jueves. 29.07.2021

AUNQUE EL GOBIERNO NO DESCARTA VOLVER A AMPLIARLAS

Estas son las ayudas para autónomos que expiran en el próximo mes de enero

ata-upta-uatae-escriva-cotizacion-
Las principales medidas económicas que están cubriendo a los autónomos, tanto las ayudas por cese de actividad como los ERTE, terminarán el próximo 31 de enero. Sin embargo, el Gobierno no descarta volver a extenderlas. 
Estas son las ayudas para autónomos que expiran en el próximo mes de enero

El Gobierno puso en marcha varias medidas económicas a raíz de la crisis por el coronavirus que se han ido ampliando desde el pasado mes de marzo. En septiembre, tanto las ayudas por cese de actividad como los ERTEs dejaban de estar en vigor pero, finalmente, el Ejecutivo alcanzó un acuerdo con los agentes sociales para volver a extenderlas hasta enero.

Los autónomos deben marcar el 31 de enero en su calendario porque será ésta la fecha en la que dejarán de estar en vigor tanto las diferentes prestaciones por cese de actividad, como los ERTEs y sus exoneraciones. El Gobierno dio esta vez cuatro meses de vigencia a las ayudas para, después de Navidad, sentarse de nuevo a la mesa con los agentes sociales y analizar la posibilidad de poner en marcha una nueva prórroga. 

Lo cierto es que, a pesar de que en enero se prevé empezar con el Plan de vacunación, que podría poner punto y final a algunas restricciones a los negocios,  los autónomos tardarán mucho más en recuperarse y, posiblemente, seguirán necesitando de estas medidas económicas para no echar el cierre. De hecho, según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía española no recuperará hasta pasado el 2023 el nivel anterior a la crisis de la Covid-19, tras desplomarse un 12,8% en 2020. 

Y esto especialmente para los autónomos, que son siempre los primeros en sufrir la peor parte de la crisis y los últimos en recuperarse de ella. Según el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, "500.000 trabajadores por cuenta propia continúan cobrando el cese de actividad y otro millón siguen con caídas superiores al 60% de su facturación". Por ello, desde la organización instaron al Gobierno a extender las ayudas, como mínimo, hasta finales de mayo. 

Ayudas para autónomos que terminarán el 30 de enero  

Tras largas semanas de negociación entre los agentes sociales y el Ejecutivo, finalmente, el nuevo decreto extendió tanto los ERTEs por fuerza mayor como las ayudas para autónomos hasta el próximo 31 de enero .

Cuatro modalidades de cese de actividad hasta enero

A sólo un día de que terminara oficialmente la prestación por cese de actividad, el Gobierno aprobó en Consejo de Ministros extraordinario el acuerdo social en defensa del empleo para ampliar las ayudas al colectivo, centradas en tres posibles escenarios. 

Así, y hasta finales de enero, los autónomos pueden acceder a un total de tres prestaciones extraordinarias: para autónomos de temporada, en tarifa plana o que se hayan visto obligados a cerrar el negocio. Además, también se extendió la Prestación Ordinaria Extraordinaria por cese de actividad (POECATA), que es compatible con el desarrollo del negocio y que va dirigida a aquellos autónomos que prevean grandes caídas en la facturación durante el cuarto trimestre de 2020.  

Con estas ayudas, los autónomos pueden cobrar entre el 50% de la base mínima -unos 480 euros- y el 70% de su base de cotización, dependiendo del tipo de prestación a la que accedan. Además, también estarán exonerados del pago de su cuota a la Seguridad Social. 

Tres modalidades de ERTE con exoneraciones

Por otro lado, el Gobierno y los agentes sociales alcanzaron, por sexta vez, un acuerdo para prorrogar de nuevo los ERTEs (Expedientes de Regulación Temporal del Empleo), en varias modalidades, hasta el próximo 31 de enero de 2021

Esta nueva extensión  trajo consigo tres nuevas modalidades de ERTE para cubrir las diferentes circunstancias en las que puede encontrarse un negocio. Por un lado, se pusieron en marcha los expedientes por limitación y por impedimento, que van dirigidos a aquellas actividades que desde octubre hasta enero puedan verse obligadas a cerrar o limitadas por algún decreto de las autoridades sanitarias. 

Además, se extendieron los ERTE por fuerza mayor para una lista de 42 actividades y también para aquellos negocios que demostraran antes del pasado 19 de octubre que formaban parte de su cadena de valor. Aquellos negocios que accedieran a esta nueva modalidad podrían beneficiarse de exoneraciones de hasta el 85% en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social por sus empleados. 

