domingo. 21.07.2019

PARA FRENAR A UBER Y CABIFY

Los taxistas se oponen en el Supremo a la liberalización del mercado de las VTC

Los taxistas se oponen en el Supremo a la liberalización del mercado de las VTC

La organización representativa de los taxistas presenta este jueves la contestación a las demandas del regulador y de las plataformas que persiguen la anulación del Real Decreto sobre VTC que aprobó Fomento en el 2015.

Los taxistas se oponen en el Supremo a la liberalización del mercado de las VTC

Los servicios jurídicos de Fedetaxi, según instrucciones recibidas de la Comisión de Gobierno, presentaron este jueves ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo un escrito por el que se oponen a las demandas formuladas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Uber, Cabify y Unauto, contra el Real Decreto 1057/2015, de 20 de noviembre que modificó el Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres en materia de arrendamiento de vehículos con conductor (VTC) para, entre otras cosas, limitar la concesión de nuevas VTC por las comunidades autónomas. Dicha norma estatal prevé que las autonomías puedan poner límites si en sus ámbitos territoriales observan un desequilibrio entre taxis y VTC por existir una proporción entre ambos vehículos superior a una VTC por cada treinta  taxis.

Fedetaxi entiende que "la CNMC y las plataformas digitales persiguen de este modo que el Tribunal Supremo anule la regulación de la actividad de las VTC y por tanto liberalizar la prestación de los servicios de VTC, lo que provocaría la liberalización de los taxis por la vía indirecta de abrir una vía de competencia libre a un mercado regulado como el del servicio público de taxi".

La organización mayoritaria de taxistas explica en un comunicado que "la CNMC, Uber y Cabify alegan para atacar la normativa del Gobierno que incumple la Ley de Garantía de Unidad de Mercado, promovida en el año 2013 por Luis De Guindos, ministro de Economía, y que ya ha sufrido un fuerte varapalo por el Tribunal Constitucional (el pasado mes de julio) anulando su regla de la 'licencia única' que impedía a las comunidades autónomas regular en sus territorios determinadas actividades económicas".

Fedetaxi, por el contrario, argumenta "en defensa de los 70.000 taxistas" ante el Tribunal Supremo "que los servicios de alquiler con conductor y taxis deben seguir regulados, básicamente en beneficio de los derechos de los usuarios de los servicios públicos, del medioambiente, el entorno urbano y la seguridad pública".

Los taxistas subrayan el incremento del 857% en las sanciones a empresas como Uber o Cabify en materia de transportes, la prohibición de la actividad de Uberpop por varios juzgados españoles, así como la reciente retirada de la licencia a Uber para operar en Londres o las multas impuestas por infracciones laborales, que a su juicio son "una muestra de algunas de las razones por las que estos servicios no pueden prestarse de espaldas al control de las administraciones locales, autonómicas y estatal". Y entienden que "la reducción de la congestión en las grandes urbes y el caos relacionado a la proliferación indiscriminada de VTCs también sugieren que mantener la normativa que aprobó el Ministerio de Fomento es la mejor opción para la ciudadanía".

Fedetaxi considera el proceso iniciado por la CNMC como "un nuevo episodio de la guerra de Marín Quemada y Luis De Guindos para imponer la uberización de la economía española". El presidente de la organización, Miguel Ángel Leal, avisó a la CNMC de que “pese a la persecución existente, los taxistas no van a cejar en apelar a Ayuntamientos, comunidades autónomas y al Ministerio de Fomento para que se regule más y mejor en beneficio de la sociedad, de los usuarios, del medioambiente y de la mejora de la movilidad en las ciudades”.

Los taxistas se oponen en el Supremo a la liberalización del mercado de las VTC