viernes. 03.07.2020

CUMBRE EMPRESARIAL DE CEOE

El Rey aboga por que se tenga especial “sensibilidad con los autónomos”

El Rey aboga por que se tenga especial “sensibilidad con los autónomos”

El Rey Felipe VI fue el protagonista en la clausura de la Cumbre Empresarial que reunió a los principales líderes del tejido productivo bajo el paraguas de la CEOE. Durante su discurso animó a los países europeos a tener “especial sensibilidad con los autónomos” a la hora de poner en marcha políticas económicas.

El Rey aboga por que se tenga especial “sensibilidad con los autónomos”

El fortalecimiento del tejido empresarial europeo pasa por atender las necesidades especiales de los pequeños negocios y autónomos. El Rey Felipe VI fue el encargado de clausurar la Cumbre Empresarial que se ha desarrollado durante estas dos últimas semanas bajo el paraguas de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). En su intervención, Su Majestad recalcó la importancia de una de las peticiones que se habían tratado durante el foro y que es, precisamente, la necesidad de que se pongan en marcha políticas para ayudar al tejido productivo, pero teniendo especial “sensibilidad” con los actores más pequeños de la economía.

En palabras de Su Majestad: “no hay que olvidar el necesario impulso a las políticas europeas para que persigan el fortalecimiento del tejido empresarial, con especial atención a los pequeños negocios y también con especial sensibilidad hacia los autónomos”.

De esta forma, Felipe VI se hizo eco de uno de los mensajes lanzados por los autónomos a lo largo de estas dos últimas semanas y con el que se pedía la puesta en marcha de un plan europeo para ayudar a la reconstrucción económica.

Para el Jefe del Estado, la crisis del COVID-19, que está todavía presente y que ha generado enormes dificultades para la actividad y para los negocios, también ha supuesto “una oportunidad para avanzar en los grandes cambios que necesitan nuestra economías y para adaptarlas a las nuevas necesidades”. En su opinión, lo que hay que hacer ahora es pensar en “el día de después, que es seguir arriesgando, crear empresas, reforzar alianzas, emprender y generar riqueza”.

Por eso, animó a todas las actividades a aprovechar las tecnologías y las competencias digitales para avanzar porque, como afirmó, “nos jugamos mucho y en el mercado global las cosas se mueven muy rápido. Hay que aprovechar todas las herramientas".

La labor de los negocios en la crisis

Durante su discurso, el Jefe del Estado no quiso perder la oportunidad de poner en valor el trabajo y el esfuerzo de las empresas durante y tras la pandemia del COVID-19. Su Majestad consideró que “la labor y el empuje del tejido productivo son fundamentales para afrontar y superar la crisis económica derivada de la pandemia del COVID-19, que ha golpeado tan duramente a nuestra sociedad durante los últimos meses”.

También reconoció que la crisis sanitaria acabó derivando en una crisis económica con efectos muy duros “sobre nuestra vida como sociedad, sobre nuestra economía, sobre nuestro tejido productivo y nuestro sectores de actividad y ámbitos sociales especialmente vulnerables”. Y simpatizó con los empresarios que han visto “cómo una pandemia, sin precedentes, ha amenazado el tejido empresarial que con tanto esfuerzo, esmero y dedicación han construido y mantenido”.

Por último, alabó la función de las empresas por su papel como agentes sociales: “Los empresarios, fieles a vuestra misión, seguís defendiendo el papel del diálogo social, junto a los sindicatos, como herramienta necesaria para la modernización de nuestro tejido productivo".

Un altavoz del tejido productivo

Durante las dos últimas semanas, la Cumbre Empresarial de CEOE, llamada ‘Empresas españolas liderando el futuro” se convirtió en el altavoz que dio la palabra a todo el tejido productivo. Desde los autónomos hasta las grandes compañías. Todos ellos pudieron realizar aportaciones para salir de crisis económica.

En este sentido, Antonio Garamendi, presidente de CEOE, incidió en su discurso de clausura en la importancia de la celebración de “una cumbre sin precedentes en la historia de la CEOE” que “ha sido el altavoz de los empresarios. El de las grandes empresas, el de las medianas empresas, el de las pequeñas empresas, pero también el de los autónomos y emprendedores. También hemos dado voz a los diferentes territorios. Todos ellos han aportado lo que consideraban necesario para poder reconstruir nuestro bienestar económico y social”.

Para Garamendi, la Cumbre deja tres importantes conclusiones: “La primera, que la empresa es una generadora de prosperidad y empleo en cada uno de los ámbitos económicos. La segunda, que las empresas son conscientes de la responsabilidad que esto conlleva y que han demostrado que quieren ser escuchadas. Y la tercera, que trabajar unidos nos hace llegar muy lejos".

El presidente de la patronal recordó que la postura de los empresarios durante la pandemia siempre fue “encontrar un equilibrio entre el necesario cumplimiento de las obligaciones, que han establecido las autoridades sanitarias, y el sostenimiento de la actividad económica y empresarial”. Y aseguró que son ellos – los negocios- una parte fundamental  "de la solución a la crisis económica".

El Rey aboga por que se tenga especial “sensibilidad con los autónomos”