viernes. 17.09.2021

RECOMENDACIONES DE FUNDACIÓN MAPFRE

Estos son los errores que suelen cometer los autónomos con su dinero según la edad. ¿Cómo evitarlos?

dinero
Errores que suelen cometer los autónomos con su dinero según la edad

La mayoría de trabajadores -por cuenta propia y ajena- suelen cometer errores muy similares con su dinero en cada etapa de su vida. Fundación MAPFRE ha reunido los fallos más habituales que impiden ahorrar a los autónomos desde los 20 a los 50 años. 

Estos son los errores que suelen cometer los autónomos con su dinero según la edad. ¿Cómo evitarlos?

La pandemia sigue afectando a millones de familias españolas y miles de negocios, y ha puesto de manifiesto la importancia que tiene empezar a ahorrar cuanto antes para hacerse con un colchón lo suficientemente robusto ante una crisis como la actual. La incertidumbre forma parte del día a día de los autónomos y, por ello, deben evitar cometer errores con el dinero desde el principio.

Al margen de las crisis, una compra equivocada o una inversión poco rentable pueden hacer temblar la economía de cualquier trabajador, pero especialmente de los autónomos, ya que tienen que hacer frente a todo tipo de gastos, muchas veces imprevistos. Para evitar equivocarse tanto al consumir, como al ahorrar, los expertos de Fundación MAPFRE han reunido los errores más habituales en cada etapa de nuestra vida: desde el principio, a los 20 años, hasta justo antes de jubilarse y abandonar el negocio. 

De hecho, la mayoría de errores con el dinero vienen desde los primeros años de carrera laboral, cuando el trabajador -autónomo o asalariado-, empieza a obtener ingresos y no calcula adecuadamente cuánto puede gastar y cuánto debe ahorrar. A continuación, se resumen los errores más frecuentes en cada década de los 20 a los 50, para que los autónomos puedan evitar repetir esos fallos que hacen la mayoría y que les restarán ahorros y libertad financiera.

Los errores más frecuentes con el dinero según la edad del autónomo 

"Si vas a equivocarte, mejor hacerlo pronto". Es una de las frases más repetidas en start-ups y empresas ante el lanzamiento de nuevos productos. Si bien , en parte es cierta, "con tus finanzas siempre es mejor no equivocarte", recomiendan desde Fundación MAPFRE. 

Errores frecuentes a los 20 años

Eso se logra empezando a ahorrar cuanto antes y evitando los errores más comunes desde los 20 hasta los 30 años.  Estos son los más habituales: 

  • Pensar que el ahorro es para más adelante

“Ya ahorraré cuando gane más dinero” esta frase no es exclusiva de la juventud, pero sí suele ser más recurrente. En la veintena se acumulan los planes y opciones de ocio, que hacen que ahorrar requiera un esfuerzo adicional, sobre todo para el largo plazo.

Sin embargo, "no hay mejor momento para adquirir el hábito de ahorro que cuando eres joven. Las razones son dos: una vez lo hagas, nunca dejarás de ahorrar y, cuando lo haces de joven, no necesitas realizar grandes desembolsos para ir acumulando en el futuro una buena bolsa. La fórmula más efectiva para conseguirlo es ahorrar de manera automática, entendiendo el ahorro como un gasto fijo", apuntan desde Fundación MAPFRE. Una buena estrategia para mantener el ahorro a lo largo de los años es ahorrar por lo menos el 25% de las subidas de sueldo. De ese modo, se evita caer en una espiral de gasto creciente y se asegura que el ahorro aumente conforme lo hacen los ingresos.

  • Centrarse en el ahorro y olvidarse de la inversión

Todo el mundo tiene más o menos clara la necesidad de ahorrar, sobre todo para el corto plazo. Con la inversión no ocurre lo mismo, especialmente cuando se es joven. A fin de cuentas, la jubilación queda muy lejos e incluso otras metas como dejar de trabajar a los 40 años. "Sin embargo, esa inversión es la que marcará la diferencia a largo plazo. Si con 20 años empezases a ahorrar e invertir 50 euros al mes con una rentabilidad anual del 5%, al cabo de 20 años tendrías 20.687 euros, de los que más de 8.000 serían sólo intereses", aseguran los expertos de la entidad. 

  • No controlar gastos e ingresos

Éste es otro error que no es exclusivo de los veinteañeros, aunque sí puede ser más pronunciado. Por ello, el ejercicio de hacer un presupuesto es útil también en esta etapa de la vida. Gracias a él podrás saber cómo y en qué te gastas el dinero. También es un error frecuente emanciparse en el primer momento en que se empiezan a recibir ingresos. De hecho, es muy habitual "desaprovechar esos años en los que se trabaja y se vive todavía en casa de los padres, ya que esa es una etapa donde se podría ahorrar un alto porcentaje del salario, después de aportar tu granito de arena en casa para ayudar con los gastos", apuntan desde Fundación MAPFRE

Errores habituales con el dinero a los 30 años 

Los errores con el dinero pueden ser una losa para construir un buen futuro financiero. Estos fallos con el dinero evolucionan y no son los mismos a los 20 años que una vez cumplida la treintena. 

