Dependerá de si tienen empleados, su sector o sus ingresos

Estas son las principales subidas de costes que afrontarán los autónomos a partir de 2023

A partir de 2023, los autónomos tendrán que afrontar distintas subidas en sus costes, que podrían ser mayores si tienen empleados a su cargo o pertenecen a determinados sectores. A continuación, se resumen los principales incrementos que podría experimentar el colectivo desde enero.

subidas-costes
Estas son las principales subidas de costes que afrontarán los autónomos a partir de 2023
Estas son las principales subidas de costes que afrontarán los autónomos a partir de 2023

Con el comienzo de 2023, los autónomos podrían observar nuevas subidas de sus costes -laborales, fiscales o de cotizaciones- en mayor o menor medida, según la situación en la que se encuentren. Según los expertos consultados, el mayor incremento lo soportarán los negocios que tienen trabajadores a su cargo ya que tendrán que cubrir diversos frentes: por un lado, sufrirán el aumento de sus cotizaciones y las de sus trabajadores a causa del recién anunciado Mecanismo de equidad. Como ya avanzó este diario, la nueva herramienta podría suponer un aumento de 100 euros más en las cuotas que pagan los empleadores por cada trabajador.

A esto hay que añadir otros incrementos en los costes laborales que el Gobierno ya ha anunciado para comienzos de 2023, como por ejemplo la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que supondría un incremento de más de 1.000 euros al año por empleado que esté cobrando el sueldo mínimo, si el Ejecutivo cumpliera su intención de alcanzar los 1.050 euros al mes. 

En paralelo, todos los autónomos, con o sin empleados seguirán viéndose afectados por las constantes subidas en los precios de la electricidad y también de la cesta de la compra. Según distintos organismos, la factura de la luz continuará subiendo a lo largo del año que viene, y la inflación, aunque en menor medida, seguirá en tasas muy elevadas, con incrementos de entorno al 5%. 

Si además el Gobierno no deflactara los tipos del IRPF, los autónomos no sólo tendrían que pagar más por comprar sus materiales, hacer la compra, repostar gasolina o consumir electricidad, sino que también afrontarán un incremento encubierto en su declaración de la RENTA, porque ésta tendrá en cuenta los ingresos que han tenido en 2022, que están afectados por las actuales tasas de inflación, que superan el 8%. 

A continuación, se resumen las principales subidas con las que se pueden encontrar los autónomos a partir de enero, dependiendo de si tienen empleados a cargo, de su facturación, o del sector en el que se encuentren.

Distintas subidas de costes que afrontarán los autónomos a partir de enero: salarios, cotizaciones, impuestos...

  • Subida de cuotas y cotizaciones por el Mecanismo de Equidad

El Gobierno logró introducir a finales de noviembre el mecanismo de equidad intergeneracional en la reforma de las pensiones que entrará en vigor en 2023.  Ahora que la nueva herramienta ya está incluida en el proyecto de ley para la reforma de las pensiones y ha pasado el trámite parlamentario, los empleadores tendrán que hacer frente a un nuevo aumento de sus costes laborales. Mientras que ahora y hasta el 31 de diciembre los negocios tienen que pagar un tipo de cotización del 28,3% por cada uno de sus empleados, a partir del 1 de enero de 2023, los tipos ascenderán hasta el 28,6%. Esto significa que todos los negocios tendrán que aplicar un 0,5% más en los tipos de cotización de los salarios que pagan a cada uno de sus trabajadores.

Además, los propios autónomos verán como se elevará su tipo de cotización por contingencias comunes que pasará del 28,30% aplicable en 2022 a un 28,90% aplicable a partir de 2023. Todavía no se sabe cómo afectará este sobrecoste en el nuevo cálculo de las cuotas, ya que la cotización a partir de enero de 2023 estará ligada a los ingresos reales.

Según cálculos de distintos expertos consultados, el mecanismo de equidad supondrá un sobrecoste para la mayoría de negocios por las cotizaciones anuales de cada uno de sus empleados. Lógicamente, cuanto mayor sea el salario del trabajador, mayor será también el incremento del pago de las cuotas que tendrán que asumir los empleadores desde enero.

