Miércoles. 17.10.2018

HA CERRADO ALGÚN NEGOCIO

Los quiosqueros madrileños al límite por la huelga del reparto

Los quiosqueros madrileños al límite por la huelga del reparto

Los 1.500 quiosqueros de la Comunidad de Madrid están viviendo estos días una situación límite. Llevan desde el viernes 13 de julio sin recibir prensa diaria, ni revistas semanales, ni mensuales por la huelga de los repartidores. Una protesta que está afectando a los vendedores de prensa que nada tienen que ver con los motivos que la originaron y que ya ha llevado al cierre de algún negocio. El conflicto podría extenderse a toda España según las organizaciones de autónomos.

Los quiosqueros madrileños al límite por la huelga del reparto

“La única realidad es que el cajón del vendedor de prensa está vacío”. Con esta frase Rafael Artacho, presidente de la Agrupación Nacional de Vendedores de Publicaciones (ANVP), ha descrito la situación que están viviendo actualmente los 1.500 quiosqueros de la comunidad de Madrid, que llevan desde el pasado viernes 13 de julio sin recibir la prensa diaria, ni las revistas semanales, ni mensuales.

Todo ello, porque los repartidores de la distribuidora Dima del Grupo Boyacá están en huelga. Éstos repartidores -en su mayoría autónomos- piden a la empresa una renovación de las condiciones de sus contratos, que terminan el próximo 30 de agosto. Pero casi una semana después de que se iniciasen paros y se dejaran de hacer los repartos, los 250 repartidores y la empresa aún no han llegado a un acuerdo. Una protesta que nada tiene que ver con los quiosqueros, autónomos como los repartidores, pero que les está llevando a la ruina

Y es que los quiosqueros están llegando a una situación límite, porque según detallaba la Anvp en un comunicado “la prensa diaria es todavía la principal fuente de ingresos de un quiosco, y la falta de ella y de las revistas mensuales ha puesto en una situación muy difícil a muchos quiosqueros”. A lo que se suma el hecho, de que "la mayoría de los vendedores van al día y si no hacen caja, no pueden hacer frente a sus gastos diarios” aseveró Artacho.

La situación se va agravando cada día que pasa y muchos quiosqueros incluso han tenido que cerrar. Según reveló el presidente de Anvp, desde la Asociación ya tienen conocimiento que “dos quiosqueros, de localidades muy pequeñas, han tenido que cerrar definitivamente”. Y si esto sigue a más, el cierre “podría ser masivo” denuncia Artacho.  Otro de los grandes temores que tienen los quiosqueros es que los lectores habituales de la prensa escrita o de las revistas mensuales se acostumbren al Hoy, no hay prensa y “pierdan ese hábito de bajar a comprar el periódico” señala Rafael Artacho.

Por ello la Anvp pide a los editores de los periódicos y a las administraciones públicas que se impliquen y ayuden a encontrar una solución. También anuncian en un comunicado que ya han puesto el tema en manos de sus asesores jurídicos para reclamar compensaciones por los daños y perjuicios que están sufriendo sus asociados. Y denuncian que “las familias de los 1.500 puntos de venta de prensa de la Comunidad de Madrid son tan importantes como las familias de los 250 repartidores por lo que no aceptarán presiones ni intimidaciones de nadie”.

Por su parte, la Comisión Nacional De Vendedores De Publicaciones De España, ha emitido también un comunicado donde muestran su solidaridad con los vendedores, rechazan las diferentes actuaciones intimidadores y piden cordura a todas las partes implicadas -incluida a de los editores- para poder encontrar una solución que ponga fin al conflicto.

La situación puede ser más grave

Ante la gravedad de la situación, Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomo; Eduardo Abab, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos; Cesar García, presidente de la Asociación Madrileña de Trabajadores Autónomos (AMTAS), y Elena Melgar, presidenta de ATA Madrid, se han reunido hoy con las organizaciones del sector de puntos de venta de publicaciones, quiénes han trasmitido su angustia.

Según el comunicado emitido conjuntamente, calculan que las pérdidas diarias de cada quiosco ascienden a más de 250 euros y, de no encontrarse solución al conflicto la situación, puede extenderse a más de 4.000 quioscos en el resto de España.

Las diferencias asociaciones exigen a Boyacá que restablezca “inmediatamente los servicios de distribución de Prensa, emplazándola a resolver esta situación con los mecanismos que estimen oportunos, si es necesaria con personal asalariado de ella”.

¿Qué están haciendo los quiosqueros?

Los 1.5000 autónomos quiosqueros de la Comunidad de Madrid están buscando nuevas fórmulas para mantener vivos sus pequeños negocios. Según cuenta Artacho, la distribuidora “ha contratado otras furgonetas que están llevando los ejemplares cerca de las comisarías de policía y, desde allí, avisan a los vendedores para que vayan a recoger los periódicos. Esto puede solucionar un poco el tema de la prensa, pero no el de las revistas semanales o mensuales que también nos aportan muchos ingresos”.

Otro de los mecanismos que están probando es el de acudir ellos mismos -los vendedores- a la distribuidora para coger los periódicos y revistas y llevarlos a su propio quiosco. Una medida que Artacho no detalla por temor a las represalias de los piquetes.

Los quiosqueros madrileños al límite por la huelga del reparto