Lunes. 24.09.2018

EL RETO DE LA DIVERSIFICACIÓN DE UN SECTOR

Los quioscos de Madrid podrían vender de tarjeta transporte como los estancos

Los quioscos de Madrid, listos para vender la tarjeta transporte como los estancos

Los vendedores de prensa de la Comunidad de Madrid están a un paso de poder ofrecer al público la tarjeta o abono que permite los traslados en todos los medios públicos de transporte, así como la que sustituyó al famoso "metrobus", con lo que lograrían diversificar su negocio y salvarlo de su crisis particular. El Consorcio de Transportes de Madrid resuelve este jueves 17 de mayo el concurso para adjudicar el servicio de recargas de las tarjetas. La empresa Disashop ha presentado la mejor oferta, a juicio del Consorcio, lo que supone una gran noticia para los vendedores de prensa madrileños. Hasta la fecha, la recarga de las tarjetas recaía casi en exclusiva en los estancos y esperan que la decisión del consorcio madrileño sirva de precedente para otros municipios españoles

Los quioscos de Madrid podrían vender de tarjeta transporte como los estancos

Los vendedores de prensa -la mayoría de ellos situados en quioscos- de la Comunidad de Madrid, casi 2.000, han recibido una magnífica noticia. El jueves 17 el Consorcio Regional de Transportes de Madrid, órgano que concentra las competencias en materia de transporte urbano público de la comunidad autónoma, resolverá la adjudicación de los servicios de recarga del título de transporte de Madrid, es decir, las tarjetas de transporte, conocida como abono transporte, que permiten utilizar todos los medios públicos como autobuses urbanos e interurbanos, metro y trenes de cercanías y las que han sustituido al famoso “metrobus”, por el que se adquiere un número de viajes (normalmente diez o veinte) en autobuses urbanos y metro. El pasado 26 de abril se abrieron los pliegos del concurso, al que se han presentado cinco empresas, y la mejor oferta, según el Consorcio, fue la de la empresa Disashop, dedicada a la venta de recargas de tarjetas, telefónicas o de transporte fundamentalmente, y que sirve a muchos tipos de establecimientos.

La novedad y lo que ha causado la satisfacción en los vendedores de prensa es que, hasta la fecha, la adjudicataria es una empresa de recargas que, en el caso de las tarjetas de transporte, sólo trabaja con estancos. Si el Consorcio de Transportes decide otorgar la adjudicación a Disashop, se abre una oportunidad para los puntos de venta de prensa, ya sean quioscos o locales, si bien la mayor parte son establecimientos exentos en las aceras. A los vendedores de prensa les gustaría que la posible decisión del consorcio madrileño sirviera de precedente para otros municipios españoles.

Disashop, como mejor oferta, ha quedado obligada a presentar toda la documentación necesaria, avales y, sobre todo, una relación de un preacuerdo con 3.000 puntos de venta en los que podría venderse dicho servicio de recargas de tarjetas.

Noticia muy positiva 

El presidente de la Agrupación Nacional de Vendedores de Publicaciones (ANVP), Rafael Artacho, ha declarado a Autónomos y Emprendedores, que la posible adjudicación a Disashop es “una noticia muy positiva para nosotros”. El cambio de empresa del servicio de recargas de las tarjetas de transporte supone abrir el negocio a otro tipo de establecimientos que no sean sólo estancos, aunque la tarjeta se hace operativa igualmente en las estaciones de metro y en los cajeros de Bankia. 

Artacho ha señalado que la empresa adjudicataria hasta ahora, Logista, “ha discriminado a los puntos de venta de prensa, sin darnos siquiera el motivo, pues cada vez que nos dirigíamos a ella para que se explicara ni nos contestaba”. Esta discriminación ha llegado incluso a los tribunales, ya que la ANVP ha emprendido acciones judiciales contra Logista.

Balón de oxígeno para el sector

La posibilidad de ofrecer servicios de recarga de los títulos de transporte de Madrid es un balón de oxígeno para los vendedores de prensa, ya sean quioscos o puntos de venta en locales. La caída de las ventas de las publicaciones en papel, la mercancía tradicional, representa una agonía para estos negocios que se ven abocados a diversificarse para subsistir

La regulación de estos establecimientos corresponde a los ayuntamientos, que establecen a través de sus ordenanzas todos los requisitos necesarios para ejercer la actividad (espacios públicos, metros cuadrados, productos a la venta, tasas, etc). La necesidad de salir adelante está azuzando la imaginación de estos trabajadores por cuenta propia y así cada cual intenta ganarse la vida con otros artículos distintos a las publicaciones periódicas, hoy en retroceso ante el avance de internet. Por eso, no es extraño encontrarse con quioscos de prensa donde se vende desde tabaco (siempre en máquinas expendedoras) hasta golosinas, latas de bebidas no alcohólicas, recuerdos turísticos y bufandas y banderas de equipos de fútbol.

Una opción que muchos vendedores de prensa están barajando es la de convertirse en puntos de recepción de las compras que se realizan online, especialmente en los barrios, para paliar el problema cada vez más frecuente de que no se encuentre nadie en el domicilio cuando llega la entrega.   

Los quioscos de Madrid podrían vender de tarjeta transporte como los estancos