Este año, el salario mediano en España, que es el sueldo más frecuente que perciben los españoles, se situó en 20.920,12 euros anuales. Aplicando el incremento del 0,5% en los tipos de cotización que van a asumir los negocios, se puede decir que la mayoría de los empleadores tendrán que pagar entorno a 100 euros más al año por las cotizaciones de sus empleados. En el caso de tomar como referencia el salario medio español, que es de 25.165,51 euros anuales, el sobrecoste medio que tendrán que asumir los autónomos por las cotizaciones de cada empleado sería de 125 euros al año.

  • Nueva subida del Salario Mínimo

El nuevo mecanismo de equidad intergeneracional, podría llegar en el mismo momento que el incremento del Salario Mínimo Interprofesional que el Gobierno ya ha avanzado aplicará a principios de año. La Comisión de expertos asignada por el Ministerio de Trabajo ya está reunida y decidirá pronto cuál debería ser el aumento del sueldo mínimo en España.

El Gobierno quiere cumplir con su idea de alcanzar el 60% del sueldo medio en España, por lo que el aumento podría ser de 50 euros mensuales para llegar a 1.050 euros al mes en 2023. El incremento podría hacerse en dos subidas distintas a lo largo del año o en una sola.

De producirse esta subida, el SMI quedaría establecido en 14.700 euros al año incluyendo las pagas extra prorrateadas.  Las cotizaciones a la Seguridad Social para este sueldo mínimo serían de 5.541,9 euros al año o 461,8 euros al mes, aplicando los tipos actuales.  Pero si además se aplicara el nuevo mecanismo de equidad, las cotizaciones para este nuevo salario mínimo aumentarían en 73,5 euros más al año. 

Es decir, si se produjera la mayor de las subidas propuestas por la comisión y el SMI aumentara hasta los 1.050 euros, los autónomos tendrían que pagar por cada empleado un mínimo de 20.314 euros al año frente a los 19.285 euros que soportan a día de hoy con el actual SMI. Esto significa que, el coste mínimo anual por cada trabajador aumentaría en más de 1.000 euros al año.

Según los expertos consultados, miles de negocios y alrededor de dos millones de empleados podrían verse afectados directa o indirectamente por este incremento del SMI.

  • Nuevo impuesto para los envases de plástico

El 1 de enero de 2023 entrará en vigor el nuevo impuesto especial sobre los envases de plástico no reutilizables. Se trata de una medida que ha levantado la polémica en los últimos meses. Los autónomos y empresas que se verán afectados son, principalmente, los que  sean adquirientes de envases de plástico. Éstos deberán registrar todas sus compras y reflejarlas en un libro de existencias, que deberá remitirse con periodicidad mensual a la Agencia Tributaria.

Además, es responsabilidad del autónomo el cálculo del peso de plástico a declarar, así como la autoliquidación del impuesto, que asciende a 0,45 euros por kilogramo, de forma trimestral. Como excepción, Hacienda permitirá retrasar la presentación del registro hasta el mes de junio, cuando autónomos y empresas deberán comunicar todas sus compras de este tipo desde el 1 de enero.

Los productos  por los  que autónomos y empresas deberán  abonar a Hacienda una tasa de 0,45 euros por kilo al mes (con un mínimo de cinco), son:

  • Los envases no reutilizables que contengan plástico.
  • Los productos plásticos semielaborados destinados a la obtención de los envases recogidos en el punto anterior.
  • Los productos que contengan plástico destinados a permitir el cierre, la comercialización o la presentación de envases no reutilizables.

Para calcular el impacto económico del impuesto sobre los autónomos, basta por multiplicar los kilos de plástico adquiridos por 45 céntimos. Por ejemplo, en el supuesto de un autónomo que utilice este tipo de envases para entregar sus pedidos a domicilio, se debería hacer el cálculo en función del plástico que contenga cada uno. Tomando como referencia que un pack de 500 envases no reutilizables pesa 14,5 kilos de plástico -según las referencias encontradas en comercios mayoristas-, el resultado sería:

  • En el caso de que en sus pedidos utilice 500 envases mensuales, el autónomo deberá multiplicar por 0,45 los 14,5 kilos de peso de los mismos. Así, debería pagar 6,52 euros al mes en concepto del nuevo impuesto.
  • Esta cifra aumenta de manera progresiva en función de la cantidad. En el mismo caso, pero tomando como referencia un volumen de 10.000 envases en el mes (290 kilos de plástico), por ejemplo, el autónomo debería declarar 130,50 euros a Hacienda durante dicho periodo. O, lo que es lo mismo, 1.566 euros anuales.
  • Todos los autónomos pagarán más impuestos en 2023 por la no deflactación del IRPF

Aunque algunos nuevos tributos, como el impuesto al plástico, afectarán de manera directa a algunos autónomos, hay otros que afectarán indirectamente a todo el colectivo. Es el caso del IRPF que, si el Gobierno no lo deflacta, subirá para todos los trabajadores por cuenta propia de uno u otro modo por el efecto que tiene la inflación en sus ingresos.

