sábado. 05.12.2020

LOS GASTOS SUJETOS A IVA CRECIERON UN 6,5%

Los ingresos fiscales constatan la recuperación de autónomos y pymes

La dinamización del consumo tiene su reflejo en los ingresos por IVA, que -sin el efecto del SII- en 2017 aumentaron un 7,9%, hasta los 67.800 millones de euros. Casi 5.000 millones más que en 2016. IRPF y Sociedades también van como un tiro y registran avances del 6,4% y 6,8% respectivamente. 

Los ingresos fiscales constatan la recuperación de autónomos y pymes

La recuperación económica se comienza a notar a pie de calle. El ir y venir del gentío da vida, de nuevo, al pequeño comercio. Tal es así que en 2017 las ventas del comercio minorista crecieron un 1,4%. Aunque no todo es comercio, el dato es significativo para comprobar que el consumo interno, verdadero abono del ecosistema del autónomo, comienza a tirar de nuevo. 

La dinamización del consumo impulsada por el aumento del empleo y la mejora de las rentas de las familias son los elementos que impulsan los negocios, que le vaya bien a los autónomos, y por añadidura también al país, puesto que repercuten en las arcas del fisco. Los ingresos por IVA (Impuesto Sobre el Valor Añadido) alcanzaron el pasado ejercicio 67.797 millones de euros, con un crecimiento del 7,9% (4.952 millones las ventas). Si tenemos en cuenta el efecto del SII (Suministro Inmediato de Información) -por el que las empresas y los autónomos han de remitir sus registros de facturación a Hacienda en un plazo máximo de cuatro días y que afecta principalmente a las grandes empresas- la recaudación fue de 63.647 millones de euros, un 1,3% más (802 millones de euros).

Según las estimaciones de la Agencia Tributaria el gasto final sujeto a IVA a cierre del pasado ejercicio fue del 6,5%. Gran parte de éste se produjo en los pequeños negocios. De hecho si se segrega por tipo de contribuyente los ingresos brutos por IVA en las pymes aumentaron un 10% frente al 0,4% de las grandes empresas y el 6,8% de las importaciones. En términos netos, sin embargo, se produjo el caso contrario, las entradas de grandes empresas e importaciones por IVA se incrementaron un 8,2% mientras que las de las pequeñas empresas lo hicieron al 5,6%. Algo que, Hacienda explica por las devoluciones que crecieron un 9,5%.

IRPF y Sociedades

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) también se disparó en 2017. Se recaudó un 6,4%. En términos absolutos, se recaudaron 77.038 millones de euros (4.622 millones de euros que el ejercicio precedente).

Con casi 622.000 nuevos afiliados en 2017 y un incremento del 3,53%, la buena marcha del empleo -que no de los salarios que se mantuvieron estables-, se deja notar en la recaudación. Especialmente en el apartado de las retenciones procedentes de las pymes. Éstas volvieron a tomar la delantera, en términos porcentuales de crecimiento de IRPF, a las de la grandes empresas. Un 7,4% frente al 3,9%.

Como dice el dicho no hay dos sin tres y los ingresos por Impuesto de Sociedades registraron un avance del 6,8% hasta cerrar el ejercicio en 21.299 millones de euros. De los que cerca del 13,5% se atribuyen a las pequeñas y medianas empresas. Además, los 2.853 millones de euros que aportaron a las arcas del fisco suponen un crecimiento del 27,8% con respecto al año 2016.

A este respecto la Agencia Tributaria destaca el aumento del 12% de las bases imponibles en Sociedades. Incremento que también se extiende al resto de impuestos. Según las estimaciones de la AEAT “la base imponible agregada de los principales impuestos creció en 2017 alrededor de un 5,6%”.

Por otra parte los impuestos especiales (alcohol, hidrocarburos, tabaco, electricidad,…) también experimentaron un avance del 1,3% en términos homogéneos impulsados por los gravámenes del alcohol, bebidas derivadas y cerveza que aumentaron un 6,2%. Pese a la leve desaceleración la recaudación por el impuesto a la gasolina creció un 1,6%.

Crecerán más en 2018

Los buenos resultados de la recaudación del año pasado y el crecimiento de la economía han permitido la rebaja de impuestos (IRPF e IVA del cine), la subida de las pensiones y la revisión del salario de los funcionarios, que el Gobierno recoge en el proyecto de Presupuestos Generales para este año.

Asimismo, el optimismo será la enseña de la tendencia de la economía española en 2018. El cuadro macroeconómico del Gobierno presentado en el Consejo de Ministro del pasado martes, recoje un crecimiento de la economía del 2,7%. Además, se crearán más de medio millón de nuevos puestos de trabajo.

Bonanza que repercutirá, de nuevo, en el incremento de la recaudación. Desde el departamento que dirige Cristóbal Montoro estiman que, al final del ejercicio, los ingresos por IVA habrán aumentado un 5,6% (hasta los 71.575 millones de euros), los de IRPF un 6,5% (superando los 82.000 millones) y los de Sociedades un 4,8% (con un total presupuestado de 24.258 millones de euros). Así, de cumplirse las expectativas 2018 será el sexto año consecutivo de crecimiento de la economía española. Todo ello bajo un nuevo modelo que deja atrás el ladrillo para apoyarse en el sector exterior. 

Los ingresos fiscales constatan la recuperación de autónomos y pymes