lunes. 17.02.2020

Y QUE ATIENDAN SUS ENFERMEDADES PROFESIONALES

Los taxistas piden un sistema de especial de jubilación anticipada bonificada

T
T
La Federación Española del Taxi ha solicitado al Ejecutivo y los grupos parlamentarios que se revisen las enfermedades profesionales que afectan a los autónomos del sector y también que se les conceda un tipo de jubilación anticipada bonificada.
Los taxistas piden un sistema de especial de jubilación anticipada bonificada

“Deberíamos avanzar en la protección de nuestro colectivo reconociendo enfermedades profesionales específicas de los trabajadores autónomos en algunos sectores como el del taxi para poder atenderlas y prevenirlas, o en la necesidad de posibilitar su jubilación anticipada”. Así lo manifestó el vicepresidente de Fedetaxi (Federación Española del Taxi), Luis Berbel Salcedo, durante una reunión en la que la organización mayoritaria del sector del taxi presentó buena parte de los objetivos para afrontar los nuevos Retos del Taxi para 2020.

El sector solicitará al nuevo Ejecutivo que promueva las reformas legales necesarias para permitir a los taxistas abandonar su actividad antes de la edad legal de jubilación, acreditando que han cumplido con el periodo de cotización mínimo que exige la Seguridad Social y de forma bonificada. Fedetaxi no ha especificado en qué consistiría esta bonficación especial y si se afectaría a los coeficientes reductores que se aplican a todo cotizante que se retira antes de la edad legal. Pero cabe recordar que, hace tiempo, esta federación pidió una compensación económica adicional para los profesionales del taxi que fueran a prejubilarse y por tanto, cesasen su actividad. Esta medida es semejante a la que desde hace décadas el Ministerio de Fomento concede a los transportistas de mercancías y de autobuses, con el fin de rejuvenecer el sector. Se trata de una ayuda que complementa la pensión de jubilación 

Pensiones un 50% inferiores a los ingresos

De los aproximadamente 70.000 taxistas que hay en España, más de 30.000 son autónomos que, a la hora de jubilarse, ven notablemente mermados sus ingresos. Según estimaciones de Fedetaxi, en el caso de los autónomos, la pérdida económica se sitúa “en el entorno del 50% de sus ingresos, porque la prestación a la que acceden es la mínima contributiva. Incluso si desarrollan su actividad en Madrid o Barcelona el porcentaje es bastante superior, ya que en activo ganan más del doble que la citada cuantía”, aclararon fuentes de Fedetaxi.

En concreto, y según los últimos datos de Seguridad Social, la pensión media de jubilación de los autónomos es de 771 euros, mientras que sus ingresos oscilan entre los 2.300 y 2.500 euros al mes (datos correspondientes a 2017 extraídos del informe técnico Estudio del Servicio del Taxi del Ayuntamiento de Madrid).

La razón de esta brecha es la misma que para muchos autónomos de otros sectores “cotizan por las bases mínimas”. Es por ello por lo que tanto en el sector del taxi, en particular, como en el colectivo de autónomos en general se necesita un ejercicio de pedagogía que destierre el mito de que cotizar es un impuesto más. A este respecto, cabe recordar que una de las características en las que se basa el sistema de Seguridad Social en España es la contributividad, es decir, “tanto cotizas, tanto percibes”.

Ante esta tesitura de bajas prestaciones, muchos taxistas optan por alargar su vida laboral en un sector en donde las condiciones físicas son muy importantes para su seguridad y la del resto de conductores. Precisamente, la seguridad vial es, entre otras, una de las razones que subyace tras esta petición para implantar un sistema de cese de actividad con prejubilación más acorde con unos ingresos que les permitan vivir 

Profesión con una especial penosidad

Desde la Federación señalaron que la profesión de taxista “entraña una especial penosidad, toxicidad, peligrosidad e insalubridad” que no sólo afecta a los propios conductores, sino también a usuarios y al resto de ciudadanos.

A este respecto, el sector solicitará tanto al nuevo Ejecutivo como a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados que también se revisen las enfermedades profesionales del sector con el objetivo de reconocer las dolencias más habituales de los conductores, que pasan de media entre 10 y 12 horas al volante. Algo que se vio con buenos ojos durante la pasada legislatura.

En este sentido, desde Fedetaxi se señalaron como factores principales de riesgo de los taxistas las vibraciones del vehículo; la manipulación de cargas; las lesiones posturales en cuello, hombros y columna vertebral; las enfermedades cardiovasculares por estar muchas horas sentado; los problemas en la vista o el oído; la fatiga crónica o el estrés.

Asimismo, solicitarán que se flexibilicen algunas de las medidas impuestas por el “exceso de regulación” que existe sobre los vehículos de uso profesional. Por ejemplo, la autorización para la instalación en los automóviles de asientos de conductor profesional. Con ellas, se “contribuiría a prevenir algunas de estas enfermedades profesionales”, señalaron  fuentes de Fedetaxi.

Esta nueva petición se ha producido una vez encauzadas las diversas medidas para la mejora de la competitividad del sector que solicitó la Federación a las principales Comunidades Autónomas a lo largo del pasado año 2019. Entre ellas, la regulación de unas tarifas que permitan ofrecer precios cerrados y con antelación a los usuarios.

 

Los taxistas piden un sistema de especial de jubilación anticipada bonificada