Perjudica su futuro como profesionales

¿Por qué a los autónomos no les sale rentable darse de baja en el RETA durante sus vacaciones?

A los autónomos no les compensa darse de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos durante sus vacaciones. Entre otras cosas, pierden tiempo de cotización, las bonificaciones a las que tiene derecho y su cobertura frente a accidentes y enfermedades
autonomo-baja-RETA-vacaciones
A los autónomos no les sale rentable darse de baja en el RETA por vacaciones
¿Por qué a los autónomos no les sale rentable darse de baja en el RETA durante sus vacaciones?

La llegada del verano suele venir acompañada de un descenso en la actividad para muchos autónomos. Por ello, hay profesionales que se plantean si es buena idea darse de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), para ahorrarse el pago de las cuotas mensuales durante los meses que más cuesta mantener el negocio en funcionamiento. Al contrario que los asalariados, los trabajadores por cuenta propia no disfrutan de un periodo de descanso retribuido, por lo que deben tener en cuenta que tendrán que seguir asumiendo unos costes económicos aún cuando apenas produzcan ventas o, incluso, bajen su persiana por unos días. La propia naturaleza de la actividad marca mucho esta decisión, así como si el autónomo tiene o no empleados a su cargo, o si disfruta de alguna bonificación.

Según el último informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), los autónomos aún no pueden irse de vacaciones tanto como lo hacían en 2019. La pandemia sigue haciendo mella en los pequeños negocios y el hecho de tomarse unos días de descanso, desgraciadamente, no es algo que esté alcance de la mayoría del colectivo. De hecho, el 60% de los profesionales reconoció que no puede cogerse vacaciones porque no puede permitirse frenar su actividad. Únicamente un 40% dijo que sí se irá de vacaciones, aunque dos de cada tres de ellos, aseguraron que no desconectarían de su negocio.  

Como todo, darse de baja en el RETA durante estos dos meses tiene sus contras y, por supuesto, no es una decisión apropiada para ningún autónomo. Los trabajadores por cuenta propia tienen que ser conscientes de que, a la larga, tomar esta decisión les supondrá más desventajas que ventajas. Entre otras cosas, reducirá sus pensiones o se quedarán sin cobertura frente a una enfermedad. Los profesionales pueden darse de baja y de alta hasta tres veces al año sin ninguna penalización, pero no hay que olvidar que la cuota de autónomos sirve para cotizar a la Seguridad Social, por ello, si un autónomo se da de baja durante las semanas que está de vacaciones, no cotizará ese tiempo. Las prestaciones se cobran en función de lo que se ha aportado a la Administración y, en el caso de la pensión, según los años cotizados. Darse de baja durante un tiempo sin mayor motivo que unas vacaciones alarga el tiempo que exige la ley para tener derecho a cobrar pensión, además de dejarle sin cobertura ante contingencias que le pueden sobrevenir.     

Desventajas de darse de baja en el RETA por vacaciones

Antes de darse de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), el profesional deberá tener muy en cuenta su modelo de negocio y actividad, todo lo que puede perder por ahorrarse dos meses de cuota. Las desventajas no son pocas.

Pérdida de deducciones 

Si un autónomo deja de pagar la cuota, Hacienda entiende que su actividad ya no sigue en marcha. Por lo tanto, si no hay negocio no hay gastos, ni, por supuesto, posibilidad de deducirlos. La realidad es que pagar la cuota no te exime de tener que hacer frente a algunos gastos como el alquiler del local que, de ninguna forma, podrán deducirse durante los dos meses que estés dado de baja. Los criterios que sigue la Agencia Tributaria para que un gastos sea deducible para un autónomo son tres:

  • Debe ser un gasto vinculado a tu actividad económica y que contribuya a la obtención de ingresos.
  • Debe estar debidamente justificado con su correspondiente factura.
  • Debe contabilizarse en los libros oficiales de gastos y de IVA.

Pérdida de bonificaciones incluida la Tarifa Plana

Este apartado cobra más importancia a raíz del estallido de la pandemia del Covid-19. Los autónomos que hayan recibido alguna ayuda o subvención -ya sea local, autonómica o estatal-, tendrán que estar especialmente atentos a ella a la hora de plantearse si darse de baja o no en sus vacaciones, ya que en la mayoría de las bases de estas convocatorias se establece como requisito permanecer de alta ejerciendo la actividad durante un determinado periodo de tiempo. Co lo que, si lo incumple, tendría que devolverlas.