  • Fiarlo todo a la casa y a la hipoteca

La década de los 30 años es el momento elegido por muchas personas para comprar una casa. De hecho, casi un 60% de los españoles adquirirá su vivienda entre los 25 y los 44 años. El fallo financiero en este caso viene dado por la forma en la que la mayoría comprará su vivienda: con una hipoteca a largo plazo y dilapidando todos sus ahorros en la operación.

Para no caer en este fallo, los expertos de Fundación MAPFRE aconsejan cuatro cosas que se deberían hacer:

  • Tener claras las cuentas de comprar casa frente a vivir de alquiler.
  • Evitar las hipotecas a muy largo plazo, donde pagarás muchos intereses.

  • No llegar al máximo de tu capacidad de pago, de manera que sigas teniendo margen de ahorro.
  • No invertir todos tus ahorros en la casa, de manera que conserves por lo menos tu fondo de emergencia
  • Creer que tendrás más dinero en el futuro

Uno de los motivos por los que muchas personas con 30 años siguen sin ahorrar es porque asumen que tendrán más dinero a los 40 años. La razón es sencilla: durante los primeros años de vida laboral, se va mejorando el salario de forma relativamente rápida. Sin embargo, "nada ni nadie te asegura que a los 40 ganarás más que a los 30, por ejemplo", apuntan desde Fundación MAPFRE

Por eso mismo, no se debería asumir que ya habrá opciones de ahorrar más en el futuro, porque puede que no sea así. ¿La solución? Que cada uno viva dentro de sus posibilidades y ahorre todos los meses un porcentaje de su salario. 

  • Guiar tu carrera profesional en función de tu salario inmediato

A todo el mundo le gusta ganar más dinero y tener un sueldo mejor, pero a los 30 años todavía hay que tener una visión más a largo plazo. Es decir, pensar más en la carrera profesional que en la retribución inmediata.

En la segunda mitad de la treintena es cuando entrarás en los años donde típicamente conseguirás mayores ingresos. Es importante no sacrificar esa posibilidad por un trabajo que te pague más a corto plazo, pero con menos posibilidades de promoción, por ejemplo.  

  • Gastar demasiado en tu boda y paralizar tus planes de ahorro por el primer hijo

El coste medio de una boda en España es de 16.000 euros, una cifra que posiblemente supere lo que tenías inicialmente pensado.. Financiar la boda hará que gastes todavía más de lo que tenías pensado y supondrá una losa para tu futuro financiero y para la nueva vida que vas a comenzar.  

Además, un error muy habitual en los padres primerizos es realizar una serie de gastos que son fácilmente evitables. Aún peor, como la llegada de un hijo puede alterar las finanzas familiares, muchas parejas que piensan que van a tener que destinar mucho dinero al hijo optan por paralizar sus planes de ahorro hasta hacerse a la nueva situación. Los hijos, al final, no suelen ser tanto gasto como en un principio parece. Todo consiste en reorganizar las prioridades. 

En realidad, "lo que deberías hacer es ahorrar todavía más para asegurar tu futuro y el de tus hijos. Es verdad que vas a sumar gastos a tu presupuesto, pero también que habrá otros que desparezcan o se reduzcan", explican desde la entidad.

  • Caer en la espiral de deuda de las tarjetas de crédito

Endeudarse hoy en día es muy fácil y hacerlo con una tarjeta de crédito, todavía más. Muchas tarjetas de crédito funcionan hoy en modo revolving, con lo que puedes gastar hasta un límite y después pagar sólo una pequeña cantidad fija cada mes. "Esta fórmula es tan cómoda como nociva para tus finanzas. Se trata de una suerte de deuda perpetua con la que pagarás muchos intereses. Si no quieres caer en esta espiral, prueba a usar una tarjeta de débito para todos los gastos del día a día.", advierten desde Fundación MAPFRE

Errores frecuentes con el dinero a los 40 años 

Cada edad tiene sus particularidades y también sus errores típicos con el dinero. Los fallos financieros clásicos a los 40 son diferentes de los que se cometen a los 30. Sin embargo, son tanto o más peligrosos para lograr un buen ahorro a medio y largo plazo.  Éstos son los más frecuentes

  • No contar con un buen colchón financiero

Un buen fondo de emergencia siempre debe evolucionar conforme lo hagan los gastos. Su objetivo es actuar como un colchón si, por ejemplo, pierdes el trabajo o cierras el negocio. Y mientras que 1.500 euros podían ser suficientes a los 30 años, ya no lo son a los 40.

