jueves. 09.07.2020

HAN PUESTO EN MARCHA INICIATIVAS COMO EL TAXI COVID FREE

El taxi propone un decálogo de medidas para reactivar y modernizar el sector

El taxi propone un decálogo de medidas para reactivar y modernizar el sector

Los taxistas no han parado y se han puesto a prueba durante la crisis. Sin embargo, ha terminado siendo uno de los sectores más afectados con una previsión de caída de ingresos de más del 50% para 2020. Por ello, han remitido al Gobierno un decálogo de medidas urgentes para su recuperación y han puesto en marcha iniciativas . como el "Taxi Covid Free"  

El taxi propone un decálogo de medidas para reactivar y modernizar el sector

Hacer uso taxis no estaba prohibido durante el Estado de Alarma. Es más, ha sido uno de los servicios más utilizados por los sanitarios que han atendido a los enfermos del coronavirus. Muchas veces de forma gratuita. Si ellos, muchos profesionales de la enfermería y de la medicina no hubieran podido acudir a los hospitales. Por eso, el sector fue declarado como esencial. Sin embargo, la movilidad ha sido uno de los aspectos que más dudas ha generado entre la población desde el decreto. Por no hablar del miedo que había a montarse en un vehículo con otra persona y contagiarse.

Por ello, pese a que muchos han desarrollado su actividad, sus ingresos se han visto muy mermados. Tanto es así que la facturación de los taxistas llegó a desplomarse hasta un 88% en marzo y abril y está, hoy en día, aún en torno a una horquilla de entre el 20-40% de las cifras normales, según ciudades y comunidades autónomas. Es más, aún no se encuentran prestando servicio todas y cada una de las 63.917 licencias de taxi que hay en España. 

“Quedan en el recuerdo de todos los días más duros de la pandemia, donde los taxistas han estado a la altura de su consideración de servicio público de interés general, prestando miles de servicios gratis, voluntaria y solidariamente para sanitarios y otro personal esencial”, asegura Fedetaxi. 

En esta grave coyuntura, las previsiones sobre caída de facturación en el ejercicio 2020 rondan el 50% respecto a ejercicios anteriores, siempre que el verano y otoño se comporten en sólida recuperación y crezca la confianza de los pasajeros. Con una severa dependencia del turismo y eventos -un tercio de la facturación-, el sector del taxi se alinea con las previsiones para la economía de España. 

El sector pide ayuda para sostenerse en pie

El vicepresidente de Fedetaxi, Miguel Ruano pidió al Gobierno “que actúe de forma inmediata adoptando medidas propias y facilitando otras a otras Administraciones, que permitan al sector sostenerse en pie en tanto espera una vuelta completa a la normalidadad

Así, la organización representativa de los taxistas de España ha hecho llegar al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana un documento con 10 medidas urgentes para la recuperación del sector del taxi, tras el impacto de la crisis sanitaria del coronavirus y la consiguiente crisis económica.  

En primer lugar, solicitan que se proceda a la modificación normativa necesaria para que las tarifas de los taxis tengan en todo caso la condición de máximas, posibilitando la flexibilidad en la fijación de las mismas para adecuarse a las condiciones de la oferta en determinados periodos temporales, atraer demanda, fidelizarla y profundizar en la competitividad de su servicio público.

Asimismo, piden que se proceda a la modificación normativa necesaria para el colectivo sobre el acceso, ágil y exento de burocracia, a una mayor gama y elenco de vehículos con los que prestar el servicio público, manteniendo una garantía sobre la calidad y confort necesarios para los usuarios.   

También piden que se proceda a la supresión de la obligación del pago de impuestos por IRPF e IVA relativos a la actividad profesional en lo que resta de ejercicio 2020, o en su defecto se proceda a realizar una bonificación del 50% en el IRPF e IVA de 2020, aplazándose sin intereses también los ingresos trimestrales de ambos al trimestres siguientes al que corresponda. Asimismo, piden que se proceda al inmediato adelanto de devolución de impuestos (IVA, gasóleo profesional, etc.) o cualquier cantidad a la cualquier taxista tenga derecho a devolución por parte de la Agencia Tributaria.

