jueves. 09.07.2020

ALGUNA MUTUA LES PIDE ACREDITAR LA CAÍDA DE INGRESOS

Temor entre los taxistas porque pueden perder la prestación de cese de actividad

Temor entre los taxistas porque pueden perder la prestación de cese de actividad
Alguna mutua colaboradora con Seguridad Social envió el pasado viernes una comunicación a buena parte del sector del taxi. En el correo se les solicita que o bien acrediten la caída de ingresos que les da derecho al Cese de Actividad extraordinario, o que renuncien a la prestación. Muchos no pueden hacerlo.
Temor entre los taxistas porque pueden perder la prestación de cese de actividad

Algunos taxistas llevan tres días en vilo, sin saber si van a perder el Cese de Actividad extraordinario, la única prestación que les ha permitido subsistir durante más dos meses de crisis sanitaria. Peor aún, podrían estar incluso obligados a devolver la prestación si ya la hubieran cobrado y no lograran justificar las pérdidas en su facturación exigidas por Ley. Desde que el Gobierno decretó el Estado de Alarma, el sector fue declarado como actividad esencial y los más de 65.000 autónomos que trabajan como taxistas pudieron seguir desarrollando su actividad, aunque de forma muy limitada. 

El decreto del Estado de Alarma no impidió explícitamente a la población coger un taxi. Sin embargo, el confinamiento redujo drásticamente las carreras: los taxistas apenas han podido hacer cuatro o cinco servicios en, muchos días, hasta 12 horas de trabajo. Una caída  de ingresos que les convirtió en los perfectos candidatos para acogerse a la prestación extraordinaria.

De hecho, en algunas ciudades como Barcelona se restringió el servicio del taxi a menos del 20%. La mayoría de autónomos del sector tuvieron que sobrevivir haciendo tan sólo una carrera cada tres horas y, muchas veces, sin tan siquiera recibir una remuneración a cambio, ya que muchos servicios se hacían de forma solidaria.

Acreditar las pérdidas o renunciar a la prestación

Precisamente por eso, desde la Federación Andaluza del Taxi (FAAT) no dan crédito a lo que viene sucediendo con algunas mutuas desde el pasado viernes 22 de mayo. Ese día, la asociación comenzó a recibir una avalancha de whatsaps, correos y llamadas de taxistas que afirmaban haber recibido una comunicación por parte de su mutua en la que se les exigía que, o bien justificasen las pérdidas que les dan derecho a cobrar el Cese de Actividad, o bien renunciasen a dicha prestación.

"Sobre todo ha sido Fraternidad Muprepsa pero también alguna otra mutua en menor medida. Estas entidades colaboradoras con la Seguridad Social enviaron correos a buena parte de los taxistas de toda España solicitándoles documentación que justifique la caída de ingresos superiores al 75% que les da derecho a acceder a la prestación. Dato que tanto el Gobierno, como las propias mutuas saben de sobra que no podemos acreditar. Es más, saben incluso que esta caída en los ingresos han existido porque los taxistas han tenido reducidos los servicios en algunas ciudades a menos del 20%" explicó Miguel Ruano, presidente de la Federación Andaluza del Taxi (FAAT) y vicepresidente primero de la Federación  Española de Asociaciones del taxi (FEDETAXI).  

En las comunicaciones a las que pudo acceder este periódico, estas mutuas informan al autónomo que "como el Estado de Alarma afectó únicamente a medio mes de marzo, precisamos verificar que realmente ha podido constatar la pérdida de facturación superior al 75% que exige la norma en este".  En dicho correo, se le da al autónomo tres posibilidades: "modificar la solicitud y reconocer o recalcular la prestación con los efectos que correspondan " -cambiando la fecha de comienzo de la caída y, por tanto, el tiempo por el que tenían derecho a percibir la prestación-; "desistir de la solicitud presentada" -en caso de haber sido reconocida, renunciar a la misma comprometiéndose a devolver el importe percibido- o "no realizar ningún cambio".

Están en módulos y no pueden acreditarlas

Básicamente, lo que se les está solicitando a los taxistas es que justifiquen las pérdidas que mantuvieron durante el mes de marzo y, si fuera necesario, o bien modifiquen el periodo de cobro de la prestación, o bien renuncien a ella -y devuelvan el posible pago que ya hayan recibido referente al mes de marzo-.

Sin embargo, esto les está siendo imposible a los taxistas por dos motivos. Por un lado, el 99% están en módulos y este sistema de cotización les impide aportar dicha documentación. Por otro lado, aunque la pudieran aportar, en marzo trabajaron, al menos, durante diez días con relativa normalidad y las pérdidas de este mes difícilmente superarían el 75% exigido, por más que durante el tiempo de Estado de Alarma sí que hubieran sufrido tal caída en sus ingresos.

Desde el principio de la crisis, este medio digital explicó las dificultades que estaban teniendo muchos subcolectivos de autónomos que, por diversas razones, no podían acceder a la prestación por Cese de Actividad extraordinario. Pareció que el problema se había resuelto cuando el Gobierno dio vía libre a los autónomos para acceder a la prestación tan sólo haciendo una declaración jurada de haber sufrido pérdidas iguales o superiores al 75% de su facturación. 