Esto mismo puede aplicarse a la cantidad de dinero que se ahorra todos los meses, que debería de haber ido aumentando conforme se suman años y aumentan los ingresos. Si no lo has hecho hasta ahora, estás a tiempo.

  • No haber empezado a planificar tu jubilación

El tiempo es tu mayor aliado y desaprovecharlo es un error muy común de cara a la jubilación.  Llegado a los 40,  se dispone aproximadamente de 25 años para planificar la jubilación. "Puede parecer mucho, pero no es tanto para sacar partido real al interés compuesto", advierten desde Fundación MAPFRE.

Esta infografía muestra lo que sucede cuando se invierten 1.000 euros de partida y se añaden 200 euros más cada mes con una rentabilidad anual del 6%. La pendiente de la curva va creciendo con los años y, como se puede ver, con 40 años todavía se está a tiempo de aprovecharla. 

 

  • Seguir sin un plan para tus deudas

Quienes tenían deudas a los 30 años es fácil que las arrastren a la siguiente década de su vida. Si es tu caso, aprovecha el impulso de este cambio de ciclo para ponerles remedio.

Terminar con tus deudas reducirá tu nivel de estrés financiero de golpe y aumentará tu capacidad de ahorro justo cuando más lo necesitas. "Para poner en marcha tu plan sólo necesitas hacer un listado de tus deudas e ir a por la de menor cuantía o a la que más intereses tenga si crees que puedes eliminarla en tres meses", aconsejan desde Fundación MAPFRE

  • No saber prever tus gastos reales

​No conocer lo que en realidad se gasta es uno de los errores más habituales y que más impiden a las personas lograr un buen colchón. Es muy recomendable planificar con antelación cada gasto en esta etapa de la vida.

Pararse a pensar en estos gastos ayuda a:

  • Afrontarlos mejor, sin endeudarte y sin que descuadren tus finanzas cuando lleguen.
  • No tener que renunciar a ellos y que sean tal y como te gustaría (porque los has planificado).
  • Valorarlos mucho más y no salirte del presupuesto que marcaste para ellos (sobre todo en los de consumo).

 Errores con el dinero a los 50 años

los 50 años buena parte de las finanzas de cualquier trabajador deberían estar resueltas. "Ya tendrías que contar con un plan para tus finanzas y estar ahorrando todos los meses. No hacerlo es el mayor error con el dinero que puedes cometer en esta etapa", aseguran desde Fundación MAPFRE

Por desgracia, no es el único y por fortuna, tampoco el más común. Hay otros fallos habituales:

  • Vivir e invertir como si tuvieras 20 o 30 años

 A los 50 años, ni tus responsabilidades financieras ni tu situación es la misma que con 20 o 30 años. Según los expertos de Fundación MAPFRE, de entre todas las cosas que suelen hacerse con 20 años y que con 50 años ya no se deberían hacer la más importante es consumir y comprar para aparentar algo que no se es. "A los 20 es habitual querer aparentar que te va bien y comprarte un coche que no necesitas, ropa algo más cara de la que puedes permitirte o invitar a los amigos. En esta etapa de la vida deberías haber superado ese afán y enfocar tu dinero hacia lo que realmente importa", explican desde la entidad.

Lo mismo ocurre con la inversión, "si a estas alturas tienes el mismo producto de inversión que contrataste hace más de 20 años es posible que no sea el más adecuado para ti. La razón es que el riesgo de tus inversiones tiende a cambiar a lo largo de la vida. Los expertos recomiendan ir reduciendo el riesgo de tu cartera conforme se acerca la jubilación", explican dese Fundación MAPFRE

Según aconsejan los expertos de la entidad, una forma simple de determinar el riesgo que deberías asumir es la regla del 120. Con ella sólo es necesario restar a 120 tu edad y ese será el porcentaje de renta variable que debes incluir en tu cartera de inversión.

  • No tener la jubilación encaminada

Ahorrar es el primer paso para alcanzar el objetivo de disfrutar de la jubilación que se desea y no de la que puedas permitirte. Al cruzar la línea de los 50 años tendrás por delante 17 años hasta alcanzar la edad de jubilación.  

"Si no cuentas con un plan para tu jubilación, es el momento de empezar con él. Todavía estás a tiempo de beneficiarte del interés compuesto para que tus ahorros crezcan más rápido, pero no deberías dejar que pase más tiempo antes de hacerlo", explican desde Fundación MAFRE.

Estos son los errores que suelen cometer los autónomos con su dinero según la edad. ¿Cómo evitarlos?