No obstante, ambas medidas -tanto el cese de actividad como los ERTE- llegarían a su fin el 31 de enero si no se alcanzase un nuevo acuerdo para su extensión, muy necesaria para determinados colectivos de autónomos y empresarios que todavía están lejos de recuperarse de la crisis. Especialmente aquellos que desarrollan su actividad en sectores como la hostelería, el comercio o cualquier otro negocio relacionado con el turismo, que son los que más han sufrido las diferentes restricciones que el Gobierno ha ido poniendo en marcha desde el pasado mes de marzo. 

ATA pide alargar las medidas hasta el 31 de mayo

De hecho, desde ATA advirtieron de que “se avecina un desastre para autónomos, empresas y trabajadores en los próximos  meses, si no se acompañan las diferentes limitaciones con un plan urgente de medidas económicas".

Precisamente para evitar una oleada de cierres de negocios, la Federación propuso un nuevo decálogo de medidas para paliar los previsibles efectos de la crisis, entre las que se encuentran precisamente la extensión de los ERTE y ayudas por cese de actividad hasta el 31 de mayo.

El Gobierno no descarta volver a prorrogar las ayudas a autónomos

A pesar de que todavía quedan dos meses para que finalicen estas ayudas, el Gobierno ya adelantó en varias ocasiones su intención de mantener las prestaciones y los expedientes, tanto tiempo como sea necesario. Quizás el horizonte que baraja sea Semana Santa. 

En este sentido, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aclaró en su última intervención en la sesión de control al Senado que volverá a reunirse con las organizaciones de autónomos y los agentes sociales en el mes de enero para evaluar cómo está el colectivo de trabajadores por cuenta propia y para ver si se tienen que reajustar algunas de las medidas.

Por otro lado,  la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, también señaló en una de sus últimas entrevistas que se van a necesitar ayudas en el marco de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), "probablemente hasta Semana Santa", y que se mantendrán estos mecanismos "mientras sea necesario". 

En principio, la intención del Gobierno no sería sólo ampliar la medida sino también modificarla -quizás con un modelo similar al de Alemania, que ya contaba con esta modalidad de protección antes de la pandemia- para integrarla en la economía española.  En este sentido, Díaz recordó que los ERTE son un mecanismo "que ha venido para quedarse", y que no tendría sentido dejarlo caer ahora.  

También Escrivá aseguró durante la presentación de los presupuestos para su departamento que, si es necesario, se negociará con los agentes sociales la prórroga de los expedientes más allá del 31 de enero, atendiendo a las circunstancias sanitarias del momento. 

Según Escrivá, el Gobierno tendrá "la flexibilidad suficiente para ir adaptando" todas estas herramientas de protección. "Nos hemos dado hasta enero, y en ese momento veremos en qué punto está la pandemia, la vacuna y cuáles son las expectativas. Si fuera necesario, seguiremos con esta política. Hay que ir extendiéndola hasta que haga falta y se recupere la actividad y vuelva la demanda extranjera e interna", apuntó el ministro. 

El plazo para solicitar los ICO se alarga hasta junio

Si bien los ERTE y las prestaciones por cese de actividad dejarán de estar en vigor -a no ser que hubiera una nueva prórroga- el próximo 31 de enero, las líneas de avales del ICO ya tienen asegurado un plazo más extenso. El Consejo de Ministros del pasado martes dio luz verde a dos nuevos tramos de las líneas de avales para respaldar a los autónomos y empresas que necesiten financiación, a raíz de la crisis. Esta vez, se habilitaron un total de 2.800 millones de euros, de los cuales más de 2.500 millones irán destinados a avalar a trabajadores por cuenta propia o negocios endeudados que hayan entrado en un procedimiento concursal y hayan llegado a un acuerdo con sus acreedores.

Además, se amplió la fecha límite y los autónomos podrán solicitar un préstamo avalado hasta el 30 de junio de 2021.  Por otro lado, el Gobierno amplió los plazos de amortización de los préstamos ICO de los cinco años que se establecieron inicialmente a un máximo de ocho. De igual manera, el periodo de carencia se eleva a 24 meses. 

De esta forma, los autónomos deberán solicitar la ampliación de los periodos de devolución hasta un máximo de ocho años. Y el periodo de carencia de 24 meses. Se trata de una unificación de las dos líneas de avales del ICO: la primera, de 100.000 millones de euros que tenía un plazo máximo de devolución de un año de carencia y cuatro de amortización, y la segunda, de 40.000 millones, que tiene un año de carencia y ocho años de amortización. 

Estas son las ayudas para autónomos que expiran en el próximo mes de enero