martes. 20.10.2020

ESPERARÁ A LO QUE DIGA EL PACTO DE TOLEDO

La Seguridad Social niega que tenga listo un sistema de cotización por ingresos reales para autónomos

La Seguridad Social niega que tenga listo un sistema de cotización por ingresos reales para autónomos

La Seguridad Social niega que ya tenga preparado el borrador del futuro sistema de cotización por ingresos regales para los autónomos. Ni que haya establecido tramos. Todavía tendrá que pasar por el Pacto de Toledo y por el diálogo con las organizaciones de autónomos representativas.

La Seguridad Social niega que tenga listo un sistema de cotización por ingresos reales para autónomos

La Seguridad Social ha salido al paso de ciertas informaciones relativas a la implantación del nuevo sistema de cotización por ingresos reales para los autónomos, asegurando a este medio digital que “no es cierto que exista a día de hoy ningún borrador”. De hecho, desde la Tesorería desmienten que estén listos los tramos de cotización que sustituirían al actual sistema de cotización, por el que los trabajadores por cuenta propia pueden elegir la base por la que cotizan.

Bien es cierto que, hace unas semanas, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones,  José Luís Escrivá, afirmó en una de sus comparecencias llevar meses trabajando en un sistema de cotización por ingresos reales por tramos para los autónomos, y que se podría implantar "de forma inmediata". No obstante, fuentes de la Seguridad Social explicaron que “todo tiene que pasar por el Pacto de Toledo" y que, cuando se llegue a un acuerdo, previo diálogo con los agentes sociales, se determinarán las bases de actuación que tendrá que llevar a cabo el Ministerio de Seguridad Social.

“Estamos en el mismo punto en el que está el Pacto de Toledo. Durante las negociaciones estamos realizando propuestas a las distintas organizaciones representativas de los autónomos para hacer un planteamiento inicial desde el que empezar a dialogar", incidieron las fuentes de la Tesorería. "Pero hasta que no se llegue a un consenso, el Gobierno no plantea sacar adelante la medida, es por ello que no hay ningún borrador que recoja un sistema de cinco, siete o 25 tramos ni, por supuesto, sus cuantías", aclararon a este diario digital las mismas fuentes de la Seguridad Social. 

Por su parte la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), ha expuesto en varias ocasiones su preocupación ante este posible cambio en la cotización de los trabajadores autónomos. Dependiendo de cómo se llevara a cabo este nuevo sistema, según sus cálculos, más de 700.000 autónomos verían incrementada su cuota mensual. “Lo decimos alto y claro. No vamos a apoyar ningún cambio en el sistema de cotización de los autónomos que implique un aumento de las cuotas y menos en este momento. Ahora no toca subir cuotas", aseguró su presidente Lorenzo Amor.

Además, desde ATA señalaron que ahora, con las consecuencias económicas que está dejando el Covid-19 en el colectivo, es el momento menos indicado para hacerlo porque "los autónomos están asfixiados y no pueden más. Estamos dispuestos a aceptar una medida como ésta pero si se lleva a la práctica de otra forma: que cada autónomo adecúe -voluntariamente- su cotización a lo que ingresa”, insistió Lorenzo Amor después de aclarar que ATA no ha recibido ninguna propuesta todavía del Gobierno en este sentido.

¿En qué se diferencia el nuevo sistema del actual?

Esta reforma que podría llevar a cabo el Gobierno es una de las medidas que se incluyeron en el acuerdo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. El objetivo es cambiar el sistema actual de cotización de los trabajadores autónomos, en el cual el autónomo puede elegir libremente su base de cotización, independientemente de lo que facture. Éste se sustituiría por un nuevo sistema de tramos, similar al existente en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en el que cada trabajador por cuenta propia cotice según los ingresos reales que perciba.

El ministro de Migraciones, Inclusión y Seguridad Social ya adelantó en la rueda de prensa que muchos de los trabajadores por cuenta propia que en estos momentos cotizan por la base mínima y tienen bajos ingresos, pagarían menos cuota. No obstante, a aquellos que cotizan por la base mínima teniendo altos ingresos "la cuota les subiría”. De cualquier manera, Escrivá afirmó que todos los cambios en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) se llevarían a cabo “sin que se produzcan distorsiones significativas, ni para los autónomos que en estos momentos tienen determinados sistemas de cotización, ni para la gestión administrativa de las propias cotizaciones”, apuntó el ministro.

Este nuevo sistema de cotización se recogió en la página 28 del acuerdo de coalición que firmaron PSOE y Unidas Podemos. Según se recogió en el apartado 4.6, "se establecerá un sistema de cotización por ingresos reales sobre la base de la información fiscal”. Con ello, se pretende ofrecer una “mejor cobertura y cuotas más justas para los trabajadores y trabajadoras por cuenta propia”, en cuestiones tan sensibles como el desempleo, la enfermedad y la jubilación.

Según se explica en el documento, el objetivo es evitar que “los y las autónomas que menos ingresan paguen una cuota excesiva. El objetivo también es lograr una mayor recaudación para el sistema público de pensiones y reforzar "la solidaridad entre los autónomos".

Posibles dificultades del nuevo sistema de cotización

Si bien la asociación de autónomos ATA ha manifestado en varias ocasiones estar de acuerdo con el "espíritu de la medida", a su juicio, la implantación de este nuevo sistema presentaría varias dificultades que todavía no está claro cómo se solventarían.  La heterogeneidad del colectivo de autónomos hace muy complicado establecer un sistema que determine lo que, en cada periodo, facturó el trabajador por cuenta propia.  

De hecho, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) realizó un informe  en el que expuso todas las consecuencias que tendría para el colectivo la imposición de un sistema de cotización de ingresos reales, incidiendo especialmente en las dificultades técnicas para ponerlo en marcha.  La asociación calculó que dos millones de autónomos quedarían fuera del sistema de cotización por ingresos reales. Según explicó su presidente, Lorenzo Amor, el modelo de cotizaciones por ingresos reales sólo se podría aplicar a aproximadamente un millón de autónomos de los 3,2 millones que están afiliados al RETA.

"En este momento, a los autónomos societarios, más de un millón, les es complicado saber cuáles son sus ingresos, ya que son los de la sociedad y el 40% da pérdidas. Luego también están los 400.000 trabajadores por cuenta propia que tributan por módulos; más de 300.000 autónomos familiares; otros 200.000 que están en pluriactividad, y que cotizan también por el Régimen General; y, los 300.000 emprendedores que cada año se dan de alta y que aún no han ingresado nada. En total, suman 2,2 millones para los cuales es complicado conocer cuáles son sus ingresos reales", dijo el presidente de ATA. 

Además, quiso recordar que no es cierto que "el 85% de autónomos coticen por la base mínima ". En realidad, "de los 3.269.250 de  autónomos que hay; 1.698.930, el 52% cotiza por la base mínima de 944,40€/mes; 1.570.320, el 48%,  cotiza por una base superior a la mínima; y un millón de autónomos lo hace por una base superior a 1.500 euros", aseguró Lorenzo Amor.

La Seguridad Social niega que tenga listo un sistema de cotización por ingresos reales para autónomos