martes. 25.02.2020

ENTRE HOSTELEROS Y EMBOTELLADORAS

Polémica por la venta de agua del grifo filtrada en restaurantes

Polémica por la venta de agua del grifo filtrada en restaurantes

Desde hace unos años, el agua del grifo filtrada se ha convertido en una alternativa al agua mineral. Esta tendencia, más habitual en ciertos países europeos, ha terminado por introducirse en España. Buena parte del sector de la hostelería ha acogido con entusiasmo esta opción porque supone un ahorro de costes frente al agua mineral y algunos propietarios argumentan razones de índole ecológica o incluso “políticas”, pese a que llegan a cobrar por esta agua del grifo hasta 2,20 euros por litro. Frente a esto, las asociaciones de empresas de agua mineral y hostelería piden claridad por parte de los bares y restaurantes a la hora de vender el agua filtrada porque está induciendo a confusión entre los consumidores y aseguran que “es muy sensible a contaminaciones”.

Polémica por la venta de agua del grifo filtrada en restaurantes

Cada vez son más los autónomos hosteleros que prefieren ofrecer agua del grifo filtrada en vez de agua mineral. Muchos de ellos, aseguran que se trata de una opción más económica, sostenible a nivel medioambiental e incluso más saludable. Sin embargo, asociaciones de agua mineral envasada y hostelería se han posicionado frente a esta alternativa a través de campañas como “Seamos claros con el agua”, en las que se busca informar al consumidor sobre las diferencias entre unas aguas y otras. En clarosconelagua.com las asociaciones advierten que, tras el filtrado, “el agua queda desprotegida y es muy sensible a eventuales contaminaciones durante el envasado y el servicio al consumidor”. 

La campaña, lanzada por empresas de agua mineral envasada y también algunas asociaciones de hostelería, busca que el consumidor sea consciente de lo que se le ofrece y el hostelero sepa cómo debe ofrecerlo. Para éstos, la distinción entre agua mineral y filtrada radica en el propio producto ya que, tal y como aseguró Irene Zafra, secretaria general de ANEABE (Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas) “estos aparatos de filtrado alteran la composición garantizada en el agua del grifo”.

 Sin embargo, el problema real aparece cuando el consumidor no sabe qué agua está tomando. Ciertas prácticas a la hora de presentar y vender el producto por parte del hostelero pueden crear confusión en el cliente. A este respecto, la secretaria general de ANEABE apuntó que “en algunos establecimientos se induce a engaños”. Para ella, el problema radica en que el restaurante tiene obligación de informar al cliente debidamente de lo que está vendiendo. “Siempre y cuando el establecimiento lo explique, no hay ningún problema” sentenció Irene Zafra.

Mientras que para la secretaria general de ANEABE “el agua filtrada no podrá nunca alcanzar la pureza de la mineral”, para Jaime Bastos, de la empresa de filtros de agua Doulton, “es preferible que se beba agua del grifo antes que en botella. El agua filtrada es mejor que el agua -mineral- embotellada en muchísimos casos”                                                                                                       

Campaña contra la botella de plástico

Esta empresa de filtros de agua ha llevado a cabo desde hace años una campaña contra el agua mineral embotellada en plástico. Sus argumentos van de lo medioambiental a lo saludable. Según Bastos “el agua embotellada en plástico puede tener componentes químicos como nitritos o nitratos” mientras que, por el contrario, “hay organismos internacionales que certifican la calidad de nuestros filtros de agua. Quitamos hasta el 99.3 % del cloro”.

Aunque reconoció que no toda el agua mineral se envasa en botellas de plástico, recordó que en la mayoría de los casos es así y que, para su empresa, “el mundo de las botellas de plástico es el enemigo a batir”.

Para los autónomos hosteleros, las razones para elegir esta alternativa al agua mineral son similares. Argumentos como la ecología, la salud o el ahorro son una constante por parte de los restaurantes y bares encuestados por este diario.

Y es que cada vez son más los negocios de hostelería como “Mala hierba” que apoyan el agua filtrada. Este restaurante catalán considera que esta alternativa al agua mineral supone varios beneficios; además del ahorro en proveedores y la salud del cliente, la razón fundamental que llevó a Roser Asensio a sumarse a esta alternativa, fue el respeto al medioambiente. “La huella ecológica es mucho menor que la que provoca el agua mineral embotellada” aseveró la propietaria.

Hasta 2,20 euros por un litro de agua filtrada

Benjamin Varga, propietario del restaurante “En aparté”, lleva dos años ofreciendo a sus clientes agua filtrada a raíz de lo que él mismo denomina “proyecto basura cero”.Este restaurador que cobra a sus clientes 1.80€ por cada litro de agua tiene claro que el nivel de desperdicios que causa el consumo de agua en botella no es comparable al que provoca la venta de agua filtrada. Aunque reconoce, que las razones que le mueven a vender este producto van más allá de la creación de residuos: “el plástico es devastador para el medioambiente”, además mi decisión también es política ya que “no quiero comprar a empresas como Font Bella, a las que lo único que les interesa es ganar dinero sin importar cómo. No les preocupa el medioambiente”.

El restaurante “Mala hierba” se posiciona igual a este respecto. “La huella ecológica que deja el agua mineral embotellada es muy grande” explicó la propietaria. Además, para Roser Asensio, se trata también de una cuestión de salud ya que el plástico en el que suele ir envasada el agua impregna a esta última de ciertos componentes dañinos para la salud del consumidor. Este restaurante aseguró que por lo general no suele cobrar el agua que dice embotellar en cristal y sin precinto, aunque reconoció que hay ocasiones en las que se cobra 2.20€ por litro de “forma simbólica”.

Por su parte, el restaurante En Aparté reconoció que ellos sí cobran el agua, en este caso, a 1.80€ el litro pero que le aporta la misma rentabilidad que si vendiera un agua mineral embotellada cualquiera, por los gastos de mantenimiento de los filtros.

Polémica por la venta de agua del grifo filtrada en restaurantes