Además, darse de baja durante un tiempo determinado no supone sólo la perdida de este tipo de bonificaciones, sino también de otras muy importantes para el colectivo como es la tarifa plana. Los profesionales tendrían que esperar hasta tres años para poder volver a darse de alta como autónomos y poder disfrutar nuevamente de la tarifa plana. También perderían las bonificaciones por maternidad y paternidad y las ayudas para menores de 30 años. En definitiva, son muchas y muy variadas las bonificaciones de las que puede estar beneficiándose el autónomo y a las que perdería el derecho automáticamente al darse de baja durante los meses de verano.   

Trabas burocráticas

Los autónomos nunca lo han tenido tan fácil para darse de alta y baja varias veces al año, de hecho, es algo que conlleva muchos trámites. Si quieren darse de baja durante los meses de julio y agosto, deberán, por un lado, darse de baja en el censo de empresarios de Hacienda presentando el modelo 037, bien por vía telemática o en papel, pero siempre en un plazo de 30 días desde que cesa la actividad. Y por otro lado, darse de baja en el RETA de Seguridad Social presentando el modelo 036. Este último trámite sólo puede realizarse de forma online a través de la Sede Electrónica.

Luego, cuando decida darse de nuevo de alta para retomar la actividad, tendrá que volver a hacer los mismos trámites: alta en el censo de empresarios de Hacienda presentando el modelo 037, y alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos con el 036.

Sin coberturas sociales

Las cotizaciones a la Seguridad Social suponen un derecho de los autónomos a recibir una serie de prestaciones públicas por enfermedad, jubilación, maternidad o paternidad, etc. No obstante, los meses que estén dados de baja en el RETA no están cotizando, por lo que dejan de sumar tiempo al periodo de carencia exigido para acceder a estas prestaciones. Así, si llegara a necesitarlas en el futuro, el haber cotizado menos tiempo podría impedirle disfrutar de ellas.

Cinco consejos para organizar el negocio en vacaciones

  1. Adelantar trabajo siempre que sea posible: no todos los negocios pueden adelantar trabajo antes de marcharse de vacaciones, pero sí puede ser de mucha utilidad para quienes trabajen por proyectos y con fechas de entrega concretas.  Los días de descanso no serán "días de trabajo perdido", sino que el autónomo los habrá tenido en cuenta en su calendario. Al volver, las fechas de entrega no serán ningún problema y se podrá retomar la actividad con más tranquilidad.

  2. Recordar que Hacienda y la Seguridad Social no descansan: tanto si el autónomo ha pedido ayudas públicas como sino, debe tener en cuenta que la administración no descansa en verano y que pueden llegar notificaciones por correo electrónico. Comunicaciones de la Seguridad Social y, lo más grave, de Hacienda que siempre fija un plazo para contestar. Se puede solicitar que no lleguen o, lo más sencillo, marcarse una rutina al día para revisar el correo electrónico y los SMS ya que son las dos vías por las que las administraciones se comunican con los administrados. Descuidar eso puede acarrear algunos problemas a la vuelta de las vacaciones.
  3. Fijar un contacto de emergencia: aunque el objetivo de las vacaciones sea descansar, un autónomo nunca lo consigue del todo. Pueden ocurrir muchas cosas durante su ausencia, y si se trata de algo urgente, tienen que estar localizables. Para ello, lo mejor es tener un teléfono de emergencia o delegar en otra persona para que se encargue de las tareas urgentes.
  4. No descuidar tu sitio web y avisar previamente a los clientes habituales: el medio digital es el principal canal de comunicación con los clientes, especialmente en la situación actual. Del mismo modo, hay que cuidar a los clientes habituales. Si algunas personas siempre acuden al negocio, se merecen saber con tiempo que estaremos fuera unos días. De esta forma, podrán planificar mejor los productos o servicios que necesitarán y adelantar -o retrasar- sus pedidos.
  5. Mantener la actividad en redes sociales: aunque el autónomo se tome unos días de vacaciones, el mundo digital sigue girando. Los internautas pasan horas en las redes sociales, buscan productos en la red y conversan con las marcas. Por eso, es muy importante que no haya un parón en nuestras redes socialesdejar mensajes y campañas programadas durante los días de descanso. 

¿Por qué a los autónomos no les sale rentable darse de baja en el RETA durante sus vacaciones?
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad