,25% se fija en 786,86 euros en el caso de los mayores de 65 años con familiares a cargo y en 737,50 para los menores de 65 también con familiares a cargo.

Los cuatro de cada diez trabajadores por cuenta propia que perciben dicho complemento cobran de media 632,61 euros, según se detalla en los datos de Seguridad Social a fecha 1 de enero de 2017. Esto obliga al sistema a tirar de caja y sacar cerca de 96 millones de euros al mes (202,22 euros por pesión). Si lo comparamos con el Régimen General (R.G.), las pensiones de jubilación con complemento a mínimos representan en éste, 18 puntos menos, o lo que es lo mismo poco más del 20% (896.152) sobre los más de cuatro millones de pensionistas. Ahora bien, en su caso la nómina media es siete euros más baja que la de los autónomos, costando a las arcas 183,3 millones (204,52 euros por pensión) de euros mensuales.

Esta circunstancia se debe, en gran medida, a la falta de conciencia de cotización del colectivo (en torno al 82% lo hace por la base mínima), que considera la cuota mensual como un impuesto más que añadir al lastre de gastos que supone desarrollar una actividad por cuenta propia. “El autónomo siempre tiene la sensación de que le están robando cuando paga a la Seguridad Social”, afirmaba José Ignacio Conde Ruíz, subdirector de FEDEA, durante su comparecencia en la comisión del Pacto de Toledo.

Más allá del complemento a mínimos, otra de las alertas que se ponen de manifiesto en el informe es la brecha de 493,97 euros que existe entre la pensión media de los autónomos y la de los trabajadores por cuenta ajena (1.200 euros frente a 706 euros). Asimismo, y en el análisis del colectivo en particular destaca otra realidad. La relativa a la diferencia entre las pensiones de hombres y mujeres. Si bien ellos perciben una nómina media de 796 euros, la de ellas es de 584 euros mensuales.

Futuro incierto

A la vista de los datos no es de extrañar que el colectivo no tenga excesiva confianza en el futuro de las pensiones. Tal y como se extrae del Estudio Anual de Preparación para la Jubilación 2016 de Aegon, el 65% de los autónomos creen que, una vez que cuelguen los hábitos, sus ingresos serán inferiores a los actuales. De ellos, más de la mitad (36%) considera que éstos serán un 60% menores a los que perciben a día de hoy.

La paradoja se da en que son precisamente los trabajadores por cuenta propia los más previsores de cara a su jubilación. Una tercio de ellos ahorra de forma habitual mediante planes pensiones o sistemas de previsión privados. Cifra que es sin embargo muy baja en comparación con el 51% de quienes afirman no hacer nada de hucha, y que Jaime Kirkpatrick, consejero delegado de la aseguradora califica de “muy preocupante”. Más aún si tenemos en cuenta que “los autónomos son uno de los colectivos más vulnerables a la hora de planificar la jubilación, dado que es habitual que coticen por la base mínima”.

Refoma del RETA y flexibilidad

Tanto los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social como los del estudio de Aegon reflejan la necesidad de avanzar en la flexibilidad del sistema a nivel de cotizaciones y de prestaciones para, por un lado, garantizar su sostenibilidad y, por otro, equiparar la protección social de autónomos y trabajadores por cuenta ajena, en la medida de los posible. Todo un reto que podría empezar a superarse en un plazo de seis meses, ya que la pasada semana el Congreso daba luz verde a la Subcomisión para la Reforma del RETA, en la que se trabajará sobre fórmulas que favorezcan, la entrada de cotizantes al sistema y la mejora de las aportaciones de los 3,2 millones de activos del RETA.

A este respecto una de las cuestiones sobre las que se debatirá será la de ampliar al 100% la posibilidad de cobrar la pensión y desarrollar una actividad, algo que demanda el 33% de los autónomos según los datos de Aegon. Para Kirkpatrick esto “es algo muy comprensible dado el aumento de nuestra esperanza de vida”.

La pensión del 38% de los autónomos no llega al mínimo