Sin embargo, el problema sólo se pospuso, porque la Ley también prevé que las mutuas puedan verificar más adelante dicha caída en la facturación que, para algunos, es imposible de acreditar. Los autónomos en módulos no pueden justificar el nivel de pérdidas que se les exige para acceder a la prestación, sencillamente porque la propia ley no les obliga a portar ningún libro contable o documentación que demuestre los ingresos que han percibido en cada mes. 

Por este motivo, "los taxistas no pueden justificar unas pérdidas que no tienen registradas y la única opción que se les da si no las acreditan es renunciar a la única prestación que les está permitiendo sobrevivir. Al menos, a la cantidad cobrada por el mes de marzo. Es cruel, muy cruel que el Gobierno pida a estos autónomos que devuelvan el importe o pierdan derecho a una prestación que les corresponde" lamentó Miguel Ruano.

Si las mutuas siguieran adelante y los autónomos se vieran obligados a renunciar a la prestación, "la mayoría de los que ya la han cobrado tendrían un gran problema. Buena parte del colectivo vive al día y no podría  devolver un importe que han destinado a los gastos más básicos. Muchos taxistas acabarían con la cuenta embargada" advirtió Ruano.

Además, el problema podría persistir si no se modificara la ley o se nos diera alguna solución, y afectaría también a la prestación que cobraron por su cese del mes de abril. "En conversaciones con la mutua Fraternidad le hemos planteado qué sucedería si el autónomo modificara su solicitud y devolviera la prestación de marzo ¿Pasaría lo mismo con la prestación del mes de abril? Nos aseguró que esto podría volver a suceder, y estaríamos en las mismas: sin medios para acreditar la caída de ingresos y teniendo que devolver una prestación que ya se ha cobrado y utilizado para cubrir los gastos más básicos" explicó el presidente de FAAT. 

Cualquier prueba admitida en derecho 

En realidad, lo que están haciendo estas mutuas no es más que acatar lo que viene definido por Ley, por lo que el problema viene de su redacción. En el artículo 17 del Real Decreto Ley se recoge que los autónomos que accedan a esta prestación pudiendo desarrollar su actividad -es decir, sin tenerla suspendida- deberán acreditar la bajada de facturación mediante cualquier prueba admitida en derecho. "El problema es que no se específica cuáles deberían ser estas pruebas y el sector del taxi en particular tiene muy pocas posibilidades de aportar tal documentación" comentó Ruano.

El sector lleva pidiendo desde el principio de la crisis que se precisen los medios por los que podríamos acreditar esta caída en los ingresos. "El propio presidente del Gobierno y el ministro Escrivá aseguraron al principio  que no nos dejarían a ninguno atrás y que se flexibilizarían las condiciones para que todos los autónomos que lo necesitemos podamos acceder a esta prestación. Sin embargo, la norma a la que se acogen las mutuas da pie a estas entidades a dejar fuera a todo un colectivo, el de taxistas, que tiene derecho a la prestación extraordinaria y que la necesita para salir adelante" añadió el presidente de la federación.

Datos de movilidad para acreditar las pérdidas

Lo peor de todo es que "el Gobierno conoce nuestros datos de actividad y sabe que los ingresos de los taxistas han caído más del 75%,  porque él mismo ha sido quien ha restringido los servicios de taxistas por vía administrativa, policial y judicial" apuntó Ruano. 

Al parecer, la única vía posible para acreditar las pérdidas que están solicitando las mutuas a los taxistas van a ser precisamente estos datos de movilidad. "Nuestro sector no puede justificar la caída de ingresos ni vía facturas, ni por el registro del taxímetro, porque algunos de estos aparatos tienen hasta 25 años y no almacenan información sobre los servicios. La única opción  son los datos de movilidad que ya hemos solicitado en todas las ciudades a la Dirección general de movilidad, dependiente de Fomento" coimentó Ruano. 

Con estos informes, que ya están preparados en algunas ciudades como Madrid, el sector pretende que se dé por justificada su caída de actividad. "La acreditación debería ser la propia nota contundente de la restricción de movilidad que ha habido en España, por encima del 80%.Se puede acreditar con los informes técnicos, que ahora mismo son el único documento da certidumbre al sector para que pueda seguir cobrando la prestación cumpliendo con lo que dicta el artículo 17 del Real Decreto Ley que regula la prestación". 

En todo caso, la posibilidad de acreditar o no, va a depender del Gobierno y de Trabajo. concretamente de la flexibilidad con la que interprete la norma que obliga a justificar las pérdidas. "Entendemos que, cuando se nos dijo que nadie quedaría atrás, cuando se habló de flexibilidad, se estaban refiriendo a cuestiones como éstas. A que el Gobierno de verdad va a ser flexible y no va a añadir un problema más a los que ya sufre de por sí el sector. Si hay voluntad de que se solucione, debería bastar con esto" concluyó el presidente de la FAAT.

Temor entre los taxistas porque pueden perder la prestación de cese de actividad