Ahora mismo la inflación media a lo largo de 2022 se sitúa entorno al 8,5%. Esto significa que durante este año, los autónomos han sufrido una bajada de su poder adquisitivo similar a este porcentaje. Si suben sus precios, pagarán más impuestos en IRPF. Si no los suben, pagarán los mismos tributos habiendo ganado -en términos relativos- menos dinero.

Para entender este fenómeno fiscal, Luis Del Amo, secretario técnico del REAF del Consejo General de Economistas (CGE). puso un ejemplo muy sencillo: La subida del IPC en más de ocho puntos ha hecho que con el mismo dinero, "puedas comprar menos cosas y lleves un nivel de vida más bajo. Para mantener este nivel de vida, tendrías que aumentar tus ingresos. Pues bien, imaginemos a un autónomo que en 2021 comprara cada producto por 100 euros y vendiera por 300. En IRPF tendría que declararlo con un rendimiento neto de 200 euros. Lo que produce la inflación es que este autónomo en 2022 se ve obligado a comprar por 106 euros y vender por 318, por lo que este rendimiento neto de la misma operación sería de 209 euros. Esos 209 euros que declara valen lo mismo que los 200 euros del año anterior. La diferencia es que no tributan por lo mismo. Si los 200 tributaban a un 30%, pues ahora imagina que esos 209 tributarían, por ejemplo,  a un 31%".

Este ejemplo que puso el experto sería una de estas dos opciones: un autónomo que para hacer frente a la pérdida del poder adquisitivo que le provoca la inflación, se ve obligado a vender sus productos y servicios por un precio mayor para amortiguar la subida de costes y vivir al mismo nivel de vida que antes. La segunda opción sería no subir los precios y perder el nivel adquisitivo que le quita la inflación. Pero en este caso, aunque no le subieran los tipos de IRPF, también estaría pagando más impuestos en términos relativos ya que un autónomo con rendimientos de 60.000 euros, tributaría a un marginal del 45%,en 2022 mientras que, en 2023, teniendo los mismos ingresos, ese poder adquisitivo ya no sería de 60.000 sino de 56.000. Aunque el valor de su dinero sea de 56.000 euros está haciendo frente a los mismos impuestos que el año pasado.

  • Continuarán subiendo los precios de la electricidad, carburantes y productos básicos

Distintos organismos nacionales e internacionales han advertido que las subidas experimentadas en 2022 en los precios de la electricidad, carburante y demás productos básicos continuarán en 2023. Según entidades como Funcas o el Banco de España, en el próximo año, el Índice de Precios al Consumo (IPC) experimentará una subida media cercana al 5%. Esto afectará a los autónomos, que seguirán haciendo su cesta de la compra más cara y, además, tendrán que adquirir los materiales y productos para su negocio a un precio mayor.

A esto se suma el especial incremento del precio del carburante que, aunque no siguiera subiendo durante 2023, experimentaría igualmente un aumento en su precio por la posible eliminación de la bonificación de 20 céntimos que está barajando el Gobierno. Como ya avanzó este diario, el Ejecutivo ya ha planteado acotar esta medida sólo para algunos sectores como el transporte, por lo que los demás autónomos verían subir el precio de la gasolina y el diésel a causa de la eliminación de esta ayuda.

Además, y aunque todavía es difícil saber si la factura eléctrica seguirá subiendo, un estudio del Bank of America (BofA) estimó recientemente que las facturas del gas y la electricidad en la Unión Europea (UE) y Reino Unido subirán entre un 20% y un 200% en 2023 frente a 2020. Según estos analistas, el incremento variará en función del país, con la mayor subida prevista para Alemania y la menor, para Francia.

Estas son las principales subidas de costes que afrontarán los autónomos a partir de 2023