Por otro lado, solicitan la percepción íntegra de la prestación por cese de actividad a todos los taxistas trabajadores autónomos que la hayan solicitado, con carácter general desde el 14 de marzo hasta, al menos, el 30 junio de 2020, modificándose cualquier criterio interpretativo que obstaculice dicho fin. Y que los taxistas estén dentro del colectivo de autónomos que puedan acogerse a la extensión de prestación u otras ayudas planteadas por el Gobierno, a la par de que se aplique la exención de la obligación de pago de la cuota al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social correspondientes a los meses que restan hasta finalizar 2020.

Otro punto es la sostenibilidad. Y es que, dentro de un plan nacional piden que se refuercen y amplíen las ayudas locales o autonómicas existentes para la renovación de la flota de taxis, con especial apoyo económico a la implantación del taxi CERO emisiones

El tema de la digitalización también se pone sobre la mesa. Y es que, el taxi compite contra potentes apps de movilidad. Por ello, piden que se apruebe una partida presupuestaria específica y suficiente para financiar los proyectos de digitalización del sector, tanto para aplicaciones digitales, como servicios de la sociedad de la información, como relevo de los aparatos taxímetros por un taxímetro digital o en la nube.

En cuanto a los pagos, solicitan que se aplacen por un plazo de tres meses (prorrogables) cualesquiera cuotas de leasing, renting o préstamos ordinarios derivados de la adquisición de taxis o sus licencias, correspondientes al 14 de marzo hasta fin de 2020, posponiendo su pago al final del período del leasing, renting o préstamo, prorrogándose estos en igual cantidad de meses a dicha moratoria. Algo que alguna compañía ya ha puesto en marcha. De hecho, el taxista Mario Perez da las “gracias a Toyota por aplazar la financiación del coche tres meses sin intereses”.

También quieren que se cree una mesa en la Conferencia Nacional de Transportes, en la que participe el sector, para la adopción de medidas de compensación a los taxistas de toda España por los daños producidos por la Ley Ómnibus. Y que se proceda a evaluar posibles reconfiguraciones del equilibrio entre taxis y VTC para garantizar la sostenibilidad económica y social del sector del taxi de España, sin convertirlo en un sector dependiente ni subvencionado.

Por último, y no por ello menos importante, piden que el colectivo, formado por autónomos y asalariados, sea considerado de atención especial en materia de protección sanitaria para dotarles de mascarillas, EPI’s y demás material de desinfección de los vehículos de forma regular y gratuita por las AA.PP. Siendo clasificados sus conductores como personal prioritario a la hora de realizar las pruebas de detección del COVID-19.

En definitiva, los taxistas ponen de relieve que son momentos muy difíciles y que se abre un horizonte económico incierto y preocupante, también respecto a la movilidad, cuya drástica caída ha llegado estos meses pasados hasta al 90%. 

El taxi pone en marcha iniciativas

Los taxistas también intentan adaptarse a la nueva normalidad. Tal y como explica el taxista Mario Perez, “la seguridad de nuestros clientes es primordial”. Alguna de las pautas del protocolo elaborado por Pidetaxi es “abrir y cerrar la puerta a cada cliente, desinfectar el coche después de cada viaje y tener a disposición de los clientes el gel hidroalcohólioco”.

La situación ha afectado mucho al taxi y el sector está intentando reactivarse con muchas ganas. “Quiero otra vez atascos, gente cabreada, prisas, estrés…”, dijo el taxista Mario Perez. Aunque los taxistas vislumbran cierta recuperación paulatina, la observan sujeta aún a numerosos condicionantes y rodeada de medidas y protocolos de seguridad sanitaria que pasan por la necesaria separación entre viajeros y otras limitaciones, que son extensivas al ámbito de los taxis. 

Teniendo en cuenta la situación y el contexto actual, Free Now – el nuevo MyTaxi – aseguró en que en estos momentos están centrados “en garantizar la tranquilidad tanto de los usuarios como de nuestros conductores, proporcionado las máximas medidas de seguridad posibles”.

Para ayudar en la reactivación, FPTM - Federación Profesional del Taxi de Madrid - ha puesto en marcha el "Taxi Covid Free", un servicio que garantiza a los usuarios que los taxis que soliciten a través de la app PideTaxi y de las emisoras Tele-Taxi y Radioteléfono Taxi, cumplen con todas las garantías higiénico-sanitarias. Dicha iniciativa supone además un paso decisivo en la integración de las plataformas Tele-Taxi y Radioteléfono Taxi, que han decidido unificar su forma de trabajo para unir a los más de 5.000 vehículos conectados a través de la aplicación de PideTaxi.

Otra iniciativa que merece especial mención es la de Autacor - Asociación Provincial de Trabajadores Autónomos de Auto Taxis de Córdoba, mayoritaria en el sector - y una cadena de supermercados de la capital cordobesa han llegado a un acuerdo para aprovisionar a los taxis integrados en Pidetaxi Córdoba de mamparas de protección sanitaria, con el objetivo de preservar a usuarios y taxistas de posibles contagios por Covid-19. Segín informó Miguel Ruano, de Autacor, "con la instalación de las mamparas se refuerza la seguridad del taxi, haciendo que éste sea uno de los transportes públicos más seguros".

Los usuarios demandan una app única de movilidad

Prácticamente todos los españoles tienen una aplicación de movilidad en su smartphone. Y no son precisamente de esas que se descargan y no se usan. De hecho, el 44% de los españoles utiliza apps de movilidad a diario, el triple que los europeos, según el estudio  'Los europeos y las apps de movilidad', elaborado por el RACC y el Observatorio Europeo de Movilidad de la - FIA - Federación Internacional del Automóvil.

Entre otras ventajas estas apps permiten saber, desde cualquier sitio y de una manera cómoda y ágil, el estado de los servicios de movilidad, del tráfico y tiempos de espera. También permiten reservar modos de transporte - coches, patinetes y ciclomotores de uso compartido— y también decidir cuál es la mejor opción para desplazarse, encontrar plazas de aparcamiento o abonar el estacionamiento regulado de su ciudad.

De ellas, las más habituales tienen que ver con los mapas y la navegación, tipo Google Maps (86%) o con el transporte público (63%). Les siguen las apps para contratar VTC, vehículo con conductor (32%); pedir taxis, (25%); encontrar o abonar aparcamiento (22%); y las de servicios de movilidad compartida (20%). Además, desvela que el 84% de los ciudadanos españoles y el 70% de los europeos coinciden en que les gustaría disponer de una sola aplicación que aglutinara todos los servicios de movilidad a su alcance.

Tal y como explicó el taxista Ramón Gonzalez “los taxistas de Pidetaxi en Córdoba no desaparecemos si no hay negocio. Somos un servicio público. Siempre hemos estado, incluso en los momentos más duros de la pandemia y siempre estaremos”. A lo que añade que “Uber, como las modas, desapareció de nuestra ciudad al acabarse el negocio”.

Por su lado, el taxista Guillermo Díaz explicó que ahora Cabify, después de dejar colgadas a la empresas durante lo más duro del Covid-19, sale dando la noticia de que los viajes corporativos se disparan. “Claro, no miente si de hacer 0 servicios al mes hace 30, pues ha subido un 300%”. Eso sí, “el taxi nunca dejó de llevar a los sanitarios, farmacéuticos…”.

Lo que está claro, es que el taxi se ha transformado y ha mejorado la funcionalidad de sus herramientas digitales. De hecho, ahora abanderan la transformación de la movilidad. Y no es para menos, son los que llevan trabajando la movilidad urbana desde los inicios.

Por su parte, Free Now opinó que “una apuesta por el taxi compartido mejoraría la capacidad competitiva del sector y, de hecho, tenemos experiencias muy positivas en otros países como Alemania --donde ya está implantado y funciona un servicio que le factura por tramos a cada cliente--. Además, esto tiene un impacto indudablemente positivo para la sostenibilidad de la movilidad en las ciudades, por lo que creemos que es importante impulsarlo”. De hecho, desde Fedetaxi aseguran que llevan trabajando en la herramienta de taxi compartido desde 2017. Una funcionalidad que se implementará primero en Madrid y después en el resto de ciudades. 

El taxi propone un decálogo de medidas para reactivar y modernizar el sector