Sábado. 15.12.2018

LOS CONSUMIDORES DE PRODUCTOS ECOLÓGICOS CRECEN EN UN 33%

El auge de las startups ‘verdes’ impulsa el registro de patentes

El auge de las startups ‘verdes’ impulsa el registro de patentes

Entre 2002 y 2011, se incrementó un 26,3% la inversión en startups ambientales en España, lo que ha repercutido en un crecimiento del 361,3% en patentes de inventos relacionados con las energías renovables entre el 2004 y el 2015.

El auge de las startups ‘verdes’ impulsa el registro de patentes

Cada vez son más los consumidores que demandan productos ecológicos o todos aquellos materiales no contaminantes, además apuestan por las compañías que sean respetuosas con el medio ambiente.

En este sentido, España está viviendo un auge de startups cuya planificación empresarial se basa en la diversificación y la innovación a través de iniciativas ‘verdes’.

Ecosistema emprendedor ‘verde’

TNS Demoscopia, en su último Eurobarómetro sobre cambio climático, sostiene que el 79% de los españoles considera que el medio ambiente es un asunto de vital importancia. Tanto es así, que el último informe publicado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente indica que, desde 2014, el número de consumidores de productos ecológicos ha aumentado un 33%.

Del mismo modo, el Ministerio informa que acciones como el reciclaje y el uso de medios alternativos de transporte para reducir las emisiones de CO2 están en pleno auge. Estos datos se traducen en un crecimiento del 26,3% de la inversión en startups ambientales entre 2002 y 2011 en España, lo que ha derivado en un crecimiento del 361,3% en las patentes de inventos relacionados con las energías renovables entre el 2004 y el 2015, según la Oficina Española de Patentes.

Según un informe publicado por BNP Paribas acerca de las inversiones más recomendables para invertir, el sector de las energías sostenibles, residuos y ciudades inteligentes es uno de los que presentarán un mayor potencial futuro.

Sonia Castañeda, directora de la Fundación Biodiversidad, explica que “al comparar el sistema emprendedor español en su conjunto, el ecosistema emprendedor verde muestra una mayor tasa de nuevos emprendedores sobre el total, así como un mejor ratio de regeneración empresarial”. Esto se debe a que el valor diferencial de estas empresas reside en la generación de riqueza y empleo, protegiendo a la vez biodiversidad y recursos naturales.

Asimismo, Castañeda advierte de que “en el sector empresarial del emprendimiento predominan empresas pequeñas, con altos grados de diversificación y de innovación”. La característica principal de las startups verdes es la planificación de procesos productivos más eficientes, responsables y menos costosos.

Sectores sostenibles

La impresión popular distingue al sector alimenticio como el único encargado de llevar a cabo estas iniciativas, sin embargo, también son participes de ellas la industria de la construcción, el ecoturismo, las energías renovables o el sector tecnológico, entre otros muchos sectores.

En cuanto al consumo de energía, la industria de alimentación y bebidas española ha sido el sector, por detrás de la industria química, que más ha mejorado su eficiencia energética, la cual se redujo un 2,9% entre los años 2007 y 2010 según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente.

El sector energético desempeña un papel de importancia fundamental en el desarrollo económico, y es uno de los principales sectores que deben participar de estas iniciativas 'verdes'. Según el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, las medidas en el campo de la energía deben ser compatibles con los tres principios fundamentales: competitividad, seguridad de abastecimiento y protección medioambiental, buscando un crecimiento sostenible.

El transporte y la movilidad también son claves para la sostenibilidad y un sector en el que emprender a través de vehículos menos contaminantes. "Siendo múltiples los beneficios asociados a la movilidad, es cierto que la disponibilidad de medios de transporte asequibles y seguros deben obtenerse con un menor coste económico, social y ambiental" sostienen desde el Observatorio de la Sostenibilidad en España.

Estos sectores deben trabajar ciertos aspectos para ser sostenibles, entre ellos destacan las reducciones en el consumo de energía en productos y servicios, el tipo y número de sistemas de certificación de sostenibilidad, calificación y etiquetado, el porcentaje de materiales utilizados que son materiales reutilizados y el grado de reducción de los impactos ambientales en productos y servicios.

Responsabilidad Social Corporativa

“Los nuevos consumidores provienen de las acciones de los consumidores pasados”, afirma Eric Ries, autor del libro ‘The Lean Startup’, esto sucede a través del boca a boca, del efecto secundario del uso del producto, de la publicidad financiada, de la compra o del uso repetido. Ries denomina este proceso como motores de crecimiento.

“Cada motor de crecimiento está atado a un determinado conjunto de consumidores y, por lo tanto, a sus hábitos, preferencias, canales publicitarios e interconexiones. En algún momento, este conjunto de consumidores se agotará. Esto puede tardar mucho o poco tiempo, dependiendo de la industria y del momento”, sostiene Ries.

Sostenicity LAB, un laboratorio ciudadano aplicado a entornos urbanos, reivindica que “hay que abordar el comportamiento ciudadano para lograr que esté más alineado con la sostenibilidad”.

Hoy en día, un gran número de empresas se rigen por el concepto de Responsabilidad Social Corporativa, situación en la que la compañía tiene en cuenta su impacto a nivel global e intenta ser responsable con el entorno y la sociedad.

La Responsabilidad Social es correcta cuando se planifica como estrategia empresarial. No solo hay que dirigir los esfuerzos a alimentar iniciativas sostenibles con el medio ambiente y la sociedad, de nada sirve si no se obtiene una repercusión y unos resultados positivos.

De esta manera, se está produciendo un auge de startups que abogan por las iniciativas ‘verdes’. Su stock se basa mayoritariamente en productos ecológicos y nacen con la intención de mejorar el medio ambiente y la vida de las personas.

Hoy en día, es inevitable separar las acciones de una empresa con la imagen que transmiten a la sociedad. De ahí, que las compañías opten, no por un lavado de cara, sino por una planificación acorde a los valores de la empresa para dar respuesta a todas las partes implicadas: el medio ambiente, la sociedad y la empresa.

Financiadores de iniciativas ‘verdes’

Las startups verdes no solo cuentan con el apoyo del consumidor, sino que, hoy en día, tienen la posibilidad de encontrar alguna fuente de financiación o de ayuda para superar las fases iniciales del proyecto.

De esta manera, ACCIONA, la empresa española de promoción y gestión de infraestructuras y energías renovables, lanzó el pasado septiembre la primera aceleradora corporativa de startups en los sectores de las energías e infraestructuras de España y una de las primeras de Europa. Según la compañía, La aceleradora de startups es “la primera iniciativa de una nueva plataforma de innovación que, bajo el paraguas de I’MNOVATION, canalizará las capacidades técnicas de la empresa y sus centros de I+D con la colaboración con startups y partners y la dinamización del intraemprendimiento para impulsar tecnologías disruptivas y nuevos negocios en los sectores de energías renovables e infraestructuras sostenibles”.

Del mismo modo, Booking, el portal de búsqueda de hoteles, ha presentado el programa 'Booking Booster 2018' por el que destinará la suma de cuatro millones de euros a proyectos de innovación en turismo sostenible, así como apoyo a las startups que sigan estas iniciativas.

El auge de las startups ‘verdes’ impulsa el